lunes, 9 de julio de 2012

Miguel Veloso (Portugal Exporta X)


Miguel Luís Pinto Veloso
11-V-86, Coimbra
1´80 y 79kg
Olivais e Moscavide (Cedido por el Sporting), Sporting, Génoa
Centrocampista (Defensivo)



Todavía hoy, cuando está a punto de iniciar su tercera temporada fuera de Portugal, cada vez que se habla de Miguel Veloso se hace referencia a dos comentarios habituales; el primero de ellos tiene que ver con su padre, el ex –jugador y capitán del Benfica e internacional con la selección portuguesa, António Veloso. El segundo está relacionado con su tradicional compañero desde la formación del Sporting y de las selecciones inferiores, Joao Moutinho, con el que formó una pareja en boca de todo el fútbol europeo durante unos cuantos años en el equipo leonino, y de la que se esperaba que, en algún momento dieran el salto a algún equipo grande a cambio de un buen traspaso.
Pero, por un lado, Miguel Veloso poco tiene que ver con su padre, es un jugador con mayores recursos técnicos, frente al carácter y la raza de la que hacía gala su progenitor, por lo que podríamos decir que ese primer comentario, si bien, nunca sobra, no debería ser más que un hecho anecdótico. Y por el otro, ni su final en el Sporting fue el más deseado, ni el gran traspaso a un grande europeo acabó llegando, aunque sí fue traspasado, y su destino fue una de las grandes ligas europeas, como el Génova, pero aquellos que esperaban que se convirtiese en uno de los grandes centrocampistas del continente todavía esperan su explosión definitiva.



Supongo que a cualquiera haya leído los dos párrafos anteriores les debe sorprender, que siendo su padre jugador del Benfica, Miguel se haya formado al otro lado de la 2ª circular, y es que el equipo encarnado rechazo al jugador en edad infantil, parece ser que por un problema de peso (y ciertamente, este problema se ha reproducido en algún momento). Así pues toda su formación tuvo lugar con el león al pecho y, curiosamente, al mando de Paulo Bento, en la temporada 2004-2005, se convirtió en campeón juvenil.
El salto al fútbol profesional supuso un disgusto para el jugador, pues antes de incorporarse al primer equipo fue cedido al modesto Olivais e Moscavide, adonde no fue muy satisfecho y con el que acabó ascendiendo a la entonces llamada “liga de honra. Allí cambió su posición desde el centro de la defensa al mediocentro, posición en la que acabaría consagrándose definitivamente en el Sporting en una serie de temporadas de gran nivel que lo llevaron a ser alabado y deseado por media Europa.
Pero ni su salida acababa por producirse, ni el Sporting acababa de conseguir los títulos pretendidos, y la situación comenzó a torcerse para el jugador, primero porque su rendimiento parecía estancado, incluso retrasó su posición al lateral en muchos partidos sin acabar de convencer ni en su nueva posición ni en su tradicional puesto en el eje del centro del campo de Alvalade. A ese bajón de su rendimiento se unieron diversos problemas con Paulo Bento, entonces entrenador del Sporting, e incluso problemas con su padre, por entonces su representante.



De tal modo que el Sporting acabó por prescindir de sus servicios y, una temporada después de haber rechazado 14 millones que había ofrecido el Everton por el jugador de Coimbra, Veloso fue traspasado al Genoa a cambio de 8 millones de euros y del pase de Alberto Zapater.
Así, de una tacada, los dos jóvenes en los que el Sporting había puesto sus esperanzas de marcar una época en Portugal acababan saliendo por la puerta de atrás, y no se oyeron muchas voces contrarias a su salida sino al “escaso” dinero que el equipo había recaudado por su venta.
En el equipo italiano su rendimiento ha mostrado luces y sombras, en su primera temporada, aunque sí tuvo minutos, le costó un poco adaptarse y rendir con regularidad. En esta segunda temporada, también fue alternando buenas actuaciones con otras menos logradas, y tampoco el rendimiento del equipo genovés le ha ayudado mucho. De todos modos, estas dos temporadas le han servido para ir madurando y recuperando sensaciones y, esta Eurocopa le puede servir para darle un nuevo impulso a su carrera, pues su rendimiento está siendo extraordinario, aportando al equipo no sólo la seguridad y el trabajo necesarios para todo mediocentro, sino dinamismo, salida ofensiva y también pausa en los momentos necesarios, recordando en ocasiones, con su juego al gran Paulo Sousa (con sus limitaciones ofensivas, claro está).



Como puede apreciarse, Veloso es un jugador todavía joven, 26 años, maduro, capacitado para soportar lapresión, con buen trato de balón y recursos técnicos, buena lectura de jeugo, buen desplazamiento vertical, un posicionamiento inteligente en el campo. Sus incorporaciones ofensivas son peligrosas, quizá menos habituales que en otros momentos de su carrera, pero justamente por esa razón, a menudo provocan desequilibrios en las defensas rivales, además no duda en utilizar su buen disparo a media distancia si se tercia. A todas esas cualidades, con el paso del tiempo ha ido incorporando trabajo, esfuerzo, pausa, inteligencia posicional y táctica..., en definitiva oficio. En su debe, hay que achacarle cierta lentitud y le sigue faltando mayor iniciativa ofensiva, ser capaz de convertirse en un generador de juego más que en un destructor o en un simple operario en el centro del campo, asumir mayor responsabilidad en el juego de su equipo aunque eso suponga asumir más riesgos y quedar en evidencia en ocasiones, pero si pretende estar en la primera línea del fútbol europeo debe poder afrontar estas situaciones.





Si a estas cualidades, se le unen una buena preparación física, la confianza de sus técnicos y la calma que aportan los años y la experiencia, no me cabe la más mínima duda, de que Veloso todavía podría dar un nuevo salto adelante en su carrera.
Veremos si no es flor de un día, y continúa su progresión, ahora que ha sido fichado por el Dinamo de Kiev.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...