domingo, 30 de diciembre de 2012

Alan (Grandes en Portugal VII)


Alan Osório da Costa Silva
19-IX-79, Salvador (Brasil)
1´80 y 70 kg
Extremo
Ipatinga, Marítimo, FC Porto, Vitória Guimaraes (cedido), Sp. Braga



Después de casi trece años en Portugal, no creo que haya que presentarle a nadie a  Alan, ya que en su extensa carrera en la liga portuguesa se ha convertido en un clásico de la misma; asumiendo un camino que no muchos jugadores han tenido la paciencia de seguir pero que a él le ha hecho convertirse en uno de los faros del equipo arsenalista, un jugador capital para que el Sporting Braga haya pasado de ser un equipo modesto a convertirse en los actuales gverreiros do Minho.
Al igual que otros jugadores brasileños que en los últimos años han despuntado en Europa, Alan aterrizó en la liga portuguesa procedente de un equipo menor brasileño vía Madeira, -para jugar en el Maritimo-, y después de unas buenas temporadas en la isla dio el salto a un equipo grande, en este caso fue el FC Porto lanzó sus redes sobre él. Al servicio de los dragoes logró sus únicos títulos en Portugal, aunque no participó mucho en ellos cumpliendo con otro de los supuestos habituales en el futbol luso (jugadores que despuntan en equipos pequeños pero que no acaban teniendo el mismo rendimiento cuando se incorporan a uno de los grandes).

 Así pues el FC Porto decidió cederlo al Vitória Guimaraes buscando que el jugador pudiese disfrutar de minutos y recuperar sensaciones. Finalmente acabaría incorporándose en el gran rival del Minho, asentándose en el equipo de la ciudad de los arzobispos como una pieza clave para el juego de un equipo en continuo crecimiento, tanto en el campo como en el vestuario, donde poco a poco fue convirtiéndose en un jugador importantísimo por su ascendencia en el equipo- es el actual capitán-, convirtiéndose no sólo en uno de los iconos del equipo sino también en uno de los jugadores más resolutivos de todo el campeonato, y mostrando también a muchos otros jugadores que no acaban teniendo sitio en los tres grandes, que más allá de estos equipos sí es posible disfrutar del fútbol en otros clubs portugueses de menor trascendencia, que a veces la sempiterna obsesión que existe en Portugal con llegar a los grandes no permite ver el bosque que forman los demás equipos de la liga portuguesa en los que es posible jugar y hacer una carrera en la que se impliquen con los equipos que representan (Cosa cada vez más difícil en el mercado persa en el que se ha convertido la liga portuguesa).


Actualmente Alan están completamente asentado en Portugal, está casado con una chica portuguesa, sus hijos han nacido en Portugal y su identificación con los gverreiros do Minho es absoluta.

Este año, ya a punto de cumplir los 34 se plantea un nuevo reto al equipo bracarense con la llegada de un nuevo entrenador y el inicio de un nuevo ciclo ya no solo para plantarle cara a los tres grandes, sino claramente asentado como el tercer grande. Pero el objetivo de esta temporada 2012-13 debe ser, de una vez por todas, lograr un título (copa y copa de la liga parecen objetivos factibles) y aunque su participación en el equipo ha disminuido, sin duda alguna, el equipo arsenalista todavía tiene en el brasileño a un jugador capaz de desequilibrar un partido.


Es cierto que Alan es un jugador en la última fase de su carrera y que probablemente ya ha aportado lo mejor que tenía, pero además de que todavía conserva pincelada de su clase, la experiencia le ha hecho aprovechar otras cualidades. Ya no posee la velocidad de otrora, que suple con esfuerzo y entrega, sabiendo manejar sus esfuerzos y buscando otras alternativas a encarar a sus adversarios. Lo que habitualmente eran incursiones hasta la línea de fondo o incisivas diagonales desde la banda son ahora acciones un poco más esporádicas, combinadas con apariciones sorpresivas en el área en segunda oleada, buscando sorprender desde posiciones más centradas y tener un poco más de control del juego ofensivo del equipo. Pero no por eso ha perdido las cualidades que lo han hecho importante en el fútbol portugués, simplemente sabe utilizarlas de otro modo, aunque en esta temporada su nivel ha descendido y tampoco las lesiones le han permitido alcanzar un rendimiento regular. De cualquier modo, mientras él quiera, habrá Alan para rato en el Sporting Braga ya nosotros nos queda disfrutar de los últimos toques de calidad de un jugador que ha sido parte muy importante en la construcción de un nuevo grande en el fútbol portugués.




 Un ejemplo para cualquier jugador que sepa aprovechar las segundas oportunidades; afortunadamente hay más vida más allá de dragoes, aguias y leoes.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...