martes, 2 de octubre de 2012

Daniel Carriço (Galiciables XXIII)

Daniel Filipe Martins Carriço
4-VIII-88, Cascais
1´81 y 74 kg
Defensa Central
Sporting, Olhanense, AEL Limassol, Sporting



Hijo y hermano de futbolistas, Daniel Carriço forma arte de la Academia del Sporting desde su inauguración y forma parte de la misma generación que Rui Patricio, Adrien o Bruno Pereirinha, y a nivel nacional con Coentrao u Orlando Sá, por ejemplo, con quienes jugó el europeo sub19 de 2007 (en el que, por cierto, fue elegido en el 11 ideal del campeonato), y el posterior mundial sub20.

Aunque ya fue José Peseiro el que le dio la oportunidad de entrenar con el primer equipo, sería Paulo Bento el que confió en él como central del primer equipo, paso que, como ocurría en el Sporting habitualmente, tuvo lugar de forma natural y sin generar demasiadas dudas sobre su rendimiento en el primer equipo leonino. Y es que, al contrario de lo que sucedió con otros jugadores, como con el hoy indiscutible Rui Patricio, no se oyó ninguna crítica en torno al rendimiento del defensa de Cascais, sino más bien todo lo contrario ya que pronto se convirtió en un jugador de jerarquía en un equipo siempre anhelante por contar nuevamente con jugadores de la cantera que asuman la responsabilidad de conducir al Sporting hasta los títulos, aunque en los últimos tiempos no se les estén dando ni las oportunidades ni mucho menos la confianza que necesitarían para hacerlo sin conflictos.



Pero, como ocurre tantas veces en el fútbol portugués, antes de incorporarse definitivamente al primer equipo sportinguista, cuando dio el salto al fútbol profesional desde el equipo sub19 estuvo cedido durante media temporada en el Olhanense, equipo en el que no acabó de encontrar su sitio y en el que lo poco que jugó lo hizo como mediocentro defensivo (posición en la que curiosamente acabaría jugando la pasada temporada en el propio Sporting). Así pues acabó abandonando el club algarvío en el mercado de invierno con rumbo a Chipre. En el AEL Limassol, continuó su evolución como jugador, siempre en el centro de la defensa, que le permitió incorporarse a la plantilla principal leonina en la temporada siguiente y, ya con Bento en el banquillo, como hemos dicho, no ceder nunca su sitio en el once… hasta que el ahora seleccionador nacional abandonó el club blanquiverde.

Al comienzo de la pasada temporada, Domingos Paciência confió en él como mediocentro después de la lesión de Fabián Rinaudo… y en esa posición se quedó durante toda la temporada –sobre todo cuando el Sporting incorporó al brasileño Xandao para ocupar el centro de la defensa- combinando el once inicial, en menos ocasiones, con el banquillo, situación nueva e incómoda para él, que se prolongó con la llegada de Sá Pinto al banquillo y llegó hasta el final de temporada cumpliendo, sin duda, el año más flojo desde su ingreso en el Sporting y quedando, por tanto, fuera de los 23 escogidos por el seleccionador nacional para la Eurocopa de Polonia-Ucrania.



Con las incorporaciones que ha realizado el Sporting este verano, tampoco parece que esta situación vaya a cambiar mucho durante esta temporada, veremos qué es lo que sucede a lo largo del año porque parece que de ser capitán e indiscutible en el equipo, el jugador de Cascais ha pasado a ser, claramente, prescindible.

Pese a no tener el físico habitual en un central, debido a su capacidad técnica, sus buenas cualidades y sus grandes recursos técnicos se impuso en la defensa del Sporting tanto en sus categorías inferiores como en su salto al primer equipo después de la lesión de Tonel, jugador que acabaría perdiendo definitivamente su sitio en la defensa del equipo leonino con su llegada teniendo que buscar una salida en Croacia para continuar con su carrera, en una liga bastante inferior a la que merece, por cierto- junto al otrora Anderson Polga, que este año también abandonó la disciplina verdiblanca.
Carriço es un central más que competente, con experiencia y dominio de la situación, expeditivo al corte, ordenado, disciplinado, con un extraordinario manejo de los espacios, buena capacidad de corrección, buena disposición a la hora de salir al cruce. De frente es un defensa bastante complicado de superar, pues domina muy bien los recursos defensivos, con limpieza a la hora de situar el cuerpo o meter la pierna, aunque debería mejorar a la hora de que no le ganen la espalda y de correr hacia atrás con mayor diligencia.
Cuando sus entrenadores han decidido que jugase como centrocampista es porque vieron en él cualidades para ocupar mucho espacio, una buena lectura táctica del juego a la hora de replegarse y una buena capacidad para ocupar distintos espacios por delante de la defensa, así como un manejo del balón relativamente aseado.



La verdad es que Carriço quizá no sea el central indiscutible que iba a marcar una época en el Sporting que se nos quiso vender al inicio de su carrera –la rapidez para ensalzar o hundir jugadores de la prensa lusa es incluso superior a la española, que entre uno yotro extremo le da un amplio espacio para ignorarlos- pero tampoco es un jugador para no ir convocado partido a partido como está ocurriendo actualmente siendo un jugador insignificante en el equipo lisboeta.
El equipo que pueda rescatarlo para el fútbol se hará con un jugador con unas condiciones más que interesantes, experiencia a buen nivel competitivo y, supongo, muchas ganas recuperar su prestigio deportivo.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...