sábado, 3 de marzo de 2012

Campeonato de Invierno (VI)


Vitória Sport Clube Guimaraes


La temporada se presuponía atractiva para la escuadra vimarense este verano; el equipo volvía a estar en Europa, y habia conseguido llegar hasta la ronda previa final. Con la presencia del profesor Manuel Machado, otra vez en casa, se pretendía que el equipo tuviese establilidad en el banquillo con un viejo zorro, dispuesto a llever al Vitória a la lucha con su rival minhoto frente a la dictadura de los tres grandes, e incluso con los fichajes de otros dos jugadores que volvían a casa, como Nuno Assis o Pedro Mendes (incluso se había barajado el regreso de otro jugador con pasado local, como Fernando Meira, de triste paso por el Zaragoza, finalmente)
Pero en pretemporada, los refuerzos que el equipo necesitaba realmente (los dos mediocentros reseñados no eran primordiales para Manuel Machado), no daban llegado, en un caso porque el vecino, ahora más poderoso, Sporting Braga se adelantaba (como en el caso de Carlao, es lo que tiene tener dinero), porque el jugador prefería ofertas más jugosas (caso del camerunés N´Djeng que después de un mes de tiras y aflojas acabó en la poderosa liga tunecina, después de que su equipo de procedencia, el Bejaia Argelino, recibiese 700 mil euros y el pago de su pretemporada).
El inicio de temporada no fue nada halagüeño; no llegaban ni los resultados ni el juego hacía presagiar nada bueno, aunque en liga Europa se llego hasta la última previa a la fase de grupos donde el Atlético de Madrid (pese a la innecesaria publicidad haciendo referencia a la batalla de San Mamede –creedme, amigos portugueses, la mayoría de los españoles desconoce su existencia, les importa un pimiento y, además ¿creéis que es necesario llevar el fútbol más allá de donde debe estar su importancia? -. En fin, que el Atlético le endosó cuatro en el Afonso Henriques y acabó con la experiencia europea del Vitória y con Manuel Machado en el banquillo.
Nuno Assis, "O mágico", de vuelta a casa.

Con la salida del profesor, Emilio Macedo vio en Rui Vitória al entrenador que podría reconducir la nave vimarense. Parecía la elección lógica y el escalón siguiente a la prometedora carrera del técnico después de su buen hacer en el Paços Ferreira. Pero las cosas no empezaron bien, incluso los aficionados llegaron a invadir un entrenamiento y amenazar a algunos jugadores como el marroquí Faouzi.
Sin embargo, no sin dificultades, pues los resultados no acababan de acompañar, el equipo fue encontrando poco a poco el camino y, sin hacer un fútbol excesivamente brillante, pero sí efectivo, los resultados empezaron a llegar y el equipo comenzó a avanzar puestos en la tabla hasta alcanzar al final de la primera temporada una posición holgada con respecto a la parte baja y por qué no, con un ojo en los puestos europeos culminada con una extraordinaria racha de cuatro victorias seguidas, la última ante el hasta entonces invicto Benfica, con las mismas armas que el equipo había desplegado hasta entonces: trabajo, orden, eficacia ofensiva y mucho más trabaja para mantener el resultado hasta el final.
El gran problema del equipo es la inestabilidad, por un lado causada por la situación social; recordemos que el presidente Macedo ha dimitido y hay elecciones convocadas, además el equipo tiene serios problemas económicos -¿pero qué se ha hecho con lo ingresado con Bebe?- y los jugadores han tenido (o todavía tienen, no podemos afirmar eso ni lo contrario) salarios atrasados-. Por otro lado, las lesiones se han cebado con varios de los jugadores llamados a ser importantes en el equipo, casos de Pedro Mendes, Nuno Assis y últimamente el que parecía inamovible, el marroquí El Adoua. Por otro lado, la copa África afectó al maliense N´Diaye, que no acababa de regresar después de la competición.

Issam El Adoua, una agradable sorpresa

La gran sorpresa de la temporada es el marroquí anteriormente mencionado, El Adoua, fichado como central, pero que parece afirmado como mediocentro (trinco, en portugués), jugador que ha aportado mucha consistencia al equipo, aunque evidentemente le falta claridad ofensiva, pero que da una idea del juego que busca el equipo “minhoto”. Por otro lado, el jugador llamado a marcar la diferencia, Marcelo Toscano, ofrece pinceladas de su nivel en ocasiones, aunque poco a poco parece ir confirmándose. Además del omnipresente e incombustible Nilson, otros jugadores que están poco a poco afirmándose y dando muestras del nivel que se les presuponía son el lateral izquierdo Bruno Teles, un lateral aseadito y cumplidor, los centrales, que han ido variando, desde la habitual pareja Joao Paulo, N´Diaye (un central joven y prometedor, al que hay que ayudarle a controlar su impetuosidad y enseñarle ciertas habilidades propias de la posición, cualidades posee al menos), o con el marroquí El Adoua y, últiamamnete, con Rodrigo Defendi.
También parecen ir espabilando el extremo Paulo Sérgio o el uruguayo Barrientos, que parece que por fin empieza a mostrar su calidad.
El gran éxito de Rui Vitória es, sin duda, convencer al equipo de que tienen capacidad para luchar por los puestos altos, el trabajo mental del equipo se convierte en el campo en un enorme despliegue físico, concentración y esfuerzo. Esas son las bases de un equipo cohesionado, no muy brillante, pero convencido. Sin duda, alguna, el mejor comienzo de un proyecto interesante dirigido por el técnico de Alverca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...