jueves, 3 de enero de 2013

Nicolás Otamendi (Volarán Lejos XIV)

Nicolás Hernán Gonzalo Otamendi
12-II-88, Buenos Aires
1´83 y 76 kg
Velez Sarsfield,  FC Porto
Defensa Central



Habitualmente se cita al FC Porto como equipo con un olfato extraordinario a la hora de hacer negocios, partiendo de un scouting de gran nivel que acaba convirtiendo a jugadores poco o nada conocidos en increíbles ventas a los transatlánticos europeos después de haber dado un gran rendimiento a los dragoes. Y no, no vamos a negar ahora dicha afirmación, pero también debemos tener en cuenta que los dragoes son un equipo relativamente solvente a nivel económico, lo que les permite sondear y afrontar el mercado de fichajes con fama de buen y rápido pagador. De esto modo, pueden incorporar a jugadores de nivel medio-alto que destacan en ligas menores y a los que la buena organización, estructura, objetivos y dinámica ganadora del equipo del barrio das Antas les sirve para progresar sin muchos contratiempos, y dar el gran salto de calidad que les permita salir de la Invicta convertidos en grandes referencias a nivel europeo/mundial en sus posiciones.
Si analizamos los fichajes del equipo blanquiazul en los últimos años vemos que entre los 5´5 millones que, por ejemplo costó James Rodríguez hasta los 17 de Danilo, las cantidades que los dragoes han pagado por diversos jugadores en escasas ocasiones han superado los 9 millones de euros, que sin ser una gran cantidad, tampoco muchos equipos europeos disponen de ellos de forma inmediata o no quieren asumir ese riesgo con este tipo de jugadores con menor experiencia a nivel europeo.



Toda esta introducción sirve para explicar que Nico Otamendi forma parte de esa grupo de jugadores de nivel ascendente sobre los que los dragoes echan las redes con el dinero al contado, y por delante  antes de que otros equipos europeos puedan reaccionar. 4 millones de euros por el 50% de sus derechos  le sirvieron para dar el salto desde Velez hasta la Invicta cuando no era un desconocido para nadie, ya había sido internacional absoluto con Argentina (¿es necesario mejor escaparate que este?), con quien ha jugado un mundial (en el que por cierto, al haberlo hecho como lateral sufrió unas críticas durísimas que, quizá, deberían haber ido dirigidas a su seleccionador) y simplemente el FC Porto apareció con el dinero y su bien ganado prestigio a las puertas del “Fortín” para asegurarse sus servicios. Por cierto que otro 40% de los derechos del jugador fueron también adquiridos por otros 4 millones más de euros (y van 8, lo que no sitúa una vez más en las cantidades referidas al inicio del texto)




Así pues, con 23 años el FC Porto se hizo con un defensa central de muchos kilates para ir acostumbrándose al fútbol europeo sin presión (Rolando estaba delante de el), y poco a poco empezó a entrar en el once inicial sin hacer apenas ruido para, a día de hoy, ser un jugador prácticamente indiscutible en el centro de la defensa.



Podríamos decir de Otamendi, sin temor a equivocarnos, que es un central argentino bastante prototípico, con una gran lectura táctica y posicional, polivalente, rápido al cruce, buscando la anticipación antes que el contacto directo –que nunca rehuye-, no muy diestro con el balón en los pies, aunque sabe ponerlo en otro sitio sin complicarse la vida –bien sea en los pies de un compañero, en largo, o despejándolo sin contemplaciones- y con un oficio que para sí quisieran defensas que superan la treintena.
Otamendi es un central diestro –en caso de necesidad podría adaptarse a lateral, pero ahí sufre mucho más, sobre todo en velocidad y espacios abiertos frente a los volantes rivales, aunque también es cierto ya ha madurado frente al casi imberbe jugador que sufrió las ocurrencias de Maradona en el mundial del Sudáfrica- , con unos grandes recursos defensivos que sabe manejar con destreza, tiene planta de gran central, extraordinario por alto, sobre todo con el balón de cara, contundente con el balón por el pasto, buscando meter el pie en anticipación, cuerpeando si es necesario, explosivo cuando debe retroceder para recuperar la posición. Más que un pequeño defecto, queda un pequeño aspecto por comprobar, saber cómo se desempeñará ante defensas más expuestas, como las que son habituales en algunos equipos grandes (sobre todo los españoles) y que han mostrado las vergüenzas de algunos grandes centrales de nivel mundial.



No creo que sea apresurado citar a Otamendi dentro de la gran estirpe de centrales argentinos de las últimas décadas (Demichelis, Milito, Ayala, Samuel…), jugadores de enorme personalidad y recursos capaces de liderar y capitanear el equipo desde la defensa.
Juega en el FC Porto, no creo que haya que esperar a que valga 30 millones de euros para echarle el lazo.
Aquí más información sobre el jugador de alguien mucho más preparado que yo para hacer estas cosas. 





No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...