sábado, 28 de abril de 2012

La plantilla del Uniao Leiria rescinde su contrato en bloque


La plantilla de jugadores del Uniao Leiria han rescindido sus contrato en bloque debido al retraso a la hora de cobrar sus salarios (Llevan tres meses sin cobrar, aunque esta es una situación que se lleva produciendo desde hace más tiempo) por lo que, a día de hoy, el encuentro entre el equipo do lis y el CD Feirense, programado para este fin de semana, no se disputará.
La situación, además de ser grave por sí sola, pues deja a un equipo al borde de la asfixia, a falta de tres partidos para el final de la liga y sin jugadores de su primera plantilla, genera también un serio problema para la liga, pues el Uniao ¿será? / sería el rival del Benfica en la siguiente jornada de liga y, recordemos, esta competición no está todavía decidida, aunque el FC Porto tenga cierta ventaja.
Así pues, nuevo problema para la liga de fútbol profesional y la federación portuguesa después de las polémicas relacionadas con los equipos B y con la ampliación de la primera categoría. ¿Qué pasará ahora con el equipo do lis? ¿Se eliminarán sus resultados? ¿Jugarán los tres últimos partidos con juveniles?

Independientemente de esta situación, lo más triste es que un nuevo equipo cae al borde del abismo, aunque en este caso el agujero se veía ya desde el principio de esta temporada (Recordemos que en Leiria hay un estadio muy bonito, pero el equipo al no poder pagar unas deudas con la empresa gestora del mismo se traslada a Marinha Grande, una localidad situada a unos 8 kilómetros para entrenar y disputar los partidos?), pero qué sucederá ahora con el club, ese es el gran problema que tienen ahora los leirienses y del que sólo se acordarán ellos una vez que la liga acabe tomando las decisiones que crea convenientes y que, como casi siempore, molesten lo menos posible a los poderosos.

Esta  es una panorámica del precioso estadio en el que NO JUEGA la Uniao Leiria

viernes, 27 de abril de 2012

Jorge Jesus, ¿Debe renovar?



Después de hablar de su gran rival del norte, ¿qué sucede en A Luz? Después de unos años caóticos en el equipo benfiquista, aunque se hubiese conseguido alguna liga, la llegada del técnico de Amadora le dio al conjunto encarnado un nuevo aire en el campo, con su juego alegre, y por momentos alocado, acompañado de un discurso triunfalista y ganador. Guste o no el carácter Jesús, su idea de que el Benfica estaba al nivel de los grandes europeos (algo que en su momento provocaría la risa a más de uno, aunque en los dos últimos años el Benfica fue semifinalista de la Europa League y cuartofinalista de Champions, lo cual no está tan mal viendo el nivel de los transatlánticos contra los que deben medirse) ha recuperado la idea de grandeza del equipo lisboeta que no aguanta ya estar a la estela del FC Porto, cuando años atrás parecía resignarse a luchar contra el Sporting por la segunda plaza de la liga.
Y es que, además, de orgullo, Jesus le ha dado al Benfica fútbol, alegría, dinamismo, la idea de que con fútbol ofensivo se pueden conseguir los resultados aunque eso provoque que el equipo se desequilibrio en muchos momentos o que algunos de los jugadores importantes del equipo acaben la temporada con escasa gasolina. Si el FC Porto es equilibrio, un equipo difícil de sacar de su sitio, una máquina engrasada que si entra en pleno funcionamiento es muy difícil de superar y que sólo si le cuesta calentar es posible meterle mano, la aguias son una explosión descontrolada de fútbol, un torbellino ofensivo que sólo tiene como objetivo la portería contraria dejando de lado todo lo demás.
¿Habría que prescindir de este estilo un año más cuando los jugadores ya saben a qué juega el equipo? ¿Acabará la personalidad de Jesus por devorarlo porque la gente se ha cansado de él y de su discurso? Si el Benfica quiere recuperar su grandeza no debe mirar con temor a sus rivales sino competir de igual a igual (y eso hizo el equipo encarnado frente al United o al Chelsea esta temporada) y eso es lo que Jesus ha instalado en el equipo, un carácter ganador.
Ahora bien, la idea de ser ganador es fantástica, pero el equipo no gana. ¿Qué es lo que se le achaca a Jesus?, además de la falta de títulos, el equipo acaba desinflándose al final de temporada y… como ocurre con los grandes equipos, no se analiza tu rendimiento sino el rendimiento que haces en relación con tu gran rival, y ahí el Benfica parte con cierta desventaja frente al FC Porto, equipo al que no ha ganado las dos últimas temporadas y equipo que ha ganado las dos últimas ligas (siempre y cuando acabe llevándose la actual, escribimos esto tres jornadas antes de que acabe la liga y en vísperas de una difícil salida a Os Barreiros del FC Porto)



Además de que el entrenador de Amadora le ha dado a su equipo una identidad propia, si analizamos la plantilla del Benfica con la de su gran rival, vemos como las aguias parten en desventaja, con excepciones en determinadas posiciones, tanto en su equipo titular como, sobre todo, en el fondo de armario de la misma, de ahí que el equipo se haya venido abajo en estas últimas jornadas. Quizá Jesus no ha sabido gestionar bien los recursos que tiene, no le ha dado bola a Capdevila frente a las dudas de Emerson (bien es cierto que el aterrizaje del catalán en a Luz fue bastante complicado, pero seis meses después le siguen pasando la factura), no ha acabado por darle la confianza necesaria a Miguel Vítor (eterna promesa, quizá cuando tenga 30 años igual creen que por fin está maduro para jugar) o a Jardel, Maxi lo ha jugado todo, Saviola ha jugado poco, y, por esa misma razón, Jesus ha tenido que tirar de los mismos jugadores durante muchos partidos porque los suplentes –salvo excepciones- no le ofrecían mucha confianza para mantener el nivel de tensión.
Además de Saviola, ofreciendo sus últimas pinceladas de calidad, ha habido otros jugadores a los que se ha echado de menos en los momentos clave, como el tacuará Cardozo, Bruno César, al que también se la ha hecho larga la temporada, teniendo en cuenta de que tampoco ha jugado plenamente en su posición.  Al igual que al chuta-chuta, a otros jugadores les ha costado en su primera temporada con el águila al pecho;  a Matic, con excepciones en algunos partidos –pocos- en los que sí ha estado a la altura e incluso no debemos olvidar que Nolito, que por la razón que sea, no ha acabado de enamorar completamente a su técnico, proviene del filial del Barça, y no es lo mismo jugar sin presión en el mejor filial de los últimos años a hacerlo como titular en un equipo con tantísima presión competitiva y repercusión mediática como el Benfica (que es algo que debería comprenderse en España de una vez en lugar de mirar al fútbol portugués por encima del hombro; jugar en el Benfica es equivalente en cuanto a presión mediática a jugar en el Real Madrid o en El Barcelona, a veces creo que mucho más difícil), y jugadores como Rodrigo o Nelson Oliveira que, sin duda, serán jugadores determinantes en el futuro, están disputando su primer año con esta presión de la que hemos hablado anteriormente y han sostenido al equipo en estas últimas jornadas de apagón goleador del delantero paraguayo.

Por supuesto, como no podía ser menos en el fútbol portugués, a lo largo de esta temporada, sobre todo en estas últimas jornadas, los periódicos del país vecino intercalan informaciones sobre el día a día del equipo con innumerables rumores sobre la salida de Gaitán al United, de Javi Garcia a tres o cuatro equipos, de Garay -¡que acaba de llegar!- a la Roma, de Nelson Oliveira a no sé dónde, de Rodrigo al equipo de más allá, de este y del otro… Así no hay manera, señores.


En fin, que Jesus ofrece al Benfica continuidad, saber a qué juegan y cómo. Con unos cuantos retoques –el lateral izquierdo sin falta, un central, un extremo como mínimo si no hubiese salidas, cosa que es altamente improbable-  y con mayor protagonismo de jugadores que esta temporada han mostrado maneras, las aguias están preparadas para plantarle cara a cualquier equipo.
En caso de no renovar al técnico, habría que analizar si las alternativas que se manejan, pongamos el ex-portero encarnado Michel  Preud d´Homme, podrían aportar algo nuevo al equipo, un cambio, ese elemento sorpresa que, como declaró en su momento, se necesita para ganar ventaja frente a sus rivales.
Yo lo dudo

jueves, 26 de abril de 2012

Vítor Pereira: ¿Merece renovar?


Para mí, la peor característica del fútbol portugués, pero con muchísima diferencia, es la incapacidad para encontrar continuidad a cualquier proyecto. Verano a verano, la liga portuguesa se convierte en un mercado continuo en el que todo se vende, se cambia, se incorpora, se descarta, se vende después de comprar o se venden tantos por cientos de un jugador a un fondo de inversión, a una empresa de representación de jugadores a una agencia de no sé qué más, pensando en vender próximamente y recuperar el tanto por ciento multiplicado por dos o al menos no perder dinero si el negocio no ha salido como se pensaba en un inicio. Encontramos jugadores que por la mañana prueban en las islas Azores con un club y por la tarde están fichando en Leiria (caso de Djaniny este verano, por cierto, incorporado a mediados de esta temporada al Benfica con vistas a un posible equipo B para la siguiente), los equipos, incluyendo los grandes, incorporan docenas de jugadores cada pretemporada, jugadores que después ceden, recuperan, vuelven a ceder en enero y cuando todavía no se han incorporado al club ya se les está buscando salida porque los equipo continúan buscando más refuerzos.
¿Adónde quiero llegar con esto? Pues justamente a que la permanencia de Vítor Pereira y de Jorge Jesús en sus banquillos, por lo menos aportaría un poco de  continuidad y la idea general de llevar adelante un proyecto con unas ideas básicas establecidas en las últimas temporadas.


Durante los últimos años, no es que se le pueda achacar tanta movilidad al FC Porto, pero correrá el riesgo de no renovar a un entrenador campeón en un año en el que, justamente, sí ha habido movimientos en la plantilla del equipo blanquiazul. No sólo su entrenador abandonó el timón del equipo al final de la pretemporada, sino que en las últimas horas del mercado quien lo hizo fue su goleador, Radamel Falcao (Después de su rendimiento en la liga española, dudo que alguien tenga alguna duda sobre su nivel), sin contar con los que pensaban salir y tuvieron que quedarse a disgusto, casos de Álvaro Pereira o Rolando. Y todavía en el mercado de invierno continuó el movimiento con las salidas de Belluschi o Guarín, que si bien es cierto que no estaban teniendo una actuación muy brillante durante esta campaña, tampoco las lesiones les dejaron hacerlo, habían sido jugadores básicos durante las últimas temporadas en la medular.
Así que pese el fracaso de la Champions, que sí queda en el debe de Vítor Pereira, y viendo la inestabilidad en la plantilla de los dragoes, tampoco podemos calificar la temporada como un fracaso si finalmente consiguen la liga, y aunque seguramente haya salidas en el mercado de verano (¡como no!), siguiendo la línea que impera en la Invicta ya se han incorporado a algunos de los sustitutos de los jugadores que abandonen el equipo (casos de Mangala, Iturbe, Danilo, Alex Sandro) y que, en la próxima temporada, no necesitarán ese periodo de adaptación sino solamente dar un paso adelante en la responsabilidad, situación que podría aplicarse al propio entrenador que, después de esta temporada –y la temporada siguiente a haberlo ganado todo siempre es muy difícil de gestionar - por lo menos, este año parece haberse ganado su continuidad.
Ahora bien, Vítor Pereira sabe que la afición le va a exigir un estilo de juego definido, y no este carácter dubitativo que ha mostrado a lo largo de esta campaña, dominar los partidos y no resolverlos por golpes de clase, continuidad en los buenos resultados y en el nivel de juego, generar confianza en los aficionados evitando tropiezos inesperados y realizar una campaña europea decente.

Las sombras de, sobre todo Leonardo Jardim, Domingos Pâciencia –aunque el entrenador de Leça da Palmeira ya ha advertido que probablemente entrene fuera de Portugal la próxima temporada-, de Sérgio Conceiçao o de Pedro Emanuel (aunque el final de temporada de la Briosa haya enfriado muchísimo su nombre) será muy alargada, pero el reto de conseguir títulos el próximo año es muy apetecible para que, en caso de lograrlo, el entrenador de Espinho dé un golpe encima de la mesa y demuestre su capacidad para dirigir a un gran equipo con éxito.
Como siempre digo, veremos lo que sucede, aunque no lo veo sencillo con tanta presión a su alrededor a la espera de que cometa un error para sacarlo del medio cuanto antes, siguiendo con el carácter devorador de los tres grandes de la liga portuguesa con los técnicos, sobre todo si son portugueses, a los que se exige y ataca con más virulencia que a técnicos extranjeros.

miércoles, 25 de abril de 2012

Vítor Pereira y Jorge Jesus, ¿Punto y Final?



A falta de tres jornadas para el final de la liga portuguesa, con respeto para el Sporting Braga, sólo el FC Porto puede perder la liga para entregársela en bandeja a su eterno rival de la capital..
Como suele ocurrir cuando se acaba una temporada y aunque hay dudas sobre ese desenlace definitivo, éste depende de que un equipo que tiene todo a favor deje escapar una ventaja confortable, se comienza a hablar de la próxima temporada. Además de la enorme capacidad para mover jugadores de un mercado teóricamente pequeño –sólo 16 equipos en la máxima categoría y con una capacidad económica muy reducida en 12 de ellos-, de la que hablaremos en su momento, en este final de temporada se suceden los rumores sobre la continuidad de los técnicos de los dos grandes candidatos al título de liga: Vítor Pereira en el FC Porto y Jorge Jesus en el SL Benfica.

Pinto da Costa, que por cierto celebra 30 años de presidencia en los dragoes, es bastante conocido por su frialdad a la hora de tomar decisiones acerca de quién ha de ocupar el banquillo del equipo que preside y, con la excepción del cese de Víctor Fernández, no han sido muchos los cambios que ha realizado en sus entrenadores . Además, en cada uno de esos cambios, siempre ha acabado por acertar; lo hizo cuando no renovó a Co Adriansee –entrenador enfrentado a algunos miembros del vestuario- y optó por la experiencia de un entrenador que hasta el momento no había ganado, como Jesualdo Ferreira (Por cierto, que sería de justicia que alguien le diese al entrenador de Mirandela el enorme mérito que tiene en la creación del FC Porto actual), y la decisión de no renovar al veterano técnico portugués y entregarle el banquillo a André Villas Boas, como todos sabemos, acabó también con indudable éxito en a Invicta


.
La llegada de Vítor Pereira fue una apuesta de riesgo en un momento en el que el club parecía incapaz de reaccionar ante la salida de su técnico, al que muchos daban como seguro en el equipo al menos un año más. Muchos pensaron entonces que quizá Pinto da Costa no tuvo reflejos al entregarle el vestuario de un equipo campeón de todo a un entrenador sin apenas experiencia (el equipo más importante fue el modesto Santa Clara de Azores, equipo de la liga orangina) y que no sabríamos como afrontaría la presión de igualar, sino mejorar, la herencia que había recibido. Y vaya si ha tenido presión el técnico de Espinho, desde el primer día hasta el día en el que gane el título, porque de no hacerlo su defenestración será automática; es más, el hecho de ganar el título será lo mínimo que el exijan para acabar una temporada (curiosamente) calificada como decepcionante en el equipo del barrio das Antas.



Otro tanto sucede más al sur, donde parece que el hechizo de Jorge Jesús con los adeptos benfiquista puede estar llegando a su fin –de hecho, en lugar de hablar de su renovación, comienzan a salir a la palestra nombres de posibles sustitutos, con el ex portero de las aguias Preu d´Homme como principal candidato al lado de nombres como Lippi. Van Gaal o Unai Emery. Los aficionados que otrora alabaron el juego agresivo y la mentalidad ganadora impuesta por su técnicos, critican ahora la falta de títulos (una copa de la liga al año, evidentemente, no satisface a nadie), el hecho de que el equipo se haya desinflado al final de cada temporada o el propio carácter del técnico de Amadora, desafiante, poco dado a casarse con nadie, escasamente dado a la autocrítica comienza a cansar a los aficionados encarnados que, cuando antes lo tildaban de ambicioso y ganador, ahora lo hacen de “fantasma”.

Lo bueno que tiene el hecho de no ser adepto de ningún equipo grande, y en mi caso, incluso el hecho de verlo desde el otro lado del Miño, permite que tenga la distancia adecuada para exponer mi sorpresa ante las críticas recibidas por ambos técnicos que, creo, merecerían continuar un año más y llevar adelante sus proyectos.

martes, 24 de abril de 2012

Roberto Sousa (Series Medias I)


 La gran oportunidad de Roberto Sousa


Roberto de Sousa Resende
18-I-85, Goiania (Brasil)
Guaraní, Celta, Salamanca (Cedido), Racing de Ferrol (cedido), Leixoes (Cedido), Maritimo


Durante las convulsas temporadas del Real Club Celta después de la llegada de Carlos Mourinho al club llegaron una serie de jugadores de nulo recuerdo para la historia del equipo. Algunos de esos jugadores, con el tiempo, acabaron en la liga portuguesa con poca suerte, confirmando las impresiones que había dejado en su paso por el equipo olívico, casos de Renan (que acabaría jugando en Guimaraes; ¡ojo!, que hubo un par de jugadores con el mismo nombre en el equipo vimarense; el que había estado en el Celta era el que tiraba las faltas) o de George Lucas, aquel lateral que tuvo la mala suerte de lesionarse poco después de llegar al club y que, después, nunca supimos si no se había recuperado de la lesión o… bueno, si era así, y que en su paso por el Sporting de Braga tampoco pudo resolver la duda porque Domingos no le dio bola.
Pero entre esos jugadores sí que hubo uno que tuvo un rendimiento bastante aceptable, aunque se vio lastrado por el exceso, o la falta, de plazas para jugadores extracomunitarios (por lo que sería cedido al Salamanca, Racing de Ferrol y finalmente el Leixoes), por la difícil situación financiera (que provocaría finalmente su salida del club, ahorrándose así una ficha relativamente elevada en aquel momento, recordemos que fue fichado siendo internacional sub 20 con Brasil) y la sucesión de entrenadores de infausto recuerdo que marcaron los primeros años de Carlos Mourinho en la presidencia del club, excepción hecha de Fernándo Vázquez, aunque tampoco este fue ajeno a los conflictos con la grada. Así pues, rescindiría su contrato con el equipo celeste y emprendió el el viaje de ida y vuelta a Brasil, ya que finalmente acabaría incorporándose al Marítimo de Funchal con un rendimiento muy regular año a año en el centro del campo de “los leoes del Almirante Reis”, Roberto Sousa.
Este centrocampista de contención brasileño, en plena madurez con 27 años, parece que verá premiado su rendimiento en los últimos años, reforzado esta temporada con la sensacional campaña de su equipo, con su incorporación (no oficial todavía) al Sporting Braga, equipo que, como siempre, se prepara para la próxima temporada peinando los equipos de la liga local y los descartes de los grandes, para incorporar a jugadores de buen nivel y nulo riesgo económico al equipo arsenalista.
Aunque no sabemos qué sucederá con los actuales centrocampistas de los guerreiros do Minho la temporada que viene, se habla de una posible salida del libio Djamal (titular en la primera parte de la liga), Roberto Sousa tendrá que mantener, y elevar si cabe, su gran nivel para hacerse un hueco en el once inicial (véase el caso de Luiz Alberto esta temporada, que no ha sido capaz de conseguirlo), aunque si el brasileño consigue afirmarse en el equipo arsenalista habrá conseguido finalmente dar el salto de calidad necesario para hacerse un nombre en las agendas de los equipos europeos.

En su poco afortunado paso por el Celta

Para quien no lo conozca, Roberto Sousa es un centrocampista defensivo, con buen toque de balón, apoyos cortos y rápidos, cerebro frío -a veces, da la impresión de ser excesivamente frío, para la posición de contacto en la que se mueve-, con buena  técnica, capaz de sacar el balón controlado, de moverlo con cierta celeridad y precisión, con una excelente cultura posicional que lo hacen ser muy rápido a la hora de cerrar espacios, de aparecer en apoyo de sus compañeros, presionar al rival para frenar su ataque. Podemos incluirlo en la estirpe de mediocentros brasileños de la escuela de Dunga, no lo estoy comparando ni para bien ni para mal con el ex seleccionador de la canarinha, sino intentando explicar su estilo, que me recuerda al del también ex-jugador del Celta o del FC Porto Doriva; un centrocampista limpio, de batalla pero que no parece ensuciarse, que se muestra fino allí donde la mayoría de los que juegan en su posición manejan la fuerza y el sacrificio, él muestra ese mismo sacrificio pero con mucha más clase.

domingo, 22 de abril de 2012

Pauleta (Grandes Jugadores: VI)

Pedro Miguel Carreiro Resendes “Pauleta
28-IV-73, Ponta Delgada (Islas Azores)
Santa Clara (90-92), Operario (92-94), Angrense e Uniao Micaelense (94-95), Estoril-Praia (95-96), Salamanca (96-98), Deportivo de la Coruña (98-00), Girondins de Bordeaux (00-03), Paris St. Germain (03-08).

1 liga española (99-00),  1 Supercopa española (99-00), 2 copas de la liga (01-02, 07-08), 2 copas de Francia (03-04, 05-06), subcampeón de la Eurocopa 04 de Portugal y3º en la Eurocopa de Bélgica y Holanda 2000.





En el año 1996 la Unión Deportiva Salamanca, presidida entonces por Juan José Hidalgo, era conocida popularmente en la ciudad charra como la Uniao, debido a la incorporación del entrenador Joao Alves, que no tendría mucho éxito, y de varios jugadores procedentes de Portugal (tanto portugueses como brasileños), a partir de una serie de negocios iniciados por su entonces presidente en el país vecino y que años después lo llevarían incluso a su propietario de una gran pare de las acciones del Farense (previo a la casi desaparición, por cierto, del equipo algarvío). Entre esos jugadores, a algunos no les iría especilmente bien, Tulipa, César Brito o Paulo Torres pero, en cambio, otros irían, poco a poco, ganando cierto nombre en el fútbol español y que acabarían abandonando el helmántico para emprender caminos más ambiciosos en otros equipos; entre ellos destacarían Giovanella (que acabaría jugando en el gran Celta de los años 90), Agostinho, que acabaría jugando en distintos equipos españoles posteriormente, Catanha (que después jugaría en el Málaga y seria fichado por el Celta a cambio de 12 millones de euros), José Américo Taira, que en su momento era el jugador que mejor rendimiento estaba ofreciendo, y el azoriano Pedro Miguel Resendes, Pauleta, apodo familiar de su familia paterna, su padre era conocido con el mismo nombre, que después de anotar 19 goles en su primera temporada, que concluyo con el ascenso del club charro a primera división, comenzó a darse a conocer dentro del fútbol español cuando en Portugal nunca había jugado en la primera categoría
Pauleta se inició en el fútbol en el equipo de su parroquia, incorporándose después de forma más seria al Uniao Micaelense para dar el salto, ya en categoría juvenil, al equipo más importante de las Azores, el Santa Clara.
Sus actuaciones en el equipo de Ponta Delgada llamaron la atención de los grandes clubs del continente, y Pauleta pasó por el Vitória Setúbal, Benfica o FC Porto, donde no acabó de adaptarse y volvió a las Azores, donde concluyó su formación en juveniles en el Santa Clara compaginándolo con el primer equipo (entonces en 2ª división B), pero tampoco acabó de confirmarse en este equipo e iniciaría un periplo por otros equipos de menor entidad de las islas hasta que, finalmente, le llegó su rimer contrato profesional procedente del continente con la oferta del Estoril-Praia, equipo en el que en su primera temporada lograría 19 goles y llamaría la atención de diversos equipos de superior categoría. El primero de ellos sería el Belenenses, entrenado entonces por Joao Alves, pero el equipo del Restelo pasaba por un proceso electoral que provocó un cambio de entrenador y Joao Alves salió con destino a… Salamanca.
Así que, después de rechazar algunas otras ofertas de equipos de la primera liga, Pauleta, que llegó a pensar en retornar de nuevo a las Azores, cambió su vida de rumbo y tomó el camino al país vecino. Y en Salamanca, como sabemos, su vida cambió definitivamente.

  
Después de su extraordinario debut con el ascenso a primera de la Unión, siendo el pichichi de la categoría, en su primera temporada en primera consiguió otros 14 goles, y en el verano del año 98 fue adquirido por el Deportivo de la Coruña que, ese temporada, continuando con su progresión, lograría su clasificación para la copa de la UEFA, con 12 goles de Pedro Pauleta, que adquiriría en tierras gallegas el apodo de “Ciclón de las Azores”, y que acabaría ganando la liga en la temporada siguiente (99-00).
La llegada de Roy Maakay al equipo blanquiazul le abrió las puertas de la liga francesa,  con su traspaso al Girondins de Burdeos, equipo con el cual continuó su progresión futbolística, con 65 goles en 98 partidos, siendo reconocido como mejor jugador de la liga francesa dos años consecutivos, lo que le valió su fichaje por el PSG, equipo en el que jugaría hasta su definitiva retirada del fútbol y en el que anotaría 109 dianas para convertirse en el máximo goleador del club parisino, aunque quizá le faltaron algunos títulos más, sólo consiguió dos copas de Francia y una copa de la liga. En Francia, Pauleta lograría convertirse en un jugador de referencia a nivel europeo alcanzando su madurez como futbolista y pasando a formar parte de la historia de los dos clubs que representó.
 

Con la selección Portuguesa, con la que debutó el 20 de agosto del 97 frente a Armenia) el azoriano también alcanzó números históricos; ya desde el hecho singular de que fue el primer jugador en ser internacional con Portugal sin llegar a jugar nunca en la primera liga, hasta haber superado al mítico Eusebio como el máximo goleador del equipo de las quinas, con 47 goles en 88 partidos o, haber sido internacional en 41 partidos consecutivos o haber hecho 4 goles en un único partido, algo que sólo Eusebio o Nuno Gomes han logrado con la camiseta nacional.

Los que hayan visto jugar a Pauleta recordarán de él que sin ser un nueve nato lo más destacable de su juego era su tremendo olfato goleador; a mí me recuerda muchas de las características que posee David Villa, el típico delantero que sabía estar en el lugar adecuado en el momento adecuado por instinto, aunque no era un rematador sino un jugador de área, con habilidad ratonil para saber dónde iría el balón; ágil, rápido, con gran movilidad por toda la delantera acudiendo en apoyo de sus compañeros, ofreciendo siempre una posibilidad de pase al pie o en profundidad, capaz de fabricarse sus propias jugadas, con buen manejo de ambas piernas, y un juego aéreo más que decente, que convirtieron a Pauleta, ya no en el último gran nueve de Portugal (con permiso de Nuno Gomes), sino en el tipo de delantero que todavía hoy esperan para la selección nacional y no acaban de encontrar.

viernes, 20 de abril de 2012

Breves: (XII: Aloisio Nuevo director técnico del Gil Vicente)



El antiguo jugador, y capitán, del FC Porto, Aloisio Pires Alves (que también jugó en el FC Barcelona y que, curiosamente, fue el primer jugador extranjero fichado por Johan Cruyff) ha sido nombrado como nuevo director deportivo del Gil Vicente.
El presidente de los galos António Fiuza, ha optado por el antiguo central de los dragoes de 48 años para el puesto técnico
Después de su retirada en el año 2001, el brasiñeñ se incorporó al equipo técnico del FC Porto, llegando a entrenar al equipo B de los dragoes en el año 2005 para, entrenar posteriormente al Vila Mea y en el 2007, antes de su regreso a Brasil, ser, igualmente, entrenador ayudante en el Sporting Braga.
Antes de su llegada al Gil, que según el presidente ya estaba preparada desde el inicio de la actual temporada aunque por diversos motivos no llegó a concretarse, Aloisio desempeñaba una función parecida en un club modesto del campeonato Gaúcho, el Porto Alegre de Rio Grande do Sul.
Como siempre que se lleva a cabo un fichaje  de esta índole se apunta a objetivos superiores a los logrados esta temporada (permanencia holgada y final de la copa de la liga) con la mira puesta en las competiciones europeas a medio plazo.

Aunque hay confianza en el proyecto de António Fiusa que, hasta ahora, ha dado señales de fortaleza y buena dirección, la llegada del brasileño dispara las alarmas ante la “Supuesta” incorporación de jugadores brasileños, ya veremos de qué nivel, frente a jugadores nacionales, sobre todo teniendo en cuenta las ofertas por los jugadores que han realizado una excelente temporada, casos de Hugo Vieira o Junior Caiçara y su posible salida do “galo”.



Veremos cómo le va al ex – capitán del FC Porto en un proyecto que va por el buen camino al mando de Paulo Alves, con un margen de progresión muy amplio pero que, y esta es mi opinión, para lograr mayores objetivos, necesita una plantilla más estable y no realizar demasiados cambios cada verano.

Rodrigo Moreno Machado (Españoles en Portugal: I )


Rodrigo Moreno Machado
6-III-91, Rio de Janeiro
1´80 y 74 kg
Delantero
R.C. Celta (juvenil), Real Madrid B, Bolton (cedido por el Benfica), Benfica



Empezamos esta sección por una de las revelaciones de la pasada liga 2011-2012, el hispanobrasileño Rodrigo, jugado formado en Vigo desde los 12 años, cuando su padre, Adalberto Machado -antiguo lateral izquierdo del Flamengo e internacional con Brasil- aterrizó en la ciudad gallega cuando su amigo Mazinho lo llamó para crear en Vigo una academia de fútbol. De este modo, el chico criado en el barrio de Tijuca comenzó a destacar en el URECA (un equipo creado por un club recreativo de trabajadores de la caja de ahorros de Vigo, situado en Nigrán, a 15 km de la ciudad olívica, y en el que también comenzó su carrera Tiago Alcantara), en el que evidentemente destaco de tal modo que, al contrario de lo que ocurrió con el hoy jugador del Barcelona, el Celta se interesó por incorporarlo a sus filas. Ya en el juvenil celeste, coincidió con una de las mejores generaciones que ha tenido el Celta en los últimos años (junto a Joselu o Hugo Mallo entre otros) alcanzado la final de la copa de campeones frente al FC Barcelona.
Una vez que el entonces director deportivo del Celta, Ramón Martínez, se reincorporó a la secretaría técnica del Real Madird, y debido a la urgente necesidad de dinero que vivía el Celta, el Real Madrid no dudó en llevarse al jugador para el equipo blanco.
Aunque inicialmente se integró en el equipo juvenil, no tardó en saltar al Castilla, con el que, el año de su debut, lograría 6 goles en 18 partidos. Así que no sorprendió a nadie que la selección española decidiese convocarlo, por lo que se integró en la selcción sub19 que se proclamaría subcampeona de Europa en el verano del 2010 y jugaría el mundial sub 20 del año pasado en Colombia, con la mala suerte de toparse frente al campeón en cuartos de final.



Pero Rodrigo nunca llegaría a jugar con el primer equipo del Real Madrid puesto que el equipo blanco decidió incluirlo en el fichaje de Ángel di Maria, valorando su pase en 6 millones de euros, incluyendo una cláusula de recompra de 12 euros para los dos años siguientes. El exceso de delanteros del Benfica y su falta de experiencia a gran nivel hicieron que,  el equipo encarnado –en medio de muchas críticas ante el dinero invertido por un jugador que no había debutado a nivel profesional, recordemos que el Castilla militaba en 2ª división B-  lo  cediese al Bolton inglés, equipo con el que debutaría poco después de su llegada, el 21 de septiembre en un parido de carling cup frente al Burnley, pero con el que no acabaría de triunfar del modo deseado jugando sólo cuatro partidos como titular y marcando apenas un gol en 17 partidos, que abrían demasiadas dudas en relación a su regreso a las aguias en la siguiente temporada.



  Sin embargo su excelente mundial sub20 con España, el fichaje de Fabio Coentrao por el Real Madrid, una de cuyas cláusulas contenía la renuncia del equipo merengue a la cláusula de recompra) y, lo más importante, su interesante pretemporada con el Benfica le dio la confianza de Jorge Jesús para ir apareciendo poco a poco en los partidos del equipo, inicialmente en los últimos minutos, pero poco a poco fue haciéndose con un sitio en el once, como sustituto de Cardozo, o en lugar de Javier Saviola, participando con goles, asistencias y un juego incisivo y dinámico que lo ha confirmado como algo más que una alternativa ofensiva de los encarnados



Además de su importancia cada vez mayor en el juego del equipo, Rodrigo es también un jugador importante en el vestuario benfiquista debido a su don de lenguas, portugués, evidentemente, español e inglés, por lo que sirve de apoyo entre muchos de sus compañeros y el propio técnico.



Sin duda alguna, en Rodrigo tenemos un delantero muy completo, que domina muchos registros del juego ofensivo. Posee calidad técnica, potencia física, instinto goleador. Buen posicionamiento en el área. Imprime dinamismo, facilidad de remate capacidad de desmarque. Puede ser delantero nato o 2ª punta o jugar como ala. Posee un gran pie izquierdo, y una enorme habilidad para el remate, aunque quizá le falte un pelín de velocidad y un poco más intensidad, de mayor presencia en el juego, que no se diluya con el paso de los minutos sino que se haga más presente o adquiera una de las grandes virtudes de su compañero Cardozo, generar la idea de invisibilidad para aparecer de la nada y resolver el partido. Sin embargo, si, además de su virtudes,  tenemos en cuenta la tranquilidad que muestra en el campo y la naturalidad con la que afronta la responsabilidad de jugar en un equipo con la enorme presión que hay en el Benfica, estamos, sin ningún lugar a duda, ante un diamante que, una vez pulido, alcanzará grandes logros en el mundo del fútbol y, si el Benfica lo aprovecha, ante un jugador capaz de liderar su delantera durante mucho tiempo.



miércoles, 18 de abril de 2012

Raul Meireles (Portugal Exporta VI)


Raul José Trindade Meireles
17-III-83, Porto
1´79 y 70 kg
Centrocampista
Boavista, Desportivo Aves (01/03), Boavista (03/04), FC Porto (04/10), Liverpool (10/11), Chelsea (11/?)


Producto de la cantera axedrezada, el salto de Meireles al fútbol profesional fue bastante común dentro del fútbol del país vecino, ya que estuvo cedido durante dos temporadas en el Desportivo das Aves para, después de una muy buena campaña en su regreso al Bessa en la que jugó alrededor de 30 partidos, ser traspasado al FC Porto, que acababa de ser campeón de Europa.


En sus primeros años en los dragoes, Meireles era considerado como un buen suplente que, en las rotaciones, aportaría minutos de calidad cuando se requiriesen sus servicios, pero todavía estaba lejos de ser el jugador de referencia en el que se acabaría convirtiendo con el tiempo. Con estas participaciones puntuales fue ganando poco a poco un espacio en el equipo al mando del, entonces, entrenador de los dragoes, Victor Fernández. Con el sustituto del técnico aragonés, José Couceiro, tampoco cambiaría mucho su rol, pero sería Co Adriansee quien le daría la confianza que necesitaba para formar el centro del campo titular junto a Paulo Assunçao y a Lucho González que, de la mano de Jesualdo Ferreira conseguiría cuatro ligas consecutivas, aumentando su influencia en el equipo del mismo modo que lo hacían los tatuajes en su piel.


Como ocurre casi siempre en el FC Porto, una vez que un jugador ha alcanzado un grado máximo de rendimiento e influencia, su nombre está en boca de todos los gigantes europeos, y se prepara su salida. En el caso de Meireles, ésta se produjo al Liverpool, equipo que pagó 13 millones por su fichaje. En el equipo Red no tardó en hacerse un hueco adquiriendo un rol importante y mejorando incluso sus prestaciones ofensivas, marcando goles importantes y aportando, además de entrega y empuje, que ya se presuponía, calidad al centro del campo.
Al comienzo de esta temporada, la llegada de André Villas-Boas al Chelsea, aceleró su incorporación  a los blues, aunque el técnico de Oporto no había contado con él durante su paso por los dragoes, y aunque la temporada del equipo londinense no ha sido muy brillante el centrocampista portugués ha ido mejorando poco a poco sus prestaciones para convertirse, también, en un jugador importante dentro del grupo actualmente entrenado por Roberto Di Matteo.

                               

 Con la selección portuguesa, con la que ya fue seleccionado siendo sub16, con la que llegó a ser campeón de Europa de la categoría, debutó en el año 2006t convirtiéndose en la actualidad en un jugador indispensable en el centro del campo luso bien sea como mediocentro defensivo (trinco en Portugués) o, como hacía, en el FC Porto y hace actualmente como box to box en el triángulo del medio campo, ayudando defensivamente y como eje de la transición ofensiva, con libertad para aparecer en posiciones ofensivas




Si al comienzo de su carrera podríamos calificar a Meireles como un operario, un jugador de brega con el cuentakilómetros inagotable, con características más propias de un mediocentro defensivo común, con el paso del tiempo su participación en el juego lo ha convertido en un centrocampista multifunción y omnipresente en cualquier parte de la medular, que no sólo aporta intensidad y sacrificio, sino salida de balón, verticalidad, capacidad para desahogar el juego… Si ya en el FC Porto era un hombre importante, apoyándose en el trabajo defensivo de  Assunçao para dar inicio al juego ofensivo de los dragoes, con su salida al fútbol inglés, Meireles ha añadido una extraordinaria capacidad de llegada al área rival convirtiéndose en un jugador de largo recorrido, manteniendo su polivalencia, capacidad de trabajo, facilidad para trasladar el balón de un área a otra, unido a su carácter ganador, aguerrido que lo convierten en un líder vaya donde vaya.

Actualización a 3 de Septiembre de 2012

El Fenerbahce ha confirmado la contratación del centrocampista portugués para las próximas 4 temporadas a cambio de 8 millones de libras. La noticia es bastante sorprendente, ya que creemos que el jugador tenía sitio en el Chelsea o en cualquier otro equipo de buen nivel europeo, pero lo cierto es que las próximas temporadas lo veremos en el equipo de Estambul.

lunes, 16 de abril de 2012

Artur Moraes (Grandes en Portugal VI)


Artur Guilherme Moraes Gusmao
25-I-81, Sao Paulo
1´92 y 90 kg
Paulista, Corinthians, Siena, Cesena, AS Roma, Sporting Braga, Benfica



Fichado a costa cero proveniente del Sporting Braga, con el que había hecho un extraordinario final de temporada 2010/11 confirmando la tercera posición en la liga local y alcanzando la final de la Europa League, los mandatarios de as aguias no parecían tenerlas todas consigo cuando ficharon al portero internacional Eduardo, procedente del Genova italiano, y es que la mala sombra de Roberto Jiménez era muy alargada. Pero las enorme tranquilidad y sus buenas actuaciones en la pretemporada del meta brasileño junto a su extraordinarias intervenciones en los partidos de previa de Champions que impulsaron a su equipo hacia la fase de grupos, hicieron que en A Luz nadie se tuviese que preocupar por quién ocupaba su portería en toda la temporada, es más, como ocurre habitualmente en Portugal donde el camino entre héroe y villano es muy corto, ya se empezó a postular al apodado “rey (en portugués es con i latina) Artur (pronunciación aguda)” para integrar la sección brasileña.





Su inicio en el mundo del fútbol tuvo lugar en equipos aficionados de Campinas hasta que en el año 96 se incorporó al Paulista, equipo con el que en edad juvenil fue campeón estadual firmando un contrato profesional con el mismo equipo con 19 años y debutando poco después, Con el Paulista consiguió el trofeo en el Paulista de la serie 2 y el Brasileirao de la serie C. Sus buenas actuaciones le sirvieron para incorporarse en el 2003 a un equipo grande, en este caso el Cruzeiro (en el que, curisosamente, coincidió con su actual compañero en las filas del Benfica Luisao, pero no pudo jugar mucho en el Timao, pues coincidió con Gomes (actual portero del Tottenham) y se marchó cedido al Coritiba, donde su gran temporada le sirivió para cruzar el charco e incorporarse al Siena. Una vez más, no tuvo suerte en el equipo toscano y tuvo que salir al Cesena, cedido, para volver a realizar una gran temporada que hizo que la Roma se interesase por su incorporación. Y una vez más, volvería a repetirse la historia, pues en su primera temporada fue suplente de Doni, y aunque deburó en la liga Europa y en la serie A aprovechando una lesión de su compatriota, su entonces entrenador Luciano Spalletti no tuvo mucha confianza en él, convirtiéndose en la cuarta opción para la portería por detrás de sus compatriotas Doni y Julio Sérgio y del rumano Bogdan Lobonto, así que  aceptó la propuesta de António Salvador para incorporarse al Sporting Braga después de la salida de Eduardo con destino al Genoa, pero, una vez más, tampoco lograría destacar inmediatamente, y se pasó prácticamente inédito la primera parte de la temporada pasada hasta la salida de Felipe, hasta entonces titular, con dirección Brasil, que le dio la oportunidad de hacerse con la titularidad del equipo Arsenalista, con el que llegó a la final del Europa League



 Portero de gran estampa física, pese a su altura, Artur es un portero muy ágil, que va fantásticamente por bajo, con unos reflejos extraordinarios que le llevan a parecer ubicuo en la portería. Al destacar por su gran colocación, no necesita hacer grandes esfuerzos para hacerse con el balón, es un portero capaz de aguantar muy bien en las salidas en el uno contra uno a los delanteros rivales, no es sencillo que se vaya al suelo, así como mide muy bien a la hora de salir por alto, pero sobre todo es un portero muy tranquilo, con capacidad de dirigir a su defensa, con experiencia para liderar a un gran equipo desde la portería que es, precisamente, lo que necesitaba el equipo encarnado; no sólo no preocuparse de quién está en la portería sino de tener la seguridad de que en ella se encuentra un portero de absoluta garantía.

sábado, 14 de abril de 2012

Lucho González (Grandes en Portugal V)


Luis (Lucho) Óscar González
19-I-1981, Buenos Aires
1´85 y75 kg
Centrocampista
Huracán, River Plate, FC Porto, Olympique de Marsella, FC Porto


Criado en los potreros de Parque Patricios, un humilde barrio bonaerense, Lucho empezó jugando, con nueve años, en el Hindú Club, a partir del que se incorporó al Unidos de Pompeya, compaginando el fútbol sala con el fútbol 11, pero a partir de los 13 años el fútbol entraría de forma mucho más seria en su vida, al incorporarse a la cantera de Huracán, y es que aunque no vivía lejos del estadio, para acudir a los entrenamientos debía tomar el autobús y en su casa no siempre había dinero para ellos (incluso su padre debió compartirlos con él para ir al trabajo).
El esfuerzo mereció la pena, y con 19 años, el 29 de abril del 99, Lucho debutó con el primer equipo de Huracán frente a Racing. Aunque esa temporada acabó con el descenso del equipo de Corrientes a la serie B, ya con Lucho plenamente afianzado en la plantilla, al año siguiente el equipo volvería a la primera división, y se abrirían nuevas puertas para el jugador.
Aunque el jugador llegó a viajar incluso a Europa debido a una oferta del Chatearoux francés, al final no se concreta este fichaje y Lucho regresa a Argentina, en un paso que se revelaría definitivo en su carrera, incorporándose a River Plate en el año 2002, en sustituci´n del Chacho Coudet (que ese año llegó al Celta) y con los millonarios llegaron los títulos (dos clausuras), el reconocimiento del fútbol argentino y l convocatoria con la albiceleste (entrenada entonces por Marcelo Bielsa) con la que jugó la copa América del 2003 y las olimpiadas de Atenas en las que se colgó la medalla de oro.



Después de todos estos éxitos y de su importacia en el juego de River, era cuestión de tiempo que llegase a un equipo europeo, y como casi siempre, el FC Porto de Jorge Nuno Pinto da Costa tuvo la habilidad de haber fichado a un gran jugador, como si fichase a un jugador más, y por supuesto pagando el precio mínimo por el valor adquirido.
En Portugal, el Comandante (apodo puesto en Portugal por la manera de celebrar los goles poniendo la mano en la frente; aunque el argentino confesó que realmente hacía ese gesto como si buscase a su familia) no tardaría nada en convertirse en la gran referencia de los dragoes, dirigiendo el centro del campo blanquiazul con gran éxito, puesto que sus cuatro primeras temporadas culminaron con el tetracampeonato. Ya en su primer año demostró su calidad, jugando 30 partidos en los que marcó 10 goles y en el 2009 se convirtió en el capitán del equipo, hasta su venta al Olympique de Marsella por 18 millones de euros (realmente poco dinero para lo que se podía pedir por él, teniendo en cuenta que Lisandro López, compañero suyo desde su llegada a la Invicta, salió por bastante más dinero). Aunque con el OM no acabó de desplegar el mismo nivel que en la capital del Duero, Lucho sí fue un jugador importante en el  doblete del equipo marsellés (liga y copa de la liga) después de muchos años de sequía. Pero el bonaerense no acabó de sentirse cómodo en Francia y en el pasado diciembre tomó el camino de vuelta en dirección a Oporto, recalando en los dragoes a un precio muy inferior al que fue vendido a la escuadra Francesa (algunas informaciones hablan de 3 millones mientras otras afirman que ha llegado a coste cero, sea como sea, es un precio ínfimo teniendo en cuenta lo que habían pagado los franceses y el enorme nivel del jugador
Su vuelta a los dragoes ha coincidido con la recuperación del equipo, ya que ha tardado en hacerse con la titularidad en la medular, y el liderazgo del equipo a la hora de construir el juego del equipo.  Y es que Lucho es un todocampista que hace el fútbol sencillo, pragmático, mesurado, lo cual no debe confundirse con falta de brillantez; un jugador con mucho recorrido que, sin ser un 10 estricto ni un medio con características más defensivas, asume la responsabilidad de dirigir al equipo, siendo la referencia de la medular, ofreciendo equilibrio en todas las zonas del centro del campo, aprovechando su ubicuidad y su visión de juego, desde donde distribuye el juego a un lado y al otro con una amplia gama de soluciones; bien sea con pases cortos y apoyos rápidos a sus compañeros o con pases en profundidad a la espalda de las defensas rivales. Del mismo modo Lucho, al jugar con bastante libertad,  es un jugador de fácil llegada al área desde segunda línea que finaliza las jugadas con gran eficacia, así como posee un poderoso disparo lejano que no duda en poner en práctica en cuanto tiene la más mínima oportunidad.


Pero sobre todo el jugador argentino posee una enorme capacidad de liderazgo que le otorgan una enorme influencia en el equipo, es una mezcla de garra y calidad, cuyas cualidades ofensivas y su intensidad lo convierten en pieza clave de los dragoes tanto dentro del campo como en el vestuario. Sin duda alguna, con este regreso del Comandante el equipo blanquiazul se ha apuntado un gran tanto al recuperar a un jugador en plena madurez y con mucho fútbol que demostrar.

viernes, 13 de abril de 2012

André Villas-Boas (Entrenadores IV)

Luís André Pina Cabral Villas-Boas
17-X-1977. Oporto
FC Porto y Chelsea (Ojeador), Inter de milán (Adjunto), Islas Vírgenes Británicas (seleccionador), Académica de Coimbra, FC Porto, Chelsea


Aunque casi nunca se habla de ello, André Villas-Boas también jugó al fútbol, en su juventud jugó en los modestos equipos amateurs del Ramaldense y el Marechal Gomes da Costa, pero evidentemente no tuvo, como jugador, ningún contacto más serio.
Sus inicios como técnico están indefectiblemente ligados a Bobby Robson (Villas-Boas habla inglés fluidamente puesto que es bisnito del primer vizconde de Guilhomil y nieto de Margaret Kendall) , y ya se ha convertido casi en leyenda como entró en contacto con el mítico entrenador inglés; algunas fuentes indican que aprovechando que era vecino del técnico inglés, se hacía el “encontradizo” para darle su opinión sobre los partidos del FC Porto, en especial, preguntarle por qué mantenía en la suplencia a Domingos Paciencia y exponerle su opinión sobre otros aspectos. En otras versiones, le dejaba informes sobre dichos partidos en el buzón de su casa. Lo que sí parece cierto fue que Sir Bobby quedó muy sorprendido con las capacidades de Villas Boas y lo animó a sacar el curso de entrenador, cosa que el joven Villas-Boas hizo en Inglaterra y Escocia, efectuando una estancia en el Ipswich Town, lo que, dos años después le llevó a incorporarse al FC Porto como entrenador de la cantera. Otras versiones apuntan a que ya hacía trabajos de ojeador para el FC Porto en época del mítico entrenador ingés, que aunque no tienen por qué no ser ciertas, forman parte de la leyenda surgida en torno a los comienzo del entrenador de Oporto.
Otra de las leyendas ligadas al entrenador portugués, lo relacionan, con sólo 21 años y mediante un anuncio de Internet con las islas Vírgenes Británicas, país del que se convirtió en director técnico y seleccionador, y con quien participó en la primera ronda para el mundial del 2002, y a quienes sólo confesó su verdadera edad cuando abandonó el cargo.



Recomendado o no por Robson, finalmente se convirtió en ojeador de los equipos rivales que se enfrentarían al FC Porto, dentro del equipo técnico de José Mourinho, a quien acompañaría a Londres y Milán, decidiendo, en la capital lombarda, iniciar en el año 2009 su propia carrera como entrenador principal en la Académica de Coimbra –situación que, parece ser, produjo su ruptura con el entrenador de Setúbal.
Aunque se apuntó a Villas-Boas como sustituto de Bento y De Carlos Carvalhal en el Sporting, en el año 2001, éste acabó llegando a la capital invicta, al equipo del que es el del cual es el socio 11428, como sustituto de Jesualdo Ferreira y dispuesto a no dejar que el renacido campeón Benfica de la mano de Jorge Jesús apartase a los dragoes de sus anteriores éxito.
En su primer año de dragao consiguió el tripleta –liga, copa y Europa League-, ganando la liga con muchísimas jornadas de adelanto sin sufrir ninguna derrota y mostrando una superioridad insultante frente a sus rivales (el 5-0 al Benfica dio buena muestra de ello), Aunque también hay que reconocerle que heredó un gran equipo de la mano de Jesualdo Ferreira, la mano de Villas-Boas ayudó al equipo blanquizaul a engrasar una máquina que la temporada anterior no había rendido al nivel deseado y la llegada de Villas-Boas coincidió con la mejor temporada de muchos de sus jugadores de dragón al pecho, casos de Falcao, Guarín, el propio Hulk, Fernando o de nuevos jugadores como el antiguo capitán del Sporting, Joao Moutinho, que parecía haber jugado como dragón toda su vida.
Su salto a un gigante europeo no arecía lejano, pero sorprendió su inmediatez cuando en el pasado mes de agosto Roman Abramovich lo incorporó al Chelsea pagando los 14 millones de euros de su cláusula y ya sabemos qué fue lo que ocurrió en la capital londinense.



Estudioso, usuario de las nuevas tecnología, trabajador incansable, prudente, calculador, maneja muy bien la prensa, sabe lo que debe decir y callar, sabe como soltar puyas con tranquilidad y sin inmutarse aunque en Londres haya vivido una prueba de fuego tanto con los pesos pesados del Chelsea como con la prensa local que lo asedió con sus críticas y dudas sobre sus decisiones.
Desde su época en la Académica de Coimbra juega con un 4x3x3 (aunque curiosamente las lesiones le obligaron a cambiar de esquema al final de la campaña con la Briosa) privilegiando un fútbol de posesión con muchísima presión ofensiva, agresividad, rapidez en las transiciones ofensivas, con la línea defensiva muy adelantada procurando asfixiar al rival. Quiere que sea su equipo el que marque el ritmo del partido y ofrece gran importancia de los mediocentros creativos, siendo los extremos, delanteros muy móviles.

Cuando a un entrenador le viene todo de cara todo tiende con demasiada sencillez a la alabanza inmediata; rápidamente se reconoce su capacidad, se glosan sus virtudes, se valoran sus logros sin tener en cuenta algunas lagunas que, en el caso de que todo se tuerza, salen a relucir con virulencia, como si todo lo reconocido en un momento dado ya no sirviera para nada, y el héroe se hubiera convertido inmediatamente en villano. Aquí yahemos hablado del caso Villas Boas en su momento. Es bueno para la experiencia que cualquiera sepa sobrepasar los momentos menos dulces de la profesión porque, sin duda alguna, ello hará de él un profesional más completo, y esto es lo que ha ocurrido, o esperemos que ocurra, en el caso del entrenador de Oporto que, repito una vez más, recibió una gran herencia del FC Porto de Jesualdo Ferreira, que dejó el equipo en la única temporada en la que los dragoes no ganaron la liga en las últimas 6 –aunque sí ganó la copa de Portugal ese año- y los ajustes que realizó el joven técnico sirvieron para devolver al equipo a la senda del éxito que tampoco es que hubiese olvidado en la temporada anterior.
Nadie duda, pese a lo ocurrido con el equipo de Stamford Bridge, que no tardaremos mucho en reencontrar a André Villas-Boas dirigiendo desde el banquillo a un nuevo grande europeo.

Actualización a 24 de Mayo aquí

domingo, 8 de abril de 2012

Joao Moutinho (Grandes en Portugal: IV)

Joao Filipe Iria Santos Moutinho
8-IX-86, Portimao
1´70 y 65 kg
Medio
Sporting, FC Porto



¿Veremos convertirse en capitán del FC Porto al ex–capitán del Sporting? No sería extraño viendo la ascendencia que en sólo una temporada, el jugador algarvío ha conseguido en la invicta, donde ha resurgido desde sus más que discretos últimos años en el Sporting para convertirse en una pieza básica del centro del campo de los dragoes relegando a Belluschi, y en la selección nacional, donde su presencia es indiscutible actualmente, y siendo un jugador con gran influencia también en el vestuario del FC Porto, pese a llevar apenas dos años en el club.

Su debut en el primer equipo del Sporting tuvo lugar el 4 de enero de 2005, en copa, frente al Pampilhosa da Serra llegando a la primera plantilla leonina directamente desde el equipo juvenil (situación, no muy común en Portugal; como sabemos, pues una vez acabada la etapa juvenil los jugadores comienzan una serie de cesiones a equipos de menor nivel). Desde ese debut, ha jugado prácticamente unos 40 partidos por temporada convirtiéndose en el segundo capitán más joven de los leoes en la historia, aún no había cumplido los 21 años (ser el primero, actualmente, es prácticamente imposible; pues dicho privilegio correspondió a Francisco Stromp, ¡con sólo 17 años!), y junto a su amigo y compañero desde la formación leonina Miguel Veloso, convirtiéndose en uno de los centrocampistas más prometedores de Europa, con constantes rumores sobre su salida del club a cambio de mucho dinero sin que esto no acabase de producirse, hasta que, llegado un momento de crisis profunda en la escuadra de Alvalade (económica, deportiva, de rendimiento, incluso de prestigio), parecía que sus carreras se habían estancado, e incluso el propio Sporting decidió darles salida la pasada temporada por unas cantidades irrisorias en relación a los precios que otrora se habían barajado o las  ofertas que distintos clubes habían realizado y vieron rechazadas en ese momento. Mientras Veloso, tomo rumbo al calcio y al Genoa, por 11 millones de euros más el pase de Nuno André Coelho (ahora en el Sporting Braga), Joao Moutinho, el capitán de equipo se fue con dirección al FC Porto en otro golpe de mano extraordinario de Jorge Nuno Pinto da Costa.



En su momento, algunos afirmaron que había sido un buen negocio para el Sporting, pues poco más podían sacar por Moutinho. Pero el rendimiento del jugador desde su llegada a la Invicta, sin duda, mostró que el que había hecho el gran negocio había sido el FC Porto, pues ya desde su llegado a los dragoes, Moutinho se hizo con una posición en el mediocampo del equipo, haciendo pareja junto a Freddy Guarín por delante de Fernando y dirigiendo con mano maestra el ataque de los dragoes volviendo, después de un tiempo, a realizar una temporada muy regular, con un rendimiento muy alto y jugándolo prácticamente todo, al igual que sucede durante esta temporada, al mando de Vítor Pereira, aunque el rendimiento más irregular del equipo parezca haber apagado un poco los focos sobre el centrocampista internacional que sigue rindiendo a un gran nivel.



Cuando aceptó la oferta del FC Porto alegó que quería ganar títulos, y menos de dos años después ya los tiene, así que por poco más de 11 millones de euros, no parece mal negocio teniendo en cuenta los muchos años de fútbol que todavía le quedan al jugador algarvío.
Desde sus inicios en el Sporting, Joao Moutinho se ha revelado como un jugador determinante en el centro del campo, capaz de abarcar mucho espacio, sin ser específicamente un box to box, realizando todo tipo de acciones en la medular, con una gran capacidad defensiva formando parte de la asfixiante presión que ejercía el FC Porto de Villas-Boas, una extraordinaria salida de balón basada en su depurada técnica, habilidad para el juego combinativo, pase rápido basculando el juego hacia las alas, buen dominio del pase corto y largo, sacrificio para que otros puedan brillar; una hormiga y con una disponibilidad ofensiva que provoca desequilibrios para que sean otros compañeros quienes puedan aprovechar los espacios creados. No es un medio defensivo aunque defiende, no es un medio ofensivo aunque lidera el ataque de su equipo, no es un pasador pero tiene la habilidad de realizar pases a la espalda de las defensas rivales, no destaca por sus goles, pero cumple en esa faceta todas las temporadas, es el primero en apoyar a sus compañeros, en insuflar aire a las jugadas cuando parecen atascadas, en generar intensidad al equipo para continuar la presión y no bajar el ritmo, con la madurez que implica el saber manejar la presión deportiva a lo largo de estos años.
Puede que algún día salga de Portugal, sólo tiene 26 años, pero no necesita hacerlo para demostrar su calidad, para formar parte de la historia del fútbol portugués.

sábado, 7 de abril de 2012

Joao Pereira (Grandes en Portugal III)

Joao Pedro da Silva Pereira
21-II-84, Lisboa
1´72 y 68 kg
Lateral derecho
Benfica, Gil Vicente, Sporting Braga, Sporting



Jugador nacido en el difícil barrio lisboeta de “Casal Ventoso”, siendo muy niño, se inició futbolísticamente en equipos modestos de la zona, como el Desportivo Domingos Sávio, en el que coincidió con Ricardo Quaresma. A los ocho años se incorporó al Benfica, equipo con el que debutaría en el año 2003 frente al Boavista siendo entrenador del equipo encarnado José Antonio Camacho, que habitualmente lo utilizaba como extremo derecho. Con las “aguias” sería campeón en el 2005 pero ese mismo año seria descartado incorporándose al Gil Vicente. Su llegada al club de Barcelos coincidió con el descenso del equipo a la 2ª división (debido al conocido “caso Mateus”), pero ese descenso de categoría acabaría impulsando al jugador lisboeta que, se incorporaría al Sporting Braga, equipo en el que acabaría destacando de tal modo que en el mercado de invierno de 2010 acabaría incorporándose al Sporting Club de Portugal por unos tres millones de euros, afirmándose en el lateral derecho del equipo leonino y de la selección portuguesa por delante del díscolo Miguel Brito.
Aunque, como hemos comentado, durante su formación jugaba como extremo, y en esta posición debutó con Camacho, poco a poco la figura de Joao Pereira va engrandeciéndose en el ala derecha de la defensa, no sólo por su entrega y rigor defensivo sino también por su capacidad técnica y sus peligrosas incursiones por la banda diestra, haciendo del lisboeta algo más que el típico lateral aseadito y cumplidor, sino por su carácter aguerrido y su capacidad para empujar al equipo desde el lateral sin arredrarse ante cualquier enfrentamiento –situación por la cual es uno de los jugadores menos queridos por los aficionados rivales… hasta que juega con la selección, como ocurre en tantas ocasiones, claro está).
Joao Pereira es otro de los muchos jugadores que no consiguen triunfar en su club de formación, ya sabemos que ese es uno de los grandes problemas que tiene el fútbol luso, y es otro de los grandes éxitos de António Salvador al frente del Sporting Braga, recogiendo un descarte de un grande a un precio mínimo y convirtiéndolo en un jugador importante al que sólo vende a un precio alto. 



Las características del lateral lisboeta nos presentan a un jugador maduro, con la suficiente experiencia nacional e internacional como para representar una garantía de rendimiento y que en el campo presenta las mejores virtudes de un jugador más ofensivo reconvertido a lateral, como el toque de balón, el dominio técnico o las incorporaciones ofensivas con bastante peligro que, en el caso de Joao Pereira pueden finalizar también con el disparo a portería, ya sea con el balón controlado o golpeando una pelota suelta o rechazada por la defensa rival. En ocasiones, peca en exceso con algunos centros a la olla en diagonal cuando debería buscar otra salida, o bien buscar lalínea de fondo o dar continuidad a la jugado por otro lado.
Defensivamente, Joao Pereira es un jugador plenamente adaptado a la posición, tenaz, seguro, rápido, difícil de sobrepasar por extremos técnicos por su capacidad de reacción y de agresividad, a veces excesiva, manejando diversos aspectos del juego no sólo físico sino también mental, ganándole muchas veces la partida a sus oponentes en ese campo, capaz de sacar el balón jugado cuando consigue recuperarlo o de iniciar la jugada de su equipo con criterio desde la retaguardia. 
Con su incorporación, el Sporting ha obtenido un valor seguro, que, si no tiene mala suerte con las lesiones, será, ya lo es en realidad, un referente del equipo leonino, como también lo es de la selección nacional.

Actualización 2 de Junio 2012

Podría ser cualquiera, pero es Joao Pereira firmando
su contrato con el equipo Che

Una vez que se ha confirmado su fichaje por el Valencia, del que tenéis más información aquí, entre los aficionados del Sporting se ha generado mucha polémica porque consideran que el equipo ha realizado un mal negocio (realmente ellos lo consideran un negocio nefasto), sobre todo teniendo en cuenta los ocho millones de euros pagados por el Atlético de Madrid para incorporar a Silvio, suplente de Joao Pereira en la selección, y este año ni siquiera convocado.
Así pues, el debate es bastante curioso, porque todo el mundo se queja; los que consideran que el lateral lisboeta dista mucho de ser un jugador de nivel por un lado, y los que consideran que se ha malvendido un activo más por el otro.
Yo creo que, tal y como están las cosas, el negocio es bueno para todos; para el Sporting, porque gana dinero por el jugador -lo fichó por tres millones de euros- y tiene en el equipo sustitutos, ya veremos si de garantía, como Santiago Arias, Cedric, que regresa de una correcta temporada en Coimbra, e incluso Pereirinha, que a mí ni fu ni fa, pero a los aficionados del Sporting les vale. Para el jugador, porque da un salto adelante en su carrera, es triste reconocerlo para los que sean aficionados de los leoes, pero es así. Para el Valencia, como hemos dicho muchas veces, porque incorporan a un jugador maduro, con experiencia y cualidades adecuadas para los retos que se le presentan, pero no es Joao Pereira un lateral que marque las diferencias, un muro defensivo o un estilete ofensivo, sino un lateral correcto, equilibrado, que tienda a sacar buen resultado de su virtudes intentando que sus carencias no queden demasiado al descubierto.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...