martes, 31 de julio de 2012

Roderick Miranda (Series Medias V))

Roderick Jefferson Gonçalves Miranda
 30-III-91, Odivelas
1,90 y 80 kg
Defensa Central
Odivelas, Benfica, Servette (cedido), Deportivo (Cedido)



Hijo del antiguo jugador del Estrela Amadora y del S. Covilha, Ademir, Roderick (pronunciar de forma aguda, aunque os suene extraño), que tiene contrato hasta el año 2017 y una cláusula de rescisión de 30 millones de euros, podría ser el central del futuro del Benfica, siempre y cuando, claro está, Jorge Jesús se atreva a dar un paso al frente y le de la confianza que necesita para encaramarse a la titularidad del equipo de las aguias.

En sus inicios en el club de  su localidad natal, Roderick jugaba de delantero, y precisamente en esa posición fue ojeado por Nene para incorporarlo al Benfica
Una vez que se incorporó al emblema de a Luz fue retrasando su posición en el terreno hasta que el segundo año de juvenil se incorporó definitivamente al centro de la defensa. En ese año conquistó su primer título y debutó con la selección de las quinas en el sub17.
Desde el final de su etapa juvenil  su nombre empezó a sonar como futuro hombre fuerte de la defensa benfiquista, pero no acabó de encontrar su sitio en el primer equipo, aunque Jorge Jesus sí le fue dando oportunidades en las pretemporadas aunque todavía le falta dar el salto, por lo que, después de haber estado una temporada prácticamente en blanco, el pasado año fue cedido al Servette suizo entrenado por el mítico entrenador portugués Joao Alves (o luvas pretas), equipo que, como sabemos tuvo una serie de problemas a lo largo de la temporada, que provocaron la salida y el posterior regreso de técnico portugués, pero donde el jugador encontró cierta regularidad, acabando la temporada con 25 partidos (22 como titular), jugando muchos minutos en total, que era lo que necesitaba (2053).
Pero tampoco, esta pretemporada, ha acabado por convencer al entrenador de Amadora, jugando varios partidos como mediocentro defensivo y su puesto en la plantilla parece cerrado por el brasileño Jardel y Miguel Vítor (los titulares Luisao y Garay, ya se dan por supuestos), por lo que su salida en dirección a Coruña aprece ser un nuevo paso adelante para el central de Odivelas; la duda es saber si el jugador tendrá ya la madurez suficiente para enfrentarse al reto de la primera división española.



Comparado con el antiguo central brasileño, que militó en el Benfica y el Olympique de Marsella, Carlos Mozer, con decisión y rápido de ideas, Roderick tiene una gran facilidad para posicionarse lo que, pese a no ser muy rápido, le permite ganar balones divididos o forcejeos con los rivales. Por otro lado, esa aparente lentitud, le hace tener dificultades en los balones en profundidad a la espalda. Además, es un jugador bastante hábil técnicamente –como buen central moderno- y ofrece cierta salida de balón sin ser tampoco demasiado exigentes. Defensivamente sabe mantener la posición y su físico, más de uno noventa de altura, le permite ser un baluarte difícil de superar, sobre todo por alto. Debe mejorar su posicionamiento, un poco dado a quedarse en la cueva, además debe medir un poco más ciertas entradas y evitar cierto exceso de ímpetu.
Como decimos muchas veces en relación a los centrales, es importante saber cómo va a asimilar los conceptos defensivos del equipo deportivista, puesto que no es lo mismo jugar en equipos que juegan muy atrás, con apoyos constantes de los mediocentros que en una liga en la que los centrales deben asumir mayores riesgos y los defectos puedan quedar más a la vista. Del mismo modo, el salto de calidad es evidente, pero si el jugador pretende alcanzar la titularidad en el Benfica debe dar ese salto de calidad tarde o temprano y se encuentra ante una situación ideal para hacerlo. Personalidad tiene, condiciones físicas y técnicas también, lo mismo que tranquilidad y presencia, pero no es un jugador que llegue al Deportivo para liderar la defensa sino para seguir trabajando y puliendo sus buenas maneras de cara al futuro

Una vez acabada la temporada, supongo que poco le ha aportado al jugador después de no haber estado a la altura en el Deportivo (aunque habría que decir que estuvo en un momento en el que las cosas no le iban bien a nadie en el equipo herculino) y de haber jugado mu poco con el Benifca en su regreso al equipo encarnado (pero sí, Jesus le dio algunos minutos cuando volvió a A Luz por mucho que pueda sorprendernos).
Yo sigo pensando lo mismo del jugador, que puede ser un central útil para un equipo de primera división siempre que madure y evolucione en su juego, cosa que este año no ha ocurrido mucho, pero Jesus confía en él y algo habrá visto el entrenador de Almada en él para seguir dándole confianza pese a todo. La posible salida de Garay del equipo y la escasa confianza que Jesus tienen en Miguel Vítor quizá le ofrezca alguna oportunidad, al menos, en la próxima pretemporada.

miércoles, 18 de julio de 2012

Nuno André Coelho (Galiciables XX)


Nuno André da Silva Coelho
7-I-86, Paço de Sousa (Portugal)
1´92 y 85 kg
Defensa Central
FC Porto B, Maia (cedido), Standard de Lieja (cedido), Portimonense (cedido), Estrela da Amadora (cedido), FC Porto, Sporting, Sporting Braga



Jugador comparado con Ricardo Carvalho en su momento que no ha acabado de romper hasta este final de temporada en el Sporting Braga, después de haber pasado por el FC Porto, donde se formó,  y el Sporting, que lo incorporó en la contratación de Joao Moutinho por los dragoes, Nuno André Coelho es el típico jugador que tiene un paso ejemplar por la selecciones inferiores de su país y del que se espera, que en su salto al fútbol profesional, peda demostrar lo que hasta el momento había hecho en los torneos a nivel europeo que vemos durante los veranos.



Pero aunque muchos jugadores son capaces de trasladar a los primeros equipos de sus clubs esa misma chispa que los convirtieron en puntos de atención como juveniles, otros se encuentran con más dificultades por razones distintas; lesiones, falta de confianza, un bajón en su rendimiento, dudas... En el caso de Nuno André ha habido un poco de todo, incluso un cambio de posición hacia el mediocentro defensivo… y hasta que Leonardo Jardim le dio su absoluta confianza después de recuperarse de una lesión que arrastraba desde el comienzo de la temporada frente a jugadores que habían tenido un rendimiento bastante correcto hasta el momento, sólo habíamos visto atisbos del jugador que sabíamos que llevaba dentro.



Como todos los jóvenes portugueses (ya hemos hablado en reiteradas ocasiones de esta situación), la incorporación de Nuno André Coelho al fútbol profesional tuvo diversas paradas en equipos de distinto nivel hasta que su contrato estuvo a punto de expirar y el FC Porto todavía no tenía muy claro qué hacer con él después de haber disputado un único partido de liga en la temporada 2009-2010 y una sorprendente aparición como mediocentro en la contundente derrota de los dragoes 5-0 frente al Arsenal en Champions,. así que con 24 años cumplidos y sin sitio en la primera plantilla blanquiazul fue incorporado al fichaje de Moutinho para que el Sporting tampoco tuviera muy claro qué hacer con él y, como ocurre casi siempre en los últimos años, António Salvador pasase con la escoba y recuperase al jugador para el Sporting Braga aunque una grave lesión a principios de temporada estuviese a punto de arruinarla, afortunadamente no ocurrió así, y después de ser convocado  para la eliminatoria de Europa Leauge frente  al Besiktas, la lesión de Ewerthon le abrió las puerta s de la titularidad que ya no abandonaría hasta el final de liga (con una convocatoria para la selección absoluto de por medio incluida, y eso, siendo central en Portugal tiene su mérito).



Bien es cierto, y ya hicimos referencia a ello cuando hablamos de Evaldo, que el Sporting Braga de los últimos años, tanto el de Domingos como el que forjó el técnico madeirense la pasada temporada, eran equipos muy bien trabajados defensivamente, aseado y con una disciplina táctica muy desarrollada, y ahí el central de Paço da Sousa destaca sobremanera con su gran colocación, intuición para saber la dirección a la que se dirige el peligro, buena capacidad de reacción, incluso elegancia porque no hace falta destacar sus buenas cualidades defensivas: juego aéreo, uno contra uno, capacidad de reacción, corrección, basculación… Colocación, posicionamiento a la hora de salir a cubrir espacios, claridad en la salida del balón aunque sigue tendiendo al desplazamiento en largo en exceso y un poderosísimo disparo que, si le dejan, traslado a los lanzamientos de golpe franco.  

En su época en el
Standard de Lieja


Habría que ver cómo se adapta este jugador a un equipo que tiene la defensa más adelantada o que abre más la posición de sus laterales y en la que quedan a la vista las lagunas de cada uno, del mismo modo que también es importante saber si debe ser él quien lidere la defensa y dirija a sus compañeros en la zaga, en lugar de ser un elemento más de una maquinaria bien engrasada en la que, si no se sale del camino, siempre va asentirse respaldado por el buen funcionamiento defensivo, incluyendo el apoyo de sus centrocampistas, siempre prestos a ofrecer un apoyo defensivo.





Veremos si esta próxima temporada el jugador arsenalista tiene la confianza y la continuidad necesarias para confirmar el buen final de temporada, veremos, también, si la mano de José Peseiro le da a los guerreiros do Minho esa idea de fútbol más alegre y ofensiva que obligue a los centrales bracarenses a asumir más riesgos y, de este modo, verlo en nuevas situaciones que permitan comprobar la evolución de este interesante central aunque como todos los jugadores del Sporting Braga está en el mercado y según la prensa portuguesa le van apareciendo novias poco a poco, la última el Palermo italiano, aunque su caso es bastante especial  porque el Sporting Braga, aunque posee sus derechos deportivos, sólo tiene un 25% de su pase, quedando otro 25% en posesión del Sporting y el 50% todavía pertenece al FC Porto que, como casi siempre, sería el que más saldría ganando con su posible traspaso a otro equipo.


domingo, 15 de julio de 2012

André Carrillo (Volarán Lejos VII)


André Martín Carrillo Díaz
14-VI-91, Lima (Perú)
1,81 y 73 kg
Extremo
Alianza de Lima, Sporting


La pasada temporada el Sporting, bajo la dirección deportiva de Carlos Freitas, inició una revolución en su plantilla que llevó a los leoes a incorporar a una serie de jóvenes jugadores que, con el tiempo, se espera, comiencen a ofrecer réditos al equipo del José de Alvalade. Dicha política de fichajes resultó –y continúa siéndolo- bastante polémica al romper relativamente –algunos dirían que por completo- con la tradición formadora de la Academia de Alcochete en detrimentos de promesas procedentes, sobre todo, de Sudamérica a las que ir puliendo poco a poco e ir dando minutos en el euipo principal en una idea muy similar a la que viene utilizando el FC Porto en las últimas temporada y que tan buenos resultados ha dado en la ciudad invicta.

Entre los. Jugadores incorporados, el primero que ya ha dado buenas muestras de lo que puede llegar a aportar a corto/medio plazo –en el Sporting se espera/desea que pueda ser ya en la temporada 12/13- se encuentra André Carrillo, apodado como “el culebra” (aunque después de su evolución física –cinco kilos y una evidente masa muscular- habría que buscarle un nuevo animal), llegado a Lisboa como un desconocido, procedente de Alianza de Lima, equipo en el que debutó con sólo 16 años, y por el que el Sporting pagó unos 690 mil euros por el 70% de su pase (aunque después vendió un 20% al Sporting fund por unos 600 mil euros… ya saben esas cosas extrañas que se hacen últimamente en Portugal con fondos de inversión),, cifra cercana al millón de euros arriba o abajo que está invirtiendo en estas perlas que ha ido incorporando.




Carrillo es un extremo potente y habilidoso, vertical, descarado, sin complejos a la hora de asumir responsabilidades, aunque le falta tomar las decisiones más acertadas en el momento adecuado –defecto que se cura con el tiempo, la experiencia y los errores-, y que poco a poco va habituándose al ritmo más elevado del fútbol europeo y a una mayor exigencia defensiva y táctica. No hay dudas de que posee potencial para confirmarse como un jugador importante a nivel europeo, pero hay que tener paciencia con él, trabajarlo y pulir sus condiciones para que ese ímpetu ofensivo se manifieste de forma equilibrada y positiva para su equipo, más allá de ser el típico futbolista que deja su sello de calidad en dos o tres jugadas aisladas en un partido pero luego se diluye como un azucarillo en el agua. Debería mejorar, también, su intensidad, para ser un jugador determinante a lo largo de los 90 minutos y no ir apagándose, o dejar chispazos, sino que debería ser una constante preocupación para las defensas rivales durante todo el tiempo, aunque bien es cierto que el juego de su equipo, durante la pasada temporada, mostraba tanta irregularidad que los jugadores acababan contagiados y el equipo dependía de los chispazos de inspiración de Capel o Izmailov, así como del acierto de Van Wolfswikel, más que de un esquema y un estilo concretos de juego.




Aunque llegó, como hemos dicho, para darle minutos a Jeffren o a Izmailov, la decepcionante temporada del hispano –venezolano, y las eternas lesiones del buen jugador ruso, le dieron la oportunidad de mostrarse a los adeptos leoninos que esperan que el próximo año tenga mayor presencia en el equipo para exigirle, entonces, más capacidad de decisión, de participación en el juego de un equipo que, de una vez por todas, necesita darle una alegría a los suyos, y aún más que eso, generar ilusión en una afición resignada con las decepcionantes últimas temporadas que, por los menos, necesita un equipo con un esquema definido de juego, un equipo que sepa cómo y a qué jugar.




Lógicamente comparado con su compatriota Jefferson Farfán, Carrillo tiene en el actual jugador del Schalke 04 el espejo ideal en el que fijarse. Aunque posee menos gol que la foquita, técnicamente creo que posee característica son sólo parecidas, sino mayor potencial físico y recursos técnicos para lograr, al menos, una carrera europea como la del exjugador del PSV. De todos modos, actualmente, no puede comparársele ni en su nivel, ni en eficacia, ni mucho menos en su importancia, dentro del equipo, ni tampoco en características como la frialdad a la hora de tomar decisiones definitivas dentro del área o saber detenerse en un momento dado del juego, pensar y no obcecarse en acabar la jugada o llegar hasta la línea de fondo si hay mejores alternativas, pero esa inteligencia, lectura de juego y saber estar en la cancha, como hemos comentado, la dan los partidos, la confianza, la experiencia de haber estado anteriormente en situaciones similares... y ese es un camino que todavía le queda por recorrer a "la culebra", primero en el fútbol portugués y después,. si las cosas salen como apuntan en la actualidad, en el fútbol europeo.



Con un poquito de paciencia, no me caben muchas dudas de que estamos ante un interesantísimo proyecto de jugador.. Lo deseable sería que el Sporting se estabilizase institucionalmente primero, y deportivamente después, y confiase en el potencial que tienen muchos de sus jugadores, todavía muy jóvenes y con mucho camino por recorrer y paulatinamente les fuese dando confianza y libertad para desarrollar todo el potencial que atesoran.




jueves, 12 de julio de 2012

Bruno Alves (Portugal Exporta XI)


Bruno Eduardo Regufe Alves
27-XI-81, Póvoa de Varzim
1´89 y 83 kg
Defensa Central
Farense (cedido por el FC Porto), Vitória Guimaraes (cedido por el FC Porto), AEK de Atenas cedido por el FC Porto, FC Porto, Zenit de San Petersburgo.



En la semifinal de la pasada Eurocopa 2012, vimos a Bruno Alves “repartiendo estopa” en el eje central de la defensa –dejemos a un lado su fallo en la tanda de penaltis, que puede pasarle a cualquiera y él es un buen lanzador a balón parado-, y daba la impresión de ser el típico central contundente, poderoso por alto y menos hábil con el balón a ras de hierba.
Pero no olvidemos que hace un par de temporadas el Zenit de San Petersburgo puso 24 millones de euros sobre la mesa para hacerse con sus servicios y ponerlo a las órdenes de Spalleti, y que desde hacía varios años su nombre se barajaba en las agendas de muchos grandes europeos, aunque los 30 millones que, en su momento, exigía Pinto da Costa para dejarlo salir de la Invicta, así que, independientemente de quién es su representante –creo que no hae falta citar su nombre-, no debemos subestimar las condiciones de este jugador que a lo largo de su carrera ha evolucionado de un modo espectacular ya que, al inicio de su carrera, era calificado por la propia prensa portuguesa como violento, negligente o poco inteligente en el campo (ni me invento ni exagero ni un solo calificativo) para, con el paso del tiempo convertirse en un central mucho más seguro, difícil de superar en el juego aéreo, diligente en sus movimientos defensivo y que, manteniendo su competitividad e ímpetu ha visto disminuir su número de tarjetas y jugadas conflictivas a la misma velocidad a la que aumentaba su prestigio a nivel europeo.



Bruno Alves es hijo de un antiguo jugador de fútbol, Washington Alves, que jugó en el Varzim, y en la villa poveira, acabó casándose y afincándose. Sus tres hijos son también futbolistas; además de Bruno, Geraldo juega en el Steaua y Júlio Alves ha jugado –más bien poco- en el Besiktas, pero al ser representado por Gestifute, no tardaremos en verlo colocado en algún buen equipo; de hecho, creo que sus derechos estaban en el Atlético de Madrid en aquel extraño movimiento de finales de la pretemporada pasada que situó a Falcao y a Pizza en el equipo colchonero y a Rúben Micael en el Zaragoza, con el Sporting Braga de por medio-.
Así pues, su formación como jugador tuvo lugar en el Varzim hasta su incorporación al C Porto, con 18 años, y a partir de ahí, una vez acabado su etapa como juvenil (júnior en Portugal) comenzó su etapa de cesiones (esa de la que tantas veces hemos hablado), pasando por el Farense, donde hizo su début en la primera liga –durante dos temporadas-, el Vitória de Guimaraes e incluso una temporada en el AEK griego, para a partir del año 2005, ir integrándose paulatinamente en el FC Porto hasta hacerse con la herencia y el brazalete que hasta el momento portaba Pedro Emmanuel, que ya había heredado de otros centrales clásicos como Aloisio o Jorge Costa.
Una vez reintegrado a la disciplina del FC Porto, con la llegada de Jesualdo (a ver si alguna vez se le reconocen sus enormes méritos como reconstructor de FC Porto post-Mourinho), comenzó la evolución del rudo y, a veces, poco equilibrado, central al jugador maduro, eficaz y efectivo que vimos en los últimos años en los dragoes y que lo llevó, en el año 2007, a la selección nacional, lo cual no es fácil en un país en el que en los últimos años posee varios jugadores de altísimo nivel.



Al contrario de otros jugadores que, según van ampliándose sus responsabilidades, les cuesta asumir un lugar preponderante en sus clubs, Bruno Alves ha ido asumiendo mayor calma, confianza, espíritu de liderazgo, que atemperado sus impulsos y lo han convertido en un jugador de referencia que ha cambiado el parecer de buena parte de sus detractores.



Además de sus buenas cualidades defensivas, algunas ya comentadas como su dominio del juego aéreo –defensivo y ofensivo-, su gran sentido posicional que le evita dejar al descubierto su aparente lentitud, o capacidad de reacción, ha añadido la capacidad de medir sus entradas, de corregir errores de sus compañeros, colocar la defensa… Del mismo modo se ha revelado como un gran lanzador de golpes francos, añadiendo, a su potencia de disparo, la colocación del jugador que sabe que el trabajo es la base del triunfo en el fútbol.



Aunque en Rusia le está costando un poco recuperar el espacio que había alcanzado en o Dragao, y quizá no era el destino que en un principio él había esperado, está llegando a su madurez y, con el ocaso de Ricardo Carvalho, y el empujoncito que, de momento, parece faltarle a Rolando, es el momento para que Bruno Alves alcance la posición determinante en el fútbol portugués.

Un vídeo con sus virtudes



Otro con sus defectos



lunes, 9 de julio de 2012

Miguel Veloso (Portugal Exporta X)


Miguel Luís Pinto Veloso
11-V-86, Coimbra
1´80 y 79kg
Olivais e Moscavide (Cedido por el Sporting), Sporting, Génoa
Centrocampista (Defensivo)



Todavía hoy, cuando está a punto de iniciar su tercera temporada fuera de Portugal, cada vez que se habla de Miguel Veloso se hace referencia a dos comentarios habituales; el primero de ellos tiene que ver con su padre, el ex –jugador y capitán del Benfica e internacional con la selección portuguesa, António Veloso. El segundo está relacionado con su tradicional compañero desde la formación del Sporting y de las selecciones inferiores, Joao Moutinho, con el que formó una pareja en boca de todo el fútbol europeo durante unos cuantos años en el equipo leonino, y de la que se esperaba que, en algún momento dieran el salto a algún equipo grande a cambio de un buen traspaso.
Pero, por un lado, Miguel Veloso poco tiene que ver con su padre, es un jugador con mayores recursos técnicos, frente al carácter y la raza de la que hacía gala su progenitor, por lo que podríamos decir que ese primer comentario, si bien, nunca sobra, no debería ser más que un hecho anecdótico. Y por el otro, ni su final en el Sporting fue el más deseado, ni el gran traspaso a un grande europeo acabó llegando, aunque sí fue traspasado, y su destino fue una de las grandes ligas europeas, como el Génova, pero aquellos que esperaban que se convirtiese en uno de los grandes centrocampistas del continente todavía esperan su explosión definitiva.



Supongo que a cualquiera haya leído los dos párrafos anteriores les debe sorprender, que siendo su padre jugador del Benfica, Miguel se haya formado al otro lado de la 2ª circular, y es que el equipo encarnado rechazo al jugador en edad infantil, parece ser que por un problema de peso (y ciertamente, este problema se ha reproducido en algún momento). Así pues toda su formación tuvo lugar con el león al pecho y, curiosamente, al mando de Paulo Bento, en la temporada 2004-2005, se convirtió en campeón juvenil.
El salto al fútbol profesional supuso un disgusto para el jugador, pues antes de incorporarse al primer equipo fue cedido al modesto Olivais e Moscavide, adonde no fue muy satisfecho y con el que acabó ascendiendo a la entonces llamada “liga de honra. Allí cambió su posición desde el centro de la defensa al mediocentro, posición en la que acabaría consagrándose definitivamente en el Sporting en una serie de temporadas de gran nivel que lo llevaron a ser alabado y deseado por media Europa.
Pero ni su salida acababa por producirse, ni el Sporting acababa de conseguir los títulos pretendidos, y la situación comenzó a torcerse para el jugador, primero porque su rendimiento parecía estancado, incluso retrasó su posición al lateral en muchos partidos sin acabar de convencer ni en su nueva posición ni en su tradicional puesto en el eje del centro del campo de Alvalade. A ese bajón de su rendimiento se unieron diversos problemas con Paulo Bento, entonces entrenador del Sporting, e incluso problemas con su padre, por entonces su representante.



De tal modo que el Sporting acabó por prescindir de sus servicios y, una temporada después de haber rechazado 14 millones que había ofrecido el Everton por el jugador de Coimbra, Veloso fue traspasado al Genoa a cambio de 8 millones de euros y del pase de Alberto Zapater.
Así, de una tacada, los dos jóvenes en los que el Sporting había puesto sus esperanzas de marcar una época en Portugal acababan saliendo por la puerta de atrás, y no se oyeron muchas voces contrarias a su salida sino al “escaso” dinero que el equipo había recaudado por su venta.
En el equipo italiano su rendimiento ha mostrado luces y sombras, en su primera temporada, aunque sí tuvo minutos, le costó un poco adaptarse y rendir con regularidad. En esta segunda temporada, también fue alternando buenas actuaciones con otras menos logradas, y tampoco el rendimiento del equipo genovés le ha ayudado mucho. De todos modos, estas dos temporadas le han servido para ir madurando y recuperando sensaciones y, esta Eurocopa le puede servir para darle un nuevo impulso a su carrera, pues su rendimiento está siendo extraordinario, aportando al equipo no sólo la seguridad y el trabajo necesarios para todo mediocentro, sino dinamismo, salida ofensiva y también pausa en los momentos necesarios, recordando en ocasiones, con su juego al gran Paulo Sousa (con sus limitaciones ofensivas, claro está).



Como puede apreciarse, Veloso es un jugador todavía joven, 26 años, maduro, capacitado para soportar lapresión, con buen trato de balón y recursos técnicos, buena lectura de jeugo, buen desplazamiento vertical, un posicionamiento inteligente en el campo. Sus incorporaciones ofensivas son peligrosas, quizá menos habituales que en otros momentos de su carrera, pero justamente por esa razón, a menudo provocan desequilibrios en las defensas rivales, además no duda en utilizar su buen disparo a media distancia si se tercia. A todas esas cualidades, con el paso del tiempo ha ido incorporando trabajo, esfuerzo, pausa, inteligencia posicional y táctica..., en definitiva oficio. En su debe, hay que achacarle cierta lentitud y le sigue faltando mayor iniciativa ofensiva, ser capaz de convertirse en un generador de juego más que en un destructor o en un simple operario en el centro del campo, asumir mayor responsabilidad en el juego de su equipo aunque eso suponga asumir más riesgos y quedar en evidencia en ocasiones, pero si pretende estar en la primera línea del fútbol europeo debe poder afrontar estas situaciones.





Si a estas cualidades, se le unen una buena preparación física, la confianza de sus técnicos y la calma que aportan los años y la experiencia, no me cabe la más mínima duda, de que Veloso todavía podría dar un nuevo salto adelante en su carrera.
Veremos si no es flor de un día, y continúa su progresión, ahora que ha sido fichado por el Dinamo de Kiev.


viernes, 6 de julio de 2012

Pedro Geromel (Jugaron en Portugal II)


Pedro Tonon Geromel
21-IX-85, Sao Paulo (Brasil)
1´87 y 79 kg
Defensa Central
Palmeiras, Chaves, Vitória Guimaraes, Colonia.



Uno más de los jugadores brasileños poco conocidos que, desde muy jóvenes, afrontan una carrera europea hacia lo desconocido teniendo Portugal como base para darse a conocer y que, con el paso del tiempo, ha acabado por ser un trampolín para iniciar una carrera europea que, ahora, con el descenso del Colonia entra en un momento de impás de cara al futuro.
Con sólo 18 años, Geromel dejó un equipo grande como el Palmeiras para recalar en la pequeña villa fronteriza de Chaves, equipo actualmente en la 2º división –equivalente a nuestra 2ª B-, pero tradicionalmente un equipo ascensor y en aquel momento en 2ª división. Situación bastante común en bastantes jugadores que después de dar ese paso han acabado haciendo una carrera más que interesante en el fútbol europeo (Pepe o Deco son algunos de los últimos casos). Hemos visto que incluso jugadores como Hule lo hicieron en su momento, aunque tuviera que volver a Brasil; en este caso Geromel convivió con una familia portuguesa donde tuvo toda la ayuda necesaria para adaptarse a la vida europea.

Su despegue como jugador tuvo lugar en Guimaraes


Sus buenas actuaciones en el equipo flaviense llamaron la atención del Vitória Guimaraes, equipo con el que, de la mano de Jaime Pacheco debutó en el año 2005 en la división de honor y con el que en vivió el último descenso a segunda y el posterior regreso a la máxima categoría, último momento de drama vivido en la “cidade berce” y en el que destacaría extraordinariamente con sus buenas actuaciones defensivas que, sobre todo en la temporada 2007 lo convirtieron en uno de los centrales más determinantes de la liga y le abrieron las puertas de la bundesliga de par en par (previo pago de casi 4 millones de euros, claro está), en la que poco a poco ha ido adaptándose hasta convertirse en un jugador importante en el Colonia aunque esta temporada haya acabado con su descenso a la bundesliga 2.



Así pues, a punto de cumplir 27 años, Geromel se presenta como un jugador enormemente apetecible en el mercado europeo, además del Celta, otros equipos mucho más poderosos en todos los sentidos como el Werder Bremen se ha interesado por él, en plena madurez y con la tranquilidad que ofrece el hecho de haberse hecho ya un nombre en el fútbol europeo.



Geromel confiesa su admiración por Alessandro Nesta, y con el extraordinario central italiano comparte algunas características, su extraordinaria colocación, concentración –da la impresión de que ni siquiera necesite mancharse para ser eficaz-, su capacidad en el uno contra uno… por supuesto, le falta todo lo demás que ha convertido al ex–central de Lazio y Milan en uno de los grandes zagueros de los últimos años, pero ha ido evolucionando de ser un central bastante prototípico en el sentido clásico: poderoso en la distancias cortas, en su juego aéreo, cuerpeando, contundente, poco dado a complicarse la vida optando por el despeje o el balón en largo…  a poseer características más propias de los centrales actuales, mejor manejo de balón (hasta donde se le puede pedir), anticipación, saber bascular defensivamente y abandonar su zona de influencia para cerrar espacios…
Como decimos siempre, a los centrales que se desempeñan bien en equipos ordenados, replegados y con un balance defensivo bastante aseado, hay que verlos en ligas y equipos en los que se generen más espacios, en los que el defensa deba cubrir sus espaldas y las de sus compañeros, jugar en el Werder Bremen, por ejemplo, sería  una buena muestra de eso.
Resta por ver hacia dónde se dirigen los pasos del central paulista, pero, creo, está preparado para incorporarse a un equipo con aspiraciones y continuar dando pasos adelante en su carrera.

Más información sobre este jugador aquí 




martes, 3 de julio de 2012

Eurocopa 2012: Análisis en pocas líneas: Éxito, pero al final faltan los títulos.




Después de la derrota en las penaltis frente a España, la prensa portuguesa, en líneas generales, apelaba al orgullo como modo de devolverle al equipo -atacado con dureza desde muchos frentes desde los primeros días de concentración en Óbidos- lo muchísmo que había conseguido en un europeo en el que, desde el sorteo, muchos ya daban por eliminado al equipo de las quinas desde la primera fase. De hecho, en algunos foros, se esperaba tranquilamente a que se consumara lo que, por entonces, parecía lógico, que Holanda y Alemania dejasen en la cuneta a los lusos para sacar los cuchillos y ajusticiar a unos cuantos miembros de la selección empezando por el propio Paulo Bento, pero hete aquí que el equipo dio la cara desde el primer partido frente a Alemania, pese a la derrota,  y que una vez acabada la Eurocopa es el propio técnico de la selección el que pretende ajustar cuentas con algunas declaraciones fuera de tono.
El único problema es que apelar al orgullo no aporta títulos, queda muy bien y no sé hasta qué punto anima a los jugadores o a los propios aficionados, pero a la hora de la verdad poco tangible se puede sacar de ello. 
De todos modos, no hay duda de que Portugal ha hecho un excelente europeo y que muchos de sus jugadores han estado a un gran nivel, en algunos casos por encima de lo demostrado a lo largo de la temporada.

                          

Rui Patricio. Sobrio, seguro, eficaz, sin ningún atisbo de duda, salvando a su equipo en ocasiones (la prórroga frente a España), dirigiendo a la defensa con sobriedad y eficacia. Poco más se le puede pedir al portero del Sporting que, parece haberse confirmado definitivamente como el dueño indiscutible de la portería lusa.

Fabio Coentrao. Después de una temporada dubitativa -y es que la presión que existe en el Real Madrid es descomunal-, el lateral vilacondense fue uno de los mejores de su equipo, concentrado, atento, expeditivo, difícil de superar... aportó al flanco izquierdo seguridad y calma que, sin duda, le ayudarán en su segunda temporada con el Real Madrid en el que debe aportar precisamente esas cualidades que han hecho de él uno de los mejores laterales de la competición. En su debe, de todos modos, debemos anotar que su participación ofensiva no fue muy abundante y que, en ocasiones, parecía mentira que haya sido extremo con algunos centros desde la diagonal del área y a la cabeza de los centrales rivales que hizo

Joao Pereira. Cuando recibió apoyo de los centrocampistas, se vio seguro y por encima de la situación. En otros partidos, sobre todo la semifinal, pasó bastantes apuros frente a jugadores técnicos echando mano del otro fútbol para ir sobreviviendo. Aún así completó un europeo bastante aceptable, mostrando sus posibilidades frente a su próxima etapa en un equipo tan complicado como el Valencia. No se le puede pedir más, porque no hay más.

Pepe. Infranqueable, poderoso, expeditivo, rápido, siempre en el sitio adecuado y en el momento justo, temible si se me permite la expresión. Qué gran central si  "todos los cables" se mantienen bien conectados, de lo mejorcito que hay en el mundo.

Bruno Alves. Es una pena que en la semifinal frente a España se notase más su exceso de agresividad que las virtudes que posee el central poveiro. Pareció haber recuperado la confianza y el buen hacer conformando con Pepe un centro de la defensa contundente y efectivo. A ver si en la próxima temporada consigue recuperar en el Zenit el nivel que llevó a los rusos a poner 22 millones en los bolsillos de los dragoes.





Miguel Veloso. Por momentos a algunos nos pareció ver al mismísimo Paulo Sousa reencarnado, lástima de sus precauciones defensivas que no le permitieron soltarse ofensivamente, pero como parabrisas del equipo ha estado a un nivel que hacía tiempo que no se veía en este jugador. Sacrificado, trabajador, efectivo, capaz de sacar asimismo el balón con criterio, de apoyar a sus compañeros en la elaboración del juego y magnífico en su esfuerzo defensivo.

Joao Moutinho. Al igual que Veloso, también es un placer ver la mejor versión de un jugador qu eparecía estancado para el fútbol. Creativo, incisivo, sacrificado, poniendo kilómetros y trabajo sobre el campo, dirigiendo al equipo y dejando esa esencia de buen jugador que desprendía desde que apareció en el Sporting y que desde su aterrizaje en la invicta parece haber vuelto a destilar.

Raul Meireles. Es mi debilidad de la selección portuguesa; sus partidos en la primera fase yante la República Checa son para enmarcar, pues a su enorme despliegue físico hay que unir su lectura de juego, el saber estar y aparecer en el espacio necesario, su habilidad para dar el última pase, su empuje e impulso que permitió a Portugal plantarse en la semifinal con suficiencia. Lástima que ante España el despliegue físico acabase por ahogarlo y por oscurecer sus grandes prestaciones ofensivas de otros partidos, pero es lo que tiene jugar según las directrices del rival y no tratar de imponer tu propia idea ofensiva. Para mí, el europeo ha supuesto su confirmación como un jugador de primer nivel mundial sin duda alguna.

Cristiano Ronaldo. Excesivamente cargado de responsabilidad. Pretende ser la solución a todo, y a veces la calidad, el empuje y las ganas no dejan ver al genio. Resolutivo en algunos partidos, en otros el deseo de hacer no le permite disfrutar del juego, y ese es el gran defecto de Cristiano frente a la maoría de los grandes jugadores: a veces no sólo no disfruta sino que sufre, si fuese capaz de dejar eso a un lado, no me cabe la menor duda de que dejaría fluir todo su genio.

Nani. Otro al que le puede la presión en ciertos momentos. Es difícil tener que convivir con Cristiano como superesterella, pero al jugador de origen caboverdiano le pierde la indefinición a la hora de asumir la responsabilidad de compartir galones con el jugador del Real Madrid. Cuando lo hace, su aportación es definitiva, porque ambos extremos abren el campo de tal modo que acaban asfixiando por izquierda y derecha a los rivales. Cuando se deja llevar, pasa desapercibido, cuando asume galones los rivales tiemblan.

                       

Hélder Postiga. Hasta su lesión hiz lo mínimo que se le exigía; trabajo y al menos un golito. Si se acabase de una vez el dichoso debate del 9 sería mucho mejor para todos. Hsta que aparezca un killer en Portugal -si lo hace-. habría que ver las muchas cosas que aporta Postiga y conformarse con el hecho que necesite tres o cuatro intentos para facturar un gol..Es lo que hay, si continuamente se le menosprecia no va a mejorar sus números, si recibe apoyo y tiene confianza es posible que juegue con menos presión. Si alguien tiene otra idea mejor...

Hugo Almeida. Todo lo que se dijo de Postiga es extensible al delantero centro del Besiktas. Algunos delanteros tienen el instinto matador, otros necesitan más esfuerzos, pero a lo largo de una temporada sus números son más que correctos. Almeida entra dentro del segundo grupo, como Postiga, si obviamos el enorme trabajo que aporta y sólo prestamos atrención a que no es un goleador, no estamos siendo justos con las condiciones del futbolista. 

Nelson Oliveira. He aquí la constatación de que sus compañeros en la delantera están por delante de él. No se le puede pedir al tercer dlantero del benfica que ha jugado poco y que ha sido una de las sorpresas de la convocatoria que resuelva los problemas que han atenazado a sus selección en las últimas competiciones. Cuando confíen en él en su club, será la hora de pedirle cuentas, mientras tanto la Eurocopa ha supuesto para él una experiencia y una prueba de madurez que debería aprovechar la próxima temporada en el Benfica para dar ese paso adelante y pasar de promesa a jugador.

Silvestre Varela. Su fallo ante Alemania se vio recompensado con su milagroso gol frente a Dinamarca. Cuando entró en campo, se le vio, salió con una función y cumplió dicha función. No se le puede pedir más.

Custodio y Rolando. Sus apariciones fueron testimoniales, para reforzar el trabajo defensivo del equipo, para dejar pasar el tiempo y para hacer correcciones en el equipo -siempre defensiva, Paulo Bento, siempre defensivas- una vez que el resultado parecía amarrado. En el poco tiempo que actuaron lo primordial era no hacerlo mal, y en eso cumplieron.

                 

El resultado ha sido espectacular y aunque se haya quedado, una vez más, en "casi" y eso no aporte títulos, hay que tener en cuenta la complicado situación de la que se partía y que el equipo, en nombres, es claramente una plantilla inferior a la de otros países cuyos cambios siempore aportaban algo más al once que estaba en el campo, mejorándolo casi siempre, cosa que no ocurría en el banquillo portugués (otra cosa es que los cambios de Bento siempre han llegado con el partido muy avanzado y, con la excepción de Varela, siempre han sido para contener/defender). Que se mantenga el espíritu Ilidio Valle, ya les gustaría a muchos.


domingo, 1 de julio de 2012

Prohibidas las cesiones entre equipos de la primera liga. (Seguimos cambiando las normas)



Nuevo cambio de normas en la liga. Se han prohibido las cesiones entre equipos la liga Zon-Sagres, así pues no los equipos pequeños pueden recibir jugadores de los grandes y éstos han de pensar que hacen con sus interminable lista de contrataciones que  luego surtía a muchos equipos de la primera liga.
Nueva medida muy discutible que, sin duda, va a mercar el mercado de este verano y las plantillas de todos los equipos de la liga portuguesa. Recordemos que muchos de estos jugadores tampoco podrán militar en los equipos B que poseen restricciones sobre jugadores mayores de 23 años.
Los perjudicados son casi todos los equipos, incluso el Sporting Braga que podría parecer ajeno a todo esto, pero el equipo arsenalista, al igual que los equipos de Madeira, por ejemplo, se verán más beneficiados que otros al contar con cierta autonomía económica -más evidente en los Guerreiros do Minho- y estabilidad institucional y deportiva, así como de sus plantillas, a la hora de poder configurar sus equipos temporada a temporada y no reconstruir las plantillas en un altísimo porcentaje como deben hacer buena parte de los equipos de la liga Zon-Sagres.
El resto tendrá que tirar de cantera propia o de la infinita lista de jugadores que llegan procedentes de otras latitudes, sobre todo brasileños poco conocidos o de escalones secubndarios (ojo, que algunos salen más que rentables) para cubrir los huecos que antes se utilizaban para pulir a los jóvenes jugadores procedentes de las canteras de los grandes.



Para mí un error más de la liga.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...