sábado, 24 de marzo de 2012

Fabián Rinaudo (Volarán Lejos III)


Fabián Andrés Rinaudo (Fito)
15-V-87, Armstrong (Argentina)
1´75 y 76 kg.
Gimnasia de la Plata, Sporting Portugal
Mediocentro


Es curioso como un jugador que no estaba jugando en la primera división de su país y que había sido adquirido a un precio bastante asequible (525 mil euros por la mitad de su pase), aunque sí había sido una vez internacional con Maradona como técnico de la albiceleste, y que, inicialmente, partía por detrás de otros fichajes para integrar el once leonino, se ha convertido en un jugador básico del centro del campo sportinguista de tal modo que su lesión en un intrascendente partido de Europa League frente al Vaslui rumano (el Sporting ya estaba clasificado) supuso el inicio de una mala racha de resultados y se convertiría en el principio del fin de la etapa de Domingos en Alvalade.

Cuando el santafecino fue presentado por su valedor, el director deportivo Carlos Freitas, se definió como un 5 clásico (en Portugal sería un 6), un medio centro dinámico y con buena condición física que, por influencia de Ángel Cappa, comenzó a soltarse más y apuntó que las caracerísticas que ofrecería al equipo serían las típicas que se le supone a alguien que ocupa esta posición y que cualquier jugador ofrece en su presentación: sacrificio, garra y lucha.


Y ciertamente estas fueron las características que Fito ofreció al equipo en la buena pretemporada leonina y en la extraordinaria racha que, después de un mal comienzo, permitió a los de Domingos acercarse al dúo de cabeza formado por sus grandes rivales Benfica y FC Porto… hasta el fatídico partido de Europa League… Rinaudo actúa como un parabrisas, manejando una enorme cantidad de terreno en la que los jugadores más talentosos de los equipos rivales buscan espacios para generar peligro, ahí ofrece las características que prometía cuando llegó: combatividad, agresividad y un gran poderío físico para superar a los rivales, lo cual –sí, sé que las comparaciones son odiosas, pero no puedo evitarlo- nos recuerdan a su compatriota Javier Mascherano, a cuyos inicios recuerda, incluso en el exceso de ímpetu y en su personalidad (En el peor de los casos, si la comparación con “el jefecito” resulta finalmente errónea, tendríamos algo parecído a Aldo Duscher). Su presencia hace que los jugadores más ofensivos del centro del campo dispongas de mucha mayor libertad sabiendo que sus espaldas están cubiertas –de hecho el mejor Rinaudo coincidió con el Schaars más resolutivo, su ausencia obliga al holandés a trabajar más y a no dar abasto con el trabajo defensivo como para poder generar situaciones ofensivas- y que los laterales puedan proyectarse de manera más asidua en ataque pues saben que con “el toro” en el campo las coberturas están garantizadas.

Concretemos finalmente, ¿qué tipo de jugador es entonces Rinaudo? ¿Estamos ante el típico mediocentro físico, trabajador y justito de técnica? No exactamente, ciertamente no es un prodigio técnico, pero tampoco es el típico mediocentro africano de músculo al que le quema el balón en los pies y que es incapaz de dar un pase de cinco metros. Fito sabe salir con el balón, iniciar la transición ofensiva, lanzar al equipo hacia delante, desdoblarse ofensivamente con peligro si se tercia, pero en líneas generales es un jugador más posicional, de una gran disponibilidad física, con una cultura táctica privilegiada y con algo que los jugadores argentinos tienen por arrobas: carisma, lo cual le hace convertirse en un líder con el que sus compañeros se encuentran mucho más cómodos.

1 comentario:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...