viernes, 10 de febrero de 2012

Campeonato de Invierno II

F.C. Porto


Hay temporadas que en lugar de analizarse a partir del propio rendimiento o de los resultados de un equipo, eso es lo que suele ocurrir con los equipos grandes cuando su gran rival se encuentra a un nivel muy alto y ellos, por el contrario, y directamente relacionado con esa situación, no están rindiendo al mismo nivel que lo habían hecho en temporadas anteriores.
La apresurada salida de André Villas-Boas con dirección a Londres y la muy personal apuesta de Jorge Nuno Pinto da Costa por Vitor Pereira, cuyo currículum más importante como primer entrenador incluye a un conjunto de liga Vitalis; Santa Clara de las islas Azores ha generado, ya desde su nombramiento, la desconfianza en el entorno de los “dragoes” cuyas decisiones se han ido analizando con una lupa muy crítica, pasando por alto los resultados favorables y criticando con dureza los revolcones que el equipo ha sufrido esta temporada.

Vitor Preira
Es cierto que el FC Porto de Vitor Pereira no ha alcanzado el nivel que tuvo el de su antecesor, y que al juego del equipo le falta la fluidez, el control de los partidos y bastante chispa ofensiva. Es cierto, igualmente, que la fase de grupos de la Champions League ha sido un desastre, sobre todo teniendo en cuenta que el campeón del grupo ha sido el APOEL chipriota, que cayó eliminado en copa antes de lo que se esperaba o que el Benfica está cinco punto por encima en la liga, y ésa es quizá la gran diferencia entre la temporada de uno y otro conjunto: la gran campaña de las “Aguias” ensombrece más si cabe la de sus rivales blanquiazules.
¿Cuáles son entonces las diferencias entre el arrollador FC Porto de la temporada pasada y el de ésta?. La primera, y m uy evidente, es precisamente el adjetivo “Arrollador”. Temporadas como la pasada son muy difíciles de repetir, y el gran rival lisboeta no es ya aquel equipo a la deriva previo a la llegada de Jorge Jesus, sino que tiene una estructura muy definida alrededor de lo que busca el técnico de amadora.
La prensa local hace hincapié en la pérdida de la presión defensiva como si ésta fuese la gran razón que define el juego de un equipo. No creo que el rendimiento de un equipo se pueda definir a partir de si la intensidad defensiva es mayor o menor, aunque sí muestre la disposición general del equipo en relación a otros aspectos del juego –ya hemos comentado que el equipo no domina los partidos de forma clara, y parece reaccionar según las condiciones en las que se ponga el partido- y ésta no sea tan contundente como la del año pasado.

Defour: Un jugador que todavía tiene que demostrar
el nivel que se le supone


Otra de las razones que pueden explicar esta situación es el malestar de algunos jugadores importantes que esperaban haber salido durante el verano en dirección a otras ligas –ya hablaremos en algún momento de ese empeño de todo el mundo en Portugal por vender a los jugadores importantes, como si eso aportase importancia a su liga en lugar de empobrecerla-. Y es que jugadores como Álvaro Pereira, Fucile o Guarín no asumieron de buena voluntad permanecer en el equipo una temporada más; de hecho, a algunos se les ha buscado una salida en este mercado de invierno.
Relacionado con esas salidas que no se produjeron, la habitualmente exitosa política de fichajes de Pinto da Costa ha ido a rebufo de sus rivales durante todo el verano. La llegada de Mangala, Alex Sandro o Danilo se produjeron después de una especie de subasta con el Benfica, siendo este último jugador brasileño el caso más sangrante pues su coste llegó hasta los 17´5 millones de euros. Sin contar con que hubo que esperar a enero para que se incorporase, una cantidad bastante alejada de la que se suele invertir en “A Invicta” para fichajes.
El resto de refuerzos, o bien no ha demostrado la calidad que se le supone, o bien no han contado con muchas oportunidades de jugar. Y es que la presión que hay alrededor del técnico, con la necesidad de encontrar no sólo resultados sino una dinámica de juego  dominadora, implica que el técnico de Espinho no haya encontrado todavía el once (la presencia de Maicon en el lateral derecho durante más de 10 partidos, hasta la llegada, precisamente, de Danilo es una buena muestra de ello). Tanto nuevo jugador, unido a los recientes fichajes de Lucho y Janko (que por cierto debutaron con goles) han convertido a los “dragoes” en un equipo en continua formación, en el que la presión por conseguir resultados de inmediato no permita que los jugadores adquieran la dinámica precisa para funcionar como la máquina que sus aficionados esperaban.
La baja de Falcao no ha sido ni de lejos suplida por un Kleber, que había llegado al equipo como complemento del colombiano y al que, pese a que se le suponen grandes cualidades, le faltan minutos, goles y tranquilidad para evolucionar futbolísticamente dentro de un equipo con toda la presión por conseguir títulos año a año. Parece que, ahora, los responsables de la dirección técnica han decidido hacer ese fichaje en la persona del austriaco Marc Janko que, por cierto, ha debutado con gol. Ya veremos si está capacitado para asumir esta responsabilidad.
Lucho y Janko, ¿llegados para capaitanear la remontada?

No tengo la más mínima duda de que el FC Porto tiene jugadores de muchísimo nivel, -para mí es la mejor plantilla de Portugal-, carácter, recambios y un entrenador capacitado. Como tantas veces ha ocurrido con su gran rival lisboeta, a ver si los éxitos de su rival no ocultan el buen hacer del propio equipo.
De momento, al menos, cinco puntos no parece ser una distancia imposible. Veremos lo que pasa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...