lunes, 25 de junio de 2012

Lorenzo Melgarejo (Galiciables XIX)

Lorenzo Antonio Melgarejo Sanabria
10-VIII-90, Loma Grande (Paraguay)
1,77
Extremo Izquierdo
12 de Octubre, Olimpia, Independiente (Paraguay) Paços Ferreira (Cedido por el Benfica) 



En las últimas temporadas el Benfica ha peinado el mercado hispanoamericano en busca de jóvenes talentos que incorporar, con mayor o menor éxito, al fútbol europeo (Di Maria, Cardozo, Maxi Pereira o Gaitán formarían parte del primer grupo, y Enzo Pérez o Urreta del segundo), dejando un poco de lado (aunque tampoco eso es cierto) el habitual mercado brasileño.
En los dos últimos años, la gran diferencia es que el equipo encarnado está fichando a jugadores muy jóvenes, todavía en formación –casos de Derlis González- a los que pulir y seguir mucho más cerca y acelerar los plazos de aclimatación y maduración al fútbol europeo (la llegada del equipo B será clave para desarrollar este proyecto y no tener que acudir a las cesiones a equipos de menor entidad).
Asi pues, la llegada del paraguayo Melgarejo, era vista como otro experimento más de las aguias y su rendimiento toda una incógnita aunque, para ser francos, nadie esperaba nada del otro mundo de este jugador procedente del Independiente paraguayo.


En su primera temporada en Europa, el jugador guaraní tuvo la inmensa fortuna de que el Paços Ferreira se cruzase en su camino, y es que a lo largo de las últimas temporadas todo lo que pasa por la Mata Real acaba revalorizándose (los casos de Paulo Sérgio o de Rui Vitoria son un buen ejemplo de ello). Y esta vez  tampoco fue una excepción, pues con los castores, Melgarejo se encontró rápidamente con confianza para formar parte asidua del once, y con la libertad necesaria en el campo para sacar a relucir sus buenas cualidades arrancando desde la banda izquierda y generando peligro bien sea con sus proyecciones pegado a la línea de cal o con incisivas diagonales en dirección a la portería rival. Su gran temporada en la ciudad del mueble se ha visto refrendada, además, por las buenas exhibiciones realizadas precisamente frente al Benfica, y que ha supuesto que su nombre haya estado en boca, no sólo, de toda la prensa portuguesa sino incluso de diversos equipos europeos que parecen haberse interesado por su situación en el equipo lisboeta (como el Celtic o el Werder Bremen).


Su carácter tranquilo le ha ayudado a integrarse estupendamente en la tranquila localidad pacense, y al juego de un equipo que, aunque esta temporada sí tuvo algún momento de duda, en los últimos años ha mantenido la categoría con bastante solvencia. En los castores era el jugador desequilibrante, con libertad, pero, como hemos comentado, partiendo desde el lado izquierdo –curiosamente, la posición ofensiva en la que más dudas ha tenido Jorge Jesus en el Benfica- su técnica y capacidad de desborde han hecho de él una pesadilla para buena parte de los laterales diestros de la liga. Es Melgarejo el típico jugado técnico y habilidoso procedente de las ligas sudamericanas, con ese tanto por ciento de “pesadez” que les hace ser más peligrosos por su insistencia en que por su propia capacidad técnica, de la que, en este caso, no está exento en absoluto.
Pese a sus buenas maneras, no podemos olvidar que el pasado año fue su primera experiencia en la liga portuguesa, y que todavía debe pulir defectos típicos de juventud como el exceso de precipitación a la hora de tomar las decisiones adecuadas, sobre todo cuanto más se acerca al área rival. Debe tener más tranquilidad para concretar las jugadas en el área o tomar mejores decisiones a la hora de definir. Asimismo, en ciertos aspecto, le falta un poco de fuerza para progresar frente a rivales más corpulentos que no dudan en cargarle y cortar su avance con un sencillo movimiento de hombros o de cadera. De igual modo, al basar su juego en su técnica y su habilidad con el balón en los pies, da la impresión, de que no le vendría mal una mayor implicación táctica, saber cuándo debe dar un paso atrás, cuando debe pararse, buscar un apoyo, ahorrar esfuerzos posicionalmente, iniciar la presión con cierto criterio y no basándose en perseguir la circulación del balón defensiva, un poquito más de sacrificio defensivo para ayudar a su lateral, incluso realizar alguna cobertura, apoyarse en él con más asiduidad una vez que el equipo ha iniciado su avance ofensivo.
Quienes conocen al jugador; su entrenador, compañeros, su representante... comentan habitualmente, en los medios de comunicación portugueses, que Melgarejo es un jugador humilde, trabajador, ambicioso, todavía con mucho margen de mejora y unas ganas enormes de hacerse un nombre en el fútbol europeo. Actualmente, después de su buen aterrizaje en el fútbol portugués, debe refrendar su calidad y mostrarle a Jorge Jesus que puede ser el jugador que necesita para hacerse con la banda izquierda de los encarnados o, al menos, para los que pensamos que, todavía, puede afectarle un poco la enorme presión que se vive en A Luz, sí puede aportar minutos de calidad para ir evolucionando su juego y alcanzar el nivel que se supone que podría llegar.

De todos modos, viendo las dudas que siempre existen en el equipo encarnado en torno a los jugadores que tienen en nómina, y los continuos fichajes que no dejan de llegar al equipo, en caso de una cesión o incluso de un fichaje, mal harían los equipos gallegos si no tienen al paraguayo en su punto de mira pues posee algunas de las cualidades que tanto se buscan hoy en día: banda izquierda, buena capacidad técnica, verticalidad y proyección ofensiva, margen de progresión, adaptación al fútbol europeo…
Una posible perla que conviene recoger antes de que sea demasiado evidente su brillo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...