martes, 6 de noviembre de 2012

Rubén Micael (Series Medias VI)


Rúben Micael Freitas da Resureiçao
19-VIII-86, Cámara de Lobos (Portugal)
1´75 y 73 kg
Medio
Uniao Madeira, Nacional, FC Porto, Zaragoza (cedido por el Atlético de Madrid), Sporting Braga



Cuando el año pasado, en medio de la vorágine del traspaso de Falcao, Ruben Micael se incorporó al Real Zaragoza previo paso fantasma por el Atlético de Madrid –ahora que se investigan en Argentina este tipo de operaciones, quizá habría que echarles un vistazo a los “extraños” movimientos que se han producido en Portugal en los últimos años-, en España todo el mundo tenía claro que el jugador de Madeira no era más que un lastre al que obligaba el interés del Atlético por incorporar al Tigre a sus filas, y que su estancia en el Manzanares era absolutamente imposible –curiosamente nadie pensó lo mismo de un jugador con mucho menos bagaje como Pizzi- y su salida a Zaragoza –otro club en el que la mano de Gestifute era evidente—parecía la mejor, y única opción posible, para el jugador.



Y es verdad que Rúben Micael (pronúnciese Rubén, agudo, a la española, aunque la tilde la lleve en la u) era un jugador semidesconocido en España, pero en absoluto lo era en Portugal sonde en pocos años había hecho un carrera fulgurante y su rendimiento lo había llevado desde Madeira a Oporto, con su lógica llegada a la selección nacional. Cierto es que su rendimiento en Zaragoza no estuvo a la altura de las expectativas que el jugador tenía, aunque el año del  equipo maño no fue normal en absoluto, y que, de algún modo, el jugador perdió una buena oportunidad para darse a conocer más allá de las fronteras del fútbol nacional, pero cuando este año nadie sabía qué hacer ocn él, el oportuno António Salvador, le echó guante para su gran Sporting de Braga hecho, precisamente, de jugadores como Micael, hombres de gran nivel que los grandes dejan escapar y que marcan la diferencia en un equipo como los gverreiros que, creo, hace algunos años que ha dejado de estar al acecho de los grandes para enfrentarse a ellos de tú a tú, y el comienzo de esta temporada no ha hecho más que refrendarlo.



Rúben Micael surgió como un ciclón para todo el fútbol portugués en la temporada 08/09, procedente del Uniao de Madeira y, como no podía ser menos, fue lanzado al primer equipo del Nacional de la mano del profesor Manuel Machado (actualmente de regreso al equipo madeirense), siendo uno de los pocos casos que se escapan a los mil ojos de los omnipresentes tres grandes.



Aunque se inició en el mundo del fútbol en el GD Estreito, sería en los infantiles de la Uniao Madeira (el tercer equipo de la isla, pero siempre el primero en el corazón de los románticos del fútbol) en el que iría percibiendo este deporte como algo más serio. Ya desde los 17 años compaginaría los juveniles con el primer equipo (entonces en 2ª división B), con el que debutó con esa edad, y en el que, con sólo 21, ya era capitán.  Así que, pese a tener ofertas de otros equipos del continente, no lo dudó cuando el Nacional se interesó por sus servicios y se incorporó a la Choupana a cambio de 60 mil euros por el 50% de sus derechos. Una auténtica ganga para un jugador que pasó de jugar de 2ª B a hacerlo en la primera categoría sin aparente esfuerzo, que ya fue titular en el primer partido de liga de esa temporada frente a Leixoes, y cuyo gol en San Petersburgo sirvió para eliminar al Zenit y obtener el paso liguilla de la Europa League de ese mismo año, en la que marcaría algunos goles más, uno al Athletic Club de Bilbao, por ejemplo.
Su salto a un grande parecía cercano, y el FC Porto no tardó en extender sus redes hacia él en un traspaso bastante económico, para las cifras que se manejaban, por un tanto por ciento del pase del jugador. Aunque debutó con dos goles al Beira-Mar, en la Invicta le costó imponerse, aunque sí jugó bastantes partidos en el tridente del centro del campo, aunque entre los centrocampistas que tenía entonces el equipo blanquiazul en su posición, Guarín, Belluschi, y las llegadas de Moutinho o el año pasado de Defour, de tal modo que su inclusión en el negocio Falcao, y más a las alturas del mercado en las que se realizó el mismo, sorprendieron a muchos.



Con su incorporación al Sporting Braga, y por lo visto al inicio de esta campaña, da la impresión de que este “supuesto” paso atrás no será más que un nuevo trampolín para el jugador de Madeira que parece haber recuperado su nivel, importancia y visibilidad en el fútbol portugués, lo cual ha conllevado también su retorno al equipo nacional y, después de la clasificación del equipo arsenalista para la liguilla de la Champions, con un sorteo que abre ciertas opciones de éxito, puede volver a situarlo, a él y a alguno de sus compañeros, en el escaparate del fútbol europeo.



Micael es un centrocampista ofensivo, vertical, inteligente, que sin ser un prodigio técnico se defiende con el balón en los pies, con mucha movilidad en el campo, con habilidad para aprovechar los espacios de la defensa rival, aprovechando muy la segunda oleada en los ataques, apareciendo por cualquier hueco en el área, donde, rápidamente, arma el disparo.
Es un jugador que ofrece muchas soluciones ofensivas al equipo, que igualmente aporta trabajo defensivo, aspecto en el que ha mejorado bastante, aporta mucha cohesión a la medular tanto en la posición más adelantada del tridente, como está jugando en Braga, o como punto de partida de la jugada, por delante de Custodio –haciendo de Hugo Viana para entendernos- donde también puede jugar si así lo requiere su técnico, aunque, y esta es una opinión personal, su rendimiento crecería en un centro del campo formado por cuatro jugadores.



Veremos si este inmejorable comienzo de temporada se mantiene a lo largo del año, y tanto Rúben Micael como el Sporting de Braga acaban refrendando sus aspiraciones, para situar al equipo de la ciudad de los arzobispos en la carrera por los títulos, que es el único paso que le queda por dar para su definitiva consagración a la altura de los grandes.



Precisamente hace pocos días se confirmó que el Sporting Braga se hacía con la mitad de los derechos sobre el jugador que, hasta el momento, poseía el Atlético de Madrid que, recordemos, lo fichó junto a Falcao –sí, sí, los traspasos raros made in factoría Mendes  y no sé si tendrá relación o no con el fichaje de Pizzi por el Atlético por ¡13 millones de euros!-. Queda claro, entonces, que los Gverreiros do Minho confían firmemente en el jugador de Madeira. Yo creo que se lo merece y que, su labor será premiada para ser algo más que un jugador importante en la liga de Portugal..


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...