martes, 20 de marzo de 2012

Ricardo Martins (Grandes Jugadores XV)


Ricardo Alexandre Martins Soares
11-II-76, Montijo
1´85
Montijo, Boavista,Sporting, Betis, Leicester, Vitória Setúbal, Olhanense

Todo el mundo recuerda esta mítica imagen de Ricardo
sin guantes en la tanda de penaltis


Si pensamos en Ricardo todos tenemos en mente la tanda de penaltis frente a Inglaterra en la que, sin guantes, certificó con sus paradas, y un lanzamiento, el paso de la selección portuguesa a las semifinales de la Eurocopa de su país. Ese fue probablemente el punto álgido de un jugador que durante su estancia en Portugal –en el exitoso Boavista campeón de Jaime Pacheco y posteriormente en el Sporting- era visto como uno de los porteros más importantes del continente y que, durante su periplo en España pareció perder todo su brillo, como sucede muchas veces cuando se aprecia a los jugadores desde cerca y fuera del hábitat en el que habían realizado grandes exhibiciones. Pero en descargo del portero portugués podemos decir que, de su etapa en el convulso Betis “tardoloperesco” –si podemos describir así la tortuosa etapa final de Ruiz de Lopera como consejero delegado y dueño del equipo verdiblanco- él fue el principal damnificado con su ostracismo durante toda una temporada que culminó con su desaparición definitiva del fútbol de mayor nivel.



Ricardo debutó en su primer equipo como jugador absoluto, el Montijo en la temporada 94/95, en la que jugó 18 partidos en la segunda división B, siendo fichado por el Boavista al año siguiente, con 19 años, con cuyo equipo debutaría en el año 97 en el que conseguiría la copa y la supercopa de Portugal y con el que sería campeón en el año 2001 con una participación muy importante en las filas de los axedrezados.
En el año 2004 sería importante para la selección portuguesa, todos recordamos la tanda de penaltis sin guantes que encabeza este post.



Ese mismo 2004 se incorporaría al Sporting con el que fue titular indiscutible, llegando a la final de la UEFA y sería el capitán del equipo hasta que en el 2007 se incorporaría al Betis, equipo en el que empezaría como titular pero acabaría sumido en el marasmo del equipo verdiblanco, llegando incluso a ser apartado y a estar una temporada sin jugar y entrenando a parte por negarse a reducir su salario por encima del millón de euros
Después de una experiencia en la segunda división inglesa con el Leicester, regresó a Portugal para jugar en el Vitória de Setúbal, donde se encontró con la presencia del sólido portero brasileño Diego Silva que, con sus extraordinarias actuaciones, impidió su retorno a la titularidad, porlo que la pasada temporada, gracias a su buena relación con su presidente, puso rumbo a Olhao, en cuyo equipo ha jugado las dos últimas temporadas.

Podríamos definir a Ricardo como un portero muy ágil, dotado de una enorme personalidad y experiencia, una de sus mejores virtudes es que se agiganta en el uno contra uno y posee un excelente juego de pies, y un duro lanzamiento –recordemos el citado lanzamiento de penalti frente a Inglaterra-, y que tiene entre sus defectos encontramos cierta imprecisión en las salidas (recordemos que fue una mala salida suya la que provocó el gol de Grecia en el europeo del 2004) y algún fallo que otro para atrapar el balón de esos que son más recordados que diez grandes actuaciones –es el problema que tiene la posición que ocupa-, pero es su personalidad, su fuerza, la influencia que ejercía/ejerce sobre sus compañeros en el campo lo que define al que, quizá si hubiera tenido más suerte en su experiencia en el extranjero, recordaríamos hoy en día como el heredero de Vítor Baía en la meta de la selección.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...