sábado, 4 de febrero de 2012

Joao Vieira Pinto (Grandes jugadores I)

Joao Manuel Vieira Pinto

19-VIII-71, Porto
Delantero
81 veces internacional
Boavista (88/90), Atlético Madrid B (90/91), Boavista (91/92), Benfica (92/00), Sporting (00/04), Boavista (04/06), Braga (06/08)



Hay jugadores que alcanzan una importancia extraordinaria en un país transformándose en referentes tanto de la selección nacional como de los clubs por los que pasaron, pero que, para el gran público, o bien no poseen esa importancia o bien pasan bastante desapercibidos. El caso de Joao Vieira Pinto es uno de ellos, y de hecho, su carrera deportiva lo tiene todo; éxitos tempranos con las selecciones inferiores que auguraban una carrera figurante, fracaso en su única salida al extranjero, explosión en Portugal, triunfo en un grande, salida tumultuosa después de un amago de espantada anterior hacia el gran rival de la ciudad y un declive largo y prolongado en el que fue repartiendo lecciones de fútbol por los campos de diversos equipos portugueses.



El primer contacto del “menino de ouro” con el fútbol tuvo lugar en el barrio do Falcao, donde vivía. Poco después intentó incorporarse a la formación del FC Porto, pero fue rechazado, por lo que inicialmente se dirigió a las Aguias da Areosa y después probó suerte en el Boavista. Fue en el Bessa donde hizo su formación, firmando su primer contacto profesional con sólo 14 años, hasta llegar al primer equipo en el año 88 y debutar al año siguiente frente al Sp Braga.
Con 19 años inició su única aventura en el extranjero, fichando por el Atlético de Madrid, pero acabó relegado al Atlético Madrileño, así que a la temporada siguiente tomó el camino de vuelta al Bessa, ese año en el que el Boavista ganaría la copa de Portugal, 1992, Joao Pinto jugaría a un gran nivel, lo que llevó al Benfica a su contratación. En A Luz pronto se hizo con un puesto en el once titular, y su fútbol rápido, alegre, pleno de desborde comenzó a ganar el entusiasmo de los aficionados. Al inicio del año siguiente, Joao Pinto tuvo casi un pie en el Sporting, equipo al que se fueron Pacheco y Paulo Sousa después de reclamar salarios impagados e incluso el mítico presidente leonino Sousa Cintra declaró haber sido engañado por el jugador que, finalmente, permanecería con el águila en el pecho. Curiosamente ese fue uno de sus mejores años en el Benfica y que tiene como muestra el famoso 3-6 al Sporting de Carlos Queiroz en el que hizo un hat-trick y una exhibición espectacular
Joao Pinto estuvo seis años más en el Benfica hasta que el presidente Vale e Azevedo le abrió la puerta de salida antes de la Eurocopa2000, en la que Portugal, con una gran participación del delantero de Oporto, llegó a semifinales, y decidió incorporarse, ahora sí, al otro lado de la segunda circular, al Sporting, equipo en el que en los cuatro años que jugó allí también llegó a convertirse en un jugador muy querido por la afición ganando una copa y una ssupercopa y formando con Mario Jardel una tremenda dupla atacante


Después de ser suspendido durante seis meses por agredir a un árbitro en el mundial de Korea 2002, se incorporó al Boavista, donde volvió a ser el referente de su primer equipo. Estuvo en el Bessa hasta el 2006, año en el que se incorporó al Sp. Braga para cerrar su carrera futbolística en la ciudad arzobispal.

Joao Pinto pertenece a la generación de oro del fútbol portugués, es más él es el único jugador que formó parte de los dos grupos que forman esa generación, siendo el único jugador que ha ganado el mundial sub20 en dos años distintos, campeón en Arabia Saudí, cuando sólo tenía 17 años, con Paulo Madeira, Fernando Couto o Paulo Sousa, y posteriormente volvió a ser campeón en Portugal, con Figo, Jorge Costa, Rui Costa, o Emilio Peixe,
Después sería 81 veces internacional con la selección absoluta, con la que marcó 23 goles, y de la que salió del peor modo posible, como ya hemos comentado después de golpear en la barriga al árbitro del partido Portugal-Corea del Sur.
Como curiosidad, digamos que su hijo, Tiago Pinto, juega como lateral izquierdo en el Rio Ave, aunque parece un tanto estancado desde hace un tiempo.




Para aquellos que no lo hayáis visto jugar, digamos que Joao Vieira Pinto podía jugar como delantero centro, como segundo delantero (su mejor posición) o de número 10, por detrás de los dos puntas. Era un jugador veloz, de regate corto muy ágil, con buena visión de juego y capacidad de pase, una termita para las defensas rivales, a las que iba horadando con su movilidad, apareciendo constantemente por todos los sitios. Su enorme personalidad le otorgaba un plus de confianza, de nervio, de tensión para los rivales, a quien respetaban y temían, para convertirlo en un jugador de enorme importancia dentro de la historia del fútbol portugués.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...