martes, 11 de septiembre de 2012

Sporting Braga (Análisis Liga 2012-2013)




Desde hace varios años –coincidiendo con la presidencia de António Salvador- el Sporting Braga ha llegado a las primeras posiciones de la liga portuguesa para quedarse definitivamente. Ya no sólo hablamos del cuarto grande –posición que han ocupado distintos equipos a lo largo de la historia- sino de uno de los cuatro grandes, ya que a lo largo de las tres últimas temporadas siempre ha superado, al menos, a uno de los tres sempiternos grandes del fútbol “dos nossos irmaos”
Ya al final de la pasada temporada, su presidente avanzó que estaba muy contento con todas las alabanzas y buenas palabras recibidas desde todos los frentes, pero que “os gverreiros do Minho” querían un título, el que fuese, pero un título que refrende de una vez por todas estos años gloriosos y que no quede como algo etéreo de lo que hablan quienes lo vieron (claro que Fernando Roig, presidente del Villarreal, equipo con el que podría compararse hasta cierto punto, desde una posición mucho más modesta claro está, dijo lo mismo justamente en la temporada en que el equipo castellonense acabó en 2ª división). Veremos qué sucede.



Tradicionalmente se dice que el Sporting Braga ficha muy bien a partir de los jugadores que los grandes –ya estamos utilizando otra vez esta palabra sin incluír al equipo arsenalista- no saben aprovechar,y esta temporada Rúben Micael o Beto, son una buena muestra, así como de jugadores que destacan en equipos más pequeños y que viven en la ciudad de los arzobispos su primera piedra de toque al máximo nivel, Ismaily o Éder son ejemplos de ello, pero con los deberes económicos absolutamente hechos con la clasificación para la fase de grupos de la Champions y las ventas de Ewerthon y sobre todo, Rodrigo Lima, el equipo arsenalista quiere más, mostrando que otro modo de trabajar es posible más allá del fichaje de los grandes nombres que hacen sus oponentes.
Habrá que ver si la exigencia de estar en tantas competiciones, y de querer hacerlo bien en todas, no acaba pasándole factura al equipo, la derrota en Paços de Ferreira poserior a la clasificación de la Champions, debería ser un buen aviso de ello.

Veamos quiénes son los gverreiros este año:

PORTERÍA

Con el fichaje de Beto, el Sporting Braga tiene una de las mejores parejas de porteros de la liga junto a Quim, de cuya trayectoria poco hay que decir y cuyos 41 partidos disputados la pasada temporada refrendan bastante bien su posición en el equipo. En cuanto al primero, antiguo portero del FC Porto, y que llega a la ciudad de los arzobispos procedente del Cluj rumano, -y del que nosotros hemos hablado aquí en su momento- el que pudiese tener alguna duda, supongo que las habrá disipado después de ver la previa de Champions League ante el Udinese.

El tercer portero, actual titular en el equipo B, es el ex-portero del Valencia, Cristiano, que la pasada temporada militó en el filial del equipo Che .

DEFENSA

El fichaje del lateral brasileño Ismaily, procedente del Olhanense, viene a cubrir la principal laguna de los gverreiros do Minho en la retaguardia, donde el irregular Elderson no acaba de convencer del todo, justamente por ese rendimiento errático que le hace combinar actuaciones bastante convincentes con otras más grises no sólo a lo largo de la temporada sino durante el mismo partido. El potente lateral brasileño se ha adaptado muy bien al flanco izquierdo aportando al equipo, primero seriedad defensiva, y de modo añadido, profundidad, llegada y un poderoso disparo. Veremos si le dura toda la temporada o se va desinflando con el paso de las jornadas.

La otra banda sigue siendo de Leandro Salino, convertido a lateral y confirmado en esa posición a lo largo de la pasada temporada. El brasileño, anteriormente centrocampista, ofrece toneladas de esfuerzo y un control táctico más que notable. Le sigue faltando llegada o, para ser más exactos, convicción ofensiva.
El ex-lateral de los castores Baiano asegura un recambio de ciertas garantías en el lateral derecho –y otras posiciones- sin ser un jugador especialmente brillante, sí es un defensa eficiente

El centro de la defensa tiene una serie de jugadores de bastante nivel y con mucho recorrido deportivo por delante, Paulo Vinicius, Douglao o Nuno André Coelho (hablamosde él aquí) son tres centrales de garantía con muy buenas cualidades, y suficiente experiencia para liderar al equipo desde atrás. El cuarto central, recién fichado del Uniao Leiria, el alemán Maximilian Haas, no ha tenido mucha suerte con las lesiones y parece peor situado a priori, pero la temporada es muy larga y la carga de partidos dictará quiénes acabarán jugando.

CENTRO DEL CAMPO

La llegada de Rúben Micael sirve para apuntalar el centro del campo bracarense con jugadores muy móviles, técnicos, dinámicos… y portugueses (algo que se echa bastante en falta en Portugal) en una línea en la que el centro neurálgico sigue pasando por Hugo Viana, jugador básico y verdadero termómetro del equipo, que marca cuál es la situación del equipo en el campo aunque, quizá, no sea el jugador más determinante. La parte fea del trabajo la realiza sin muchos alardes el internacional Custodio, que maneja la parcela más retrasada de la medular como nexo entre la defensa y los jugadores más creativos, pero que nadie se engañe, el centrocampista de Guimaraes no es un trotón que hace kilómetros barriendo cualquier balón que se encuentra a su alrededor sino que sabe dar inicio a la jugada ofensiva, sabe qué decisión tomar más que servir de porteador del balón entre la retaguardia y los jugadores de buen nivel técnico.
Los primeros partidos de esta temporada, sobre todo la gran eliminatoria previa de Champions, parecen traer de vuelta la mejor versión de Márcio Mossoró, el jugador que marca la diferencia entre una jugada de ataque y una jugada determinante, el hombre que sabe cambiar el ritmo de juego, que pone la calidad, la dirección de la orquesta.
Si el técnico opta por jugar con extremos, ahí aparecen las figuras de Helder Barbosa y Alan. El primero –del que ambién hablamos por aquí- todo calidad por la banda izquierda, un estilete ofensivo con una técnica exquisita, elegancia y veneno en sus incursiones por el flanco, un jugador al que se esperaba desde hace mucho tiempo y que parece estar emergiendo en busca de ese salto definitivo al primer nivel del fútbol portugués –y ya sabemos cómo se paga eso-. Del brasileño, casi portugués, Alan poco se puede decir ya, aunque su mejor versión probablemente ya ha aparecido, sin embargo su presencia, su experiencia, su buen nivel técnico y su garra, siguen siendo más que necesarias en los gverreiros.
Jugadores como Djamal o Rúben Amorim garantizan relevos de garantías, el primero como todoterreno en el centro del campo, a Djamal le falta cierta habilidad técnica pero es un profigio físico con mucha llegada, el ex –centrocampista de Belenenses y Benfica es un multiusos adaptable a cualquier posición de la medular al que, quizá y extrañamente, tanta polivalencia ha acabado por perjudicarle un poco ya que no ha acabado de adaptarse definitivamente a ninguna posición.

DELANTERA

La salida de Lima deja claramente un hueco en el equipo sobre todo en relación a los 26 goles conseguidos a pasada temporada en todas las competiciones oficiales, que ya veremos cómo ocupa el recién llegado Michel, conocido en sus primeros tiempos en Portugal como “o Hulk de Peñafiel”, jugador muy poderoso, con una potente pierna izquierda, pero al que le falta bastante experiencia al mayor nivel competitivo y que, ya veremos si acaba haciéndose con la titularidad frente a otros delanteros de nivel medio que militan en el equipo, como el recientemente llamado por Paulo Bento para la selección nacional, Éder, jugador que tiene una progresión envidiable pero que debe hacer al completo una temporada a un nivel mayor que ha hecho anteriormente. Otras opciones son Carlao, que parecía llegar el año pasado con muchas opciones, pero no contó mucho para Leonardo Jardim, ni parece que lo esté haciendo para José Peseiro, el joven caboverdiano Zé Luís, jugador conbastante potencial –hablamos de él aquí en su momento- pero que necesita mucho trabajo táctico y muchos minutos de juego para mostrar sus cualidades. Opciones, menores, también para el sustituto de Michel el año pasado en el Peñafiel, Manoel, jugador que también necesita pulirse, participar, tener tiempo, minutos y confianza para mostrar en primera división cualidades que se han vislumbrado en divisiones inferiores.

José Peseiro ante una gran oportunidad
de trabajar con tranquilidad


EQUIPO B

En el equipo B del Sporting Braga, encontrarán nuevos gverreiros que, en momentos puntuales, podrán incorporarse a la primera plantilla sin que se resienta el nivel, y que, si finalmente tiene lugar la evolución adecuada –para ello se han creado estos equipos- sean el relevo de los actuales jugadores del equipo.
La gravísima lesión de Alan nos privará de ver a una de las perlas del juvenil del Braga en la pasada temporada, pero en todas las posiciones hay jugadores con cierto potencial como el central sub21, Aníbal Capela, el centrocampista brasileño Carlos Eduardo, Guilherme, que baja desde el primer equipo en busca de continuidad, o los delanteros Edson Rivera, Bérgson o Piquetti pueden aparecer poco a poco en lugares más importantes de la liga portuguesa.  


António Salvador: el jefe de todo esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...