martes, 13 de marzo de 2012

Ricardo Quaresma (Portugal Exporta IV)

Ricardo Andrade Quaresma Bernardo
Extremo derecho
26-IX-83, Lisboa
1´73 y 67 kg
Sporting (01/03), FC Barcelona (03/04), FC Porto (04/08), Inter (08/10), Besiktas (10/?)


Quaresma forma parte de una familia ligada al fútbol, puesto que su abuelo materno fue jugador del Sporting de Luanda, su tío abuelo, AlfredoQuaresma, jugó en el Belenenses de los 60/70 como central e incluso llegó a ser internacional y su hermano, Alfredo, jugó en el Rio Avé.
Empezó a jugar en el equipo de su barrio, el Desportivo Domingos Savio, adonde lo llevó su hermano después de la separación de sus padres, allí rápidamente llamó la atención y fue a las “escolinhas” del Sporting; en las categorías inferiores de Alvalade marcó tropecientos goles llevando a muchos de los equipos en los que jugó al título nacional de su categoría hasta que debutó con el equipo B de Alvalade a los 17 años saltando el escalón juvenil para ser llamado por el primer equipo nueve meses después, en el año 2002, entrenado por Laszlo Boloni junto a otra de las perlas de la cantera, entonces a su sombra, un tal Cristiano Ronaldo. De hecho debutó en el primer partido de liga frente al FC Porto. Esa temporada, en la que sorprendió con su juego y sus maravillas técnicas, ganó el doblete en Portugal, por cierto la última de los leoes hasta ahora.


En aquel momento todo el mundo esperaba que Quaresma se convirtiese en la gran estrella ya no sólo de la cantera del Sporting, sino del primer equipo; sucesor de Simao, asimismo sucesor de Luís Figo, jugadores a los que sustituyo en Can Barça (aunque tenía otra oferta del Manchester United, quién sabe lo que hubiera sucedido entonces) aunque no tuvo suerte en la ciudad condal pues vivió años convulsos en los que la sequía de títulos generó muchísima presión, lo cual, unido a ciertas diferencias con Rijkaard, provocó que acabase entrando como moneda de cambio en el fichaje de Deco por el conjunto blaugrana.


Cuando llegó al FC Porto, con el que debutó en la derrota de la supercopa europea frente al Valencia, tardó un poco en asentarse en el equipo, para ir poco a poco entrando en el equipo e introducir su juego irreverente en un equipo tan organizado y disciplinado como el que intentaba establecer Co Adrianse (recordemos el fallido año post-Mourinho en el que los dragoes fueron entrenados por Víctor Fernández que no acabó la temporada) y fue curiosamente en este equipo tan ofensivo del entrenador holandés donde de dragón al pecho Quaresma comenzó a pulir sus extraordinarias cualidades; ganó velocidad, fuerza, profundidad, calidad y eficacia en sus centros al área y tácticamente se volvió un pelín más disciplinado o al menos su poca cultura táctica no fue impedimento para el desarrollo del equipo.
A esta evolución física se unió el orden y el sacrificio marca de la casa FC Porto,  haciendo que sus filigranas fueran algo más que un adorno y se convirtieran en un recurso muy eficaz y sorprendente, siendo un jugador deslumbrante, de un extraordinario nivel.


Y nuevamente su nombre apareció en odas las agendas de los gigantes europeos, que suspiraban por sus servicios. Después de ejercer bastante presión para su salida, su próximo destino sería el Inter del triplete dirigido por Mourinho, que había exigido su contratación –parece ser que volvía a existir otra oferta proveniente de Old Trafford-, 24 millones de euros más unos objetivos que nunca se cumplieron porque el Mustang nunca consiguió brillar en el Giuseppe Meazza, ni siquiera hacerse con un puesto en el once titular ni jugar de manera regular. De tal modo que incluso tuvo un corto periplo en el Chelsea, club al que llegó cedido desde el equipo neroazzurro.


Cuando todo el mundo especulaba sobre un nuevo regreso a Portugal, apareció el dinero de oriente, y Quaresma llegaría al Besiktas turco, entrenado pro Bernd Schuster y que en aquel momento pretendía realizar un proyecto ganador (para ello se había fichado a Guti, juntoa Nihat, el brasileño Bobo, Holosko, Matías Delgado, o los alemanes Hilbert o Ernst) pero tampoco allí ha vuelto a ser el jugador espectacular de su etapa en el FC Porto aunque, al menos, sí ha combinando actuaciones de gran nivel, con otras más discretas e incluso alguna entrada excesivamente dura, aunque con la llegada al club turco de Carlos Carvalhal y otros portugueses como Manuel Fernandes, Hugo Almeida y sobre todo Simao Sabrosa parece haberse atemperado su carácter, siendo un jugador más regular y aportando su calidad en cada partido pero, sin duda, lejos del nivel que se le supondría a un jugador llamado a ser uno de los grandes del fútbol.



Y así es el fútbol, donde tener la cabeza amueblada es tan importante como la calidad, la técnica y el toque de balón. Para muestra un botón, y es que en la actualidad, Quaresma está apartado del Besiktas por haber tenido un duro enfrentamiento con su técnico Carlos Carvalhal quien, pese a que el equipo está sumido en una dificilísima situación económica, con salarios en atraso, y una situación deportiva inferior a la de sus grandes rivales de Estambul, no ha dudado en castigar al lisboeta en las jornadas clave de liga y dela Europa League frente al Atlético de Madrid.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...