domingo, 3 de junio de 2012

Ricky Van Wolfswinkel (Volarán Lejos IV)

Rick Van Wolfswinkel
Delantero
27-I-89, Woundenberg (Holanda)
1´85 y 69 kg
Vitesse, FC Utrecht, Sporting


Aunque los resultados del equipo han dejado mucho que desear, el juego ha venido acorde a dichos resultados, la situación económica no está para muchas alegrías  e institucionalmente nos hallemos cerca de unas nuevas elecciones (cuando el presidente lleva un año en el club) debido a diversos problemas, la renovación iniciada el pasado año en el Sporting Clube de Portugal ha incorporado a los leoes a una serie de jugadores de un excelente nivel llamados quién sabe, a recuperar las viejas glorias del equipo de Alvalade frente a sus dos cada vez más poderosos rivales.
A comienzos del mes de junio del pasado año, nos sorprendíamos con la incorporación de Rocky Van Wolfswinkel, 22 años, procedente del Utrecht y  que, en cualquier otra situación, hubiese acabado en un equipo de nivel medio alto de las ligas alemana o inglesa, pero que, a cambio, de 5´4 millones de euros, acabó integrando el equipo leonino.
Aunque su llegada se vio con cierto recelo, se invertía mucho dinero en un jugador poco conocido que, además, venía a sustituir a una institución en el equipo, como “o levezinho” Liedson, un año después podemos decir que el acierto ha sido pleno –peso a diversos altibajos y periodos de cierta sequía goleadora- y que el atacante tulipán, una vez adaptado al equipo y a la ciudad, promete mejorar sus registros en próximas campañas hasta que, como siempre, acabe resultando un gran negocio económico para el Sporting (qué manía hay en Portugal de creer que cualquier venta es un buen negocio para el club en lugar de debilitarlo).
Van Wolfwinkel está rodeado de fútbol por todos los poros familiares; su padre es entrenador, su tío, Eric Willaarts, fue internacional con holanda e, incluso, su suegro es el mítico Johan Neeskenms, y comenzó a jugar en el equipo de su localidad natal –V.V. Woudenberg- hasta que, con sólo 10 años, el Vitesse lo incorporó a su equipo. Sus comienzos en el equipo de Arnhern no fueron sencillos, incluso tuvo que salir a otro equipo, el AGOVV, para contar con minutos y confianza. En el año 2007 recibió el priemio de mejor jugador juvenil del campeonato, lo que llevó al Vitesse a recuperar al jugador, en el año 2008, donde, ya con 19 años, Ricky formaría parte del primer equipo, entrando progresivamente en el equipo durante su primera temporada y confirmándose en la siguiente con 32 partidos y 8 goles y formando parte de las diversas selecciones inferiores holandesas.


Así pues, el jugador dio un pequeño salto adelante incorporándose al equipo de su ciudad, el FC Utrecht, donde ya no necesito adaptación ni tiempo sino que con 16 goles en su primera temporada comenzó a ser un jugador conocido en las agendas de los clubs que “pescan” en la Eredivisie buscando un killer que recuerde a los últimos grandes delanteros salidos de la primera categoría del fútbol holandés, ya no un Van Basten, o un Van Nistelrooy pero sí al menos un Huntelaar, jugadores con los que comparte diversas características.
Cuando se esperaba su incorporación a un equipo extranjero, como ya dijimos anteriormente, o a un grande de su propia liga –con Ajax y PSV a la cabeza- el Sporting dio un golpe de efecto –Carlos Freitas conoce un poco el negocio- e incorporó al jugador con el objetivo de liderar el ataque y la difícil misión de hacer olvidar a Liedson.

También hemos comentado que, durante la temporada, “Ice Man” ha tenido diversos momentos de frío-calor, con una serie de goles seguidos y otra serie de partidos en blanco, con encuentros en los que, marcase o no, su presencia era continua y relevante, y otros bastante más grises. Así pues, si sólo analizamos sus números, estos son, sin duda, poco discutibles; si intentamos comprobar su influencia en el equipo de un modo regular, sí podemos apreciar que en ciertos momentos es necesaria una mayor regularidad y continuidad en su juego y mayor constancia en sus apariciones a la hora de tomar la responsabilidad de pedir el balón y mayor protagonismo a la hora de liderar, que es lo que se espera de él, el ataque del equipo leonino.

Antes he cometido el error de compararlo con tres extraordinarios delanteros holandeses, lo asumo, pero es inevitable ver características de ellas en el jugador de Utrecht; la constancia y capacidad rematadora de Huntelaar, siempre con la mira apuntando al marco rival, su presencia en el área y su capacidad de incordiar a las defensas e ir tras cualquier balón que sobrevuele el área –de esos, con tenacidad, siempre acaba cogiéndose alguno-, pero es un jugador muchísimo más móvil que el delantero del Schalke, capaz de caer a las bandas, de retrasar un poco su posición si la presión del rival es muy fuerte. De Van Nisterlrooy tiene su olfato, su inteligencia, su lectura de los espacios, la frialdad que le da el apodo a la hora de encarar portería, cierta invisibilidad pese a que el rival sabe que está en el área, que debe vigilarlo, que persigue cada jugada, siempre acaba saliendo de alguna esquina y rematando un balón que nadie sabía hacia dónde iba. Pero Van Wolfswinkel no es solamente un rematador, sino que como el ex – delantero del Real Madrid, incluso mejor, o como el mítico Van Basten, sabe crearse sus propias jugadas, superar a sus rivales en potencia y velocidad, correr al espacio, ponerse en la trayectoria del centro, del pase, del balón al espacio… No es ninguno de los tres, no es igual ni mejor, ni siquiera pretendemos compararlos, quizá no llegue al nivel de ninguno de ellos, quizá ni se acerque o dentro de cinco años estemos hablando del delantero centro de la orange, pero si sigue creciendo en el Sporting no tenemos ninguna duda de que oiremos hablar de él en no mucho tiempo cuando alguno de los transatlánticos europeos busque un delantero. Tiempo al tiempo. Por si a alguien le interesa, de momento su cláusula ronda los 22 millones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...