martes, 28 de febrero de 2012

Witsel equilibra un proyecto ganador


Una de las razones de la consolidación del proyecto de Jorge Jesús en a Luz, después de la discreta temporada pasada, coinciden con la presencia en el once del belga Axel Witsel, jugador que llegó procedente del Standard de Lieja por un “módico” precio que no llegó a los seis millones de euros. Y es que el centrocampista belga es la encarnación del equilibrio, no sólo por su gran trabajo de contención, tanto puramente defensiva como por la continuidad que aporta a la presión del equipo desde la zona de construcción del equipo rival, sino también ofensivo, con sus peligrosas e incisivas incorporaciones desde segunda línea al ataque.

Mientras que en las dos últimas temporadas era Saviola el delantero que debía retrasar su poción para dar inicio a la presión junto a Pablo Aimar, y no era difícil sobrepasarlos a ambos puesto que la intensidad defensiva no es precisamente su fuerte, por lo que Javi García debía hacer la cobertura de toda la línea medular. Ahora mismo, con la presencia del jugador de Lieja,  todo cambia; primero debido a la intensidad con la que el eqipo da inicio a la presión desde arriba. Por esa razón el hispanobrasileño Rodrigo le gana en muchos partidos la titularidad a Cardozo, puesto su movilidad e intensidad defensiva es muy superior a la del Tacuará. Los medios ofensivos del equipo cierran a los laterales rivales y el espacio interior, por lo que los laterales encarnados pueden subir igualmente la línea de presión. La presencia de Witsel permite que el Benfica presione mucho más arriba y que el equipo rival tenga más dificultades a la hora de sacar el balón controlado cuando el año pasado llegaban a la posición de Javi García con gran rapidez y el “guerreiro” español se veía sobrepasado por las oleadas rivales, cosa que ahora no ocurre pues, en apoyo del español, surgen la la omnipresente presencia del ex-del Standard. El hecho de que Emerson, que es un lateral bastante discreto, guarde tanto su posición para no verse sorprendido, y que Maxi sea un lateral con una enorme disciplina táctica, permite que la primera línea de presión sepa que por detrás el equipo mantiene la posición y que los dos mediocentros pueden acudir en apoyo de la línea defensiva, al contrario del año pasado donde se veían muchas veces solos ante los atacantes rivales una vez que Javi García era sobrepasado (el partido de O Dragao frente al FC Porto es una buena muestra de ello).
Ofensivamente el internacional belga aporta, de inicio, la transición de balón desde la defensa hasta el faro del juego ofensivo que es un Pablo Aimar, de vuelta a la posición de 10, y mucho más liberado defensivamente, por lo tanto más fresco. Tradicionalmente Aimar debía retrasar su posición para iniciar el juego ofensivo desde la medular hasta las alas, pues aunque Javi García no es torpe con el balón en los pies tampoco es la distribución deljuego su mayor virtud. Witsel, ahora, ofrece ese escalón intermedio, no sólo como mero transportador del esférico sino con sus dislocaciones por banda o a los espacios que abren los incisivos alas encarnados.

Gaitán brilla  esta temporada con mucha más continuidad.
La menor proyección ofensiva de Emerson, como hemos comentado, se solventa con una mayor frescura de los interiores ofensivo de las aguias, que les permiten aprovechar sus recursos técnicos pues deben acudir en menor medida a realizar coberturas a sus laterales (al contrario de lo que ocurría el año pasado con las constantes subidas de Coentrao, a quien no siempre cubrían debidamente), así estamos asistiendo a la temporada de confirmación de Nico Gaitán (extraordinario jugador), que está teniendo mucha más regularidad y brillantez que en temporadas anteriores, a la revelación de un incisivo Nolito, al que Jorge Jesús utiliza muchas veces de revulsivo para aprovechar su chispa, y al equilibrio de Bruno Cesar, que siempre cumple aunque no sea un extremo
Otro de los jugadores clave  de este buen rendimiento de los encarnados es Ezequiel Garay –jugador por el que el Benfica piensa activar la cláusula de compra del 100% de su pase aunque ya veremos si continúa en a Luz-, que lejos de las “aventuras” de David Luiz (ahora tan en evidencia en el Chelsea cuando ya en el Benfica eran palpables-, porque el argentino no podrá tener esos arranques de brillantez desde atrás, pero sin duda, alguna, posee muy pocos fallos de concentración y ataques de “locura transitoria”.

Garay: und efensa sin sobresaltos


Es evidente que el Benfica  no es el mismo con Witsel en el campo que jugando con un único mediocentro; el propio equipo juega mucho más convencido de sus posibilidades, sabiendo que tienen las espaldas cubiertas. No hablemos ya si no juega Javi García ni el belga, y la responsabilidad recae en Matic, como se pudo apreciar la pasada jornada en Guimaraes. La prensa portuguesa hace hincapié en la ausencia de Javi García (el Benfica ha perdido cuando él ha estado ausente), para mí la presencia de Witsel es, si cabe, más importante que la del murciano aunque si buscamos sus estadísitcas y clasificaciones en los distentos apartados del juego que aparecen en los medios portugueses no lo encontremos en las primeras posiciones de ninguna categoría.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...