lunes, 21 de mayo de 2012

Sérgio Conceiçao (Grandes jugadores VIII ) (Entrenadores V)

Sérgio Paulo Marceneiro Conceiçao
15-XI-1974 en Coimbra



Como Jugador: Penafiel, Leça, Felgueiras (los tres con cesiones del FC Porto), FC Porto, Lazio, Parma, Inter de Milán, Lazio, Standard de Lieja, Al Qadsia (Kuwait), PAOK

Títulos: 3 Ligas portuguesas, 1 liga italiana, 1 copa de Portugal, 1 copa de Italia, 1 Supercopa de Italia y 1 Recopa de Europa
.
56 veces internacional con 12 goles

Como entrenador: Adjunto del Standard de Lieja(Subcampeón de liga, con los mismos puntos que el campeón), 1 Copa de Bélgica. Entrenador del Olhanense desde este año 2012

Jugador de mucho carácter, irreverente, pasional, emotivo, lo que le originó diversos disgustos a lo largo de su carrera deportiva, Sérgio Conceiçao ha sido otro de los grandes jugadores Portugueses de finales del siglo pasado, cuyo periplo por los grandes equipos europeos se vio frenado, en momentos importantes de su carrera, por diversas lesiones que le impidieron alcanzar mayores éxitos como jugador y han hecho que su figura se encuentre en un escalón inferior al de otros grandes jugadores, coetáneos suyos, como Figo, Rui Costa, Fernando Couto o Vítor Baía, por ejemplo, pero que, pese a las lesiones, quizá también haya sido esa forma de ser irreductible la que permitió realizar una carrera extensa en distintos equipos en los que siempre fue un jugador de referencia independientemente del nivel al que haya jugado transformándose en un extremo distinto dentro de un fútbol que en los últimos años se ha caracterizado por fabricar extraordinarios jugadores en cualquiera de los flancos del campo..


Es posible que el carácter volcánico de Conceiçao venga marcado por la temprana pérdida de sus padres, que lo hizo madurar antes y le enseñó que debía imponerse frente a las situaciones adversas; de hecho en todos los clubs en los que militó fue titular, con la excepción de Inter de Milán, en el que las continuas lesiones le impidieron triunfar.
A los nueve años sería su padre el que lo llevó a la Briosa para iniciarse en el mundo del fútbol, y sería en Coimbra donde haría toda su formación inicial en el mundo del fútbol hasta que, en edad juvenil, dejaría Coimbra para incorporarse al FC Porto, donde, después de realizar el tradicional recorrido por equipos de menor nivel (en este caso Penafiel, Leça y Felgueiras) de buena parte de los jugadores portugueses que se incorporar al fútbol profesional, sería António Oliveira quien, con 22, años le daría la oportunidad de debutar e ir afirmándose en el FC Porto en la temporada 96/97 donde mostró su poderío físico en el extremo, unido a una técnica depurada, habilidad en el regate y gran precisión a la hora de realizar los centros. Cualidades que, dos temporadas después, le valdrían su fichaje (a cambio de alrededor de 10 millones de euros) por la Lazio entrenada entonces por Sven-Goran Eriksson, equipo en el que realizaría dos grandes temporadas y con la que lograría un scudetto.


Después de pasar por el Parma, se incorporó al Inter de Milán, equipo en el que, como ya hemos comentado, no tuvo fortuna con las lesiones, jugando solamente una veintena de partidos en cada una de las temporadas en las que estuvo en el Giusseppe Meazza y, después de un efímero retorno a la Lazio, volvería a casa, pero tampoco en el FC Porto acabó encontrando su sitio, por lo que volvió a salir de Portugal y se incorporó al Standard de Lieja, donde sí alcanzó una mayor regularidad, también es cierto que unible competitivo menor, para acabar su carrera deportiva, ya bastante lastrado por las lesiones en el PAOK griego, después de un fugaz paso por Kuwait.


Sérgio Conceiçao fue 56 veces internacional, pero curiosamente se le recuerda habitualmente por el conflicto que tuvo con Luiz Felipe Scolari, o más bien lo tuvo Felipao con él que, después de haber sido probablemente el mejor jugador de la selección en el mundial 2002, decidió apartarlo de las convocatorias para la Euro2004.



 En noviembre del 2009 las constantes lesiones que lastraron su carrera obligaron al jugador de Combra a poner fin a su carrera en el PAOK de Salónica. En ese momento el ex -jugador del Celta, Zisys Vryzas, hasta entonces director deportivo, se hizo cargo de la presidencia del equipo heleno, hasta entonces presidido por otro ex-internacional griego, Zagorakis, y convenció al portugués para hacerse cargo de la dirección deportiva del conjunto entonces dirigido por el hoy seleccionador nacional griego Fernando Santos. La presencia de éste en el banquillo del Toumba estadio hizo que Sérgio Coinceiçao adelantase su retirada y pasase  finalmente del vestuario a los despachos.

Genio y figura hasta el final de su carrera
Pero ése no era el puesto que el jugador deseaba ocupar por entonces, así que aceptó la oferta de su antiguo entrenador Vincent D´Onofrio para ser su ayudante en el Standard de Lieja y, se incorporó entonces a los “rouge” para integrarse en su equipo técnico, consiguiendo el subcampeonato de liga y la copa.
Desde ese momento se esperaba que tarde o temprano diese el salto como primer entrenador y ha sido el Olhanense el que le ha dado esa oportunidad. Desde su llegada al club algarvío se ha notado su mano, aportándole al equipo rubropreto características que encontrábamos en él como jugador (como parece haber hecho Diego Simeone con el Atlético), garra, entrega, fuerza… aportándole un mayor equilibrio, solidaridad defensiva y regularidad a lo largo de un partido consiguiendo acabar la liga en una extraordinaria octava posición y realizando, como hemos comentado, un fútbol muy consistente, presionante, intenso que, hace albergar muchas esperanzas al conjuno del Algarve para el futuro. Del mismo modo, como técnico vemos que su carácter no se ha atemperado todavía, pues ya ha sido expulsado tres veces y viéndolo en la banda da la impresión de que en cualquier momento vaya a salir para continuar una jugada o discutir cualquier lance con quien se tercie.
Veremos que sucede con el futuro de Sérgio Conceiçao y si se convierte en un entrenador importante finalmente, cosa que parece que pueda suceder viendo los precedentes, su trabajo y su carácter, o en un ex-jugador más que pasó por los banquillos como sucede con otros muchos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...