domingo, 12 de febrero de 2012

Campeonato de Invierno (IV)


Está bien, dos días después de publicado este post, la actualidad me ha mandado a la porra todo lo que aquí está escrito. ¿Qué se le va a hacer?. Ya hablaremos próximamente de la situación que queda.

Después de la victoria de Luís Godinho Lopes en las últimas elecciones a la presidencia del Sporting clube de Portugal parecía que se iniciaba una nueva época, la del resurgimiento después de una gris etapa a la estela de los otros dos grandes clubs de Portugal, para ello el nuevo presidente recupero a dos personas muy influyentes dentro del panorama del fútbol Portugués: Luis Duque, como administrador ejecutivo, y Carlos Freitas, como director general, que ya habían coincidido en el Sporting en el año 1999, siendo el nuevo director general el que había logrado mayor reconocimiento después de su exitoso paso por el Sporting Braga o el Panathinaikos griego.

Carlos Freitas: El artífice del nuevo Sporting
El nuevo tandem decidió construir un nuevo proyecto desde cero, de la mano de Domingos Paciencia, y contratando nada más y nada menos que a 16 jugadores durante el verano; algunos de ellos nombre aparentemente tan interesantes como Schaars, Capel, Jeffren, Elías o Bojinov, que podrían formar parte de cualquier equipo importante de Europa, y otros, siguiendo la línea de sus dos grandes rivales, jóvenes sudamericanos con proyección a los que acabar de formar y lanzar a campos más elevados multiplicando el precio de su fichaje por bastantes unidades.
El entusiasmo generado en pretemporada comenzó a desvanecerse con un comienzo de camapaña oficial bastante gris que, poco a poco, comenzó a enderezarse encadenando “os leoes” una serie de buenos resultados aupados por la solidez del equipo atrás, pero sobre todo en el medio campo, sostenidos por Rinaudo y Schaars y por la puntería del antes discutido Ricky Van Wolfwinkel.
El problema con el Sporting de los últimos años –y que a mí me recuerda tanto a lo que sucede con el Atlético de Madrid en España- es que se pasa de la decepción y el ajuste de cuentas mediático a la euforia desatada en una semana, los jugadores no tienen el nivel necesario o se les engrandece de forma desaforada sin tener paciencia ni un análisis crítico lo suficientemente reposado como para exigirle a cada uno lo que puede realmente puede aportar según su situación y condiciones.

Van Wolfswinkel: El yerno del mítico Neskeens
Sin duda, llegará lejos
Por esa misma razón Van Wolfswinkel pasó de ser un error muy caro (5´5 millones de euros costó su fichaje) a ser el futuro Van Basten fichado a precio de saldo de un equipo modesto holandés, Schaars de ser un jugador para un grande europeo, a ser un medio centro sobrevalorado y así sucesivamente y, por supuesto, el propio Domingos pasa cada cierto tiempo de ser el hombre ideal para el reto a quedarle demasiado grande el sillón que ocupa… y así sucesivamente.
A mí, la idea inicial del tanden Freitas-Duque no me parece mala idea; es importante reorganizar un equipo que no funcionaba por la razón que fuese, aunque sus jugadores sí tuviesen nivel para ello, llega un momento en el que todos parecen estancados y hay que dar un cambio y buscar nuevas opciones, por eso la salida de Yannick –aunque hay acabado en el Benfica, y ya veremos como evoluciona- ha sido el cierre a una etapa iniciada con las salidas de Moutinho y Veloso en su momento. Incluir a 16 jugadores nuevos en un equipo con necesidades y presión por conseguir algún título no es sencillo, exigirle además un juego de toque y precisión, como si llevaran varios años jugando juntos me parece excesivo, sobre todo teniendo en cuenta que el estilo de Domingos no se caracteriza por su brillantez y despliegue ofensivo sino más bien por un equilibrio y orden partiendo de una buena dinámica defensiva. Las opciones de lograr un título como la copa de Portugal pueden darle al club la calma necesaria que da el celebrar algo, para intentar subir ese escalón que tanto desean sus aficionados.

Schaars: Llamado a liderar el mediocampo
Creo que lo que necesita el club es paciencia (incluyendo el apellido de su entrenador) y confianza en el proyecto capitaneado por el técnico de Leça da Palmeira para ir construyendo ese equipo ganador que se quiere en el José de Alvalade. Ya veremos si queda algo de eso todavía al otro lado de la segunda circular.
En otro momento ya iremos hablando del rendimiento de los jugadores, que tenemos para dar y tomar, desde el esperpento de Bojinov o la decepción de Jeffren a las buenas expectativas de Van Wolfswinkel o Fito Rinaudo, pasando por el rendimiento más correcto, pero por debajo de lo que pueden alcanzar todavía, de Capel –aun así considerado el mejor jugador de la liga portuguesa varios meses- o de Schaars, auqnue resultados como la derrota en Os Barreiros, y la pérdida del 4º puesto en favor del Maritmo me dejen sin muchos argumentos.
Como tampoco parece haberlos tenido Domingos, al que han puesto de patitas en la calle de un lunes para un martes. Ya hablaremos del asunto próximamente porque, parece, en Alvalade reinciden en los mismos problemas. Adiós proyecto, bienvenido Sá Pinto, "Corazón de león" (¿hablaremos entonces en el futuro de la gran revelación -el equivalente a Diego Pablo Simeone, pero con dos diferencias: la primera es que Sá Pinto es hijo del Sporting; la segunda es que Simeone tiene mucha más experiencia como entrenador, con éxtios y fracasos) o hablaremos de un nuevo entrenador quemado?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...