miércoles, 31 de octubre de 2012

Diego Capel (Españoles en Portugal III)


Diego Ángel Capel Trinidad
16-II-88, Albox (Almería)
1´73 y 67 kg
Extremo Izquierdo
Sevilla, Sporting


Cuando la temporada pasada el Sporting anunció la incorporación de Diego Capel a sus filas, mucha gente se quedó enormemente sorprendida, primero, por el mero hecho del fichaje del almeriense, y después por el precio pagado por él, tres millones y medio de euros, lo que para muchos aficionados sevillistas era mucho menos de lo que, creían, valía una de las perlas de la cantera de Nervión.



Aunque con 12 años, el Barcelona decidió incorporarlo a La Masía, el jugador no pudo adaptarse a estar fuera de casa y acabó regresó a su casa y a su club de siempre (Olula del Río), donde, eso sí, se incorporó una categoría por encima de la que le tocaba por edad. Sus grandes actuaciones le sirvieron para incorporarse al C.D. Oriente, y de ahí no tardó mucho en ser captado por técnicos del Sevilla FC.
 En el equipo sevillista, con 16 años formaba parte del filial y no tardó en debutar con el primer equipo hispalense (frente al Atlético de Madrid, en 2004), siendo el segundo jugador más joven de la historia en hacerlo, después de José Antonio Reyes.



La ascensión de Capel fue meteórica, y pronto se hizo con un hueco en el once inicial del equipo hispalense, llegando, en el año 2009, a debutar con la selección nacional. Sin embargo, cuando parecía que a su carrera sólo le quedaba dar un último salta, a partir de ese momento, curiosamente, fue paulatinamente en dirección contraria; primero perdiendo poco a poco protagonismo en su equipo con la llegada de Diego Perotti y con unas actuaciones bastante por debajo de lo que se esperaba del extremo de Albox, en un equipo que se frotaba las manos con las dos bandas de la cantera formadas por Jesús Navas y él mismo.



Pese al bajón en su rendimiento, aunque para ser exactos más que no jugar bien comenzó a ser intermitente combinando buenas actuaciones con otras, más de las deseadas, en los que parecía pasar inadvertido durante el partido, lo cual le conllevó una evidente pérdida de protagonismo,  su salida del club, y que esta se produjese a cambio de “sólo” 3´5 millones de euros, y con dirección a Portugal, sorprendió enormemente a la afición sevillista que contaba con el extremo almeriense como un jugador de la casa, que permanecería en el club durante muchos años, sobre todo teniendo en cuenta la enorme cantidad de ofertas que el equipo había rechazado desde su repentina y exitosa aparición en el club.



En el Sporting la calidad de Capel no ha pasado desapercibida, y su espectacular estilo pronto ha calado en la afición leonina que le tiene un gran estima y jalean sus arrancadas por la banda siniestra, aunque en líneas generales, aunque el rendimiento del equipo tampoco ha ayudado mucho, su rendimiento ha estado bastante en la línea con el que había demostrado en los últimos años en el Sevilla combinando partidos en los que ha marcado la diferencia siendo un jugador básico en el juego ofensivo de su equipo, con otros partidos mucho más grises, un poco en consonancia con la irregularidad del equipo sportinguista, como hemos comentado.



Los que conocen a Capel saben que es un extremo a la vieja usanza de grandes arrancadas en velocidad, prácticamente haciendo slaloms con los defensas rivales, con el balón pegadito al pie izquierdo (el derecho no lo utiliza prácticamente nada, pero su extraordinaria zurda compensa, sin duda, ese defecto. ). Con el balón en los pies es un estilete, un jugador al que sólo se puede detener con faltas –en muchos caso un poco fuera de tono-, y que, con espacios, es un jugador casi imparable. Capel es un jugador entregado, irreverente, que enciende a la grada con sus cabalgadas, que no duda en pedir el balón y percutir una vez tras otra sobre las defensas rivales. 
¿Cuál es el problema entonces?; hemos hablado de la irregularidad a la que debemos añadir cierta displicencia defensiva que, según quién sea su entrenador, puede afectarle más o menos, pero si hay algo que es preocupante en el extremo almeriense es que parece no haber progresado en su juego a lo largo de las últimas temporadas, y tampoco en el Sporting parecen haber cambiado demasiado las cosas, y es que aunque ha sido uno de los jugadores más importantes de la plantilla, no ha mostrado nada distinto a lo que ya había mostrado en España. Veremos si esta temporada, cuando ya es un jugador al que los rivales conocen y van a vigilar con enorme atención, el extremo español nos sorprende con una temporada en la que muestre sus mejores armas.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...