viernes, 18 de enero de 2013

Vítor Damas (Grandes jugadores IX)


Vítor Manuel Afonso Damas de Oliveira
8-X-47, Águeda (Fallecido el 13-IX-2003)
Portero
Sporting (66-76), Racing de Santander (76-80), Vitória Guimaraes (80-82), Portimonense (82-84), Sporting (84-89).



Aunque Portugal ha tenido grandes porteros en los últimos años, desde Vítor Bahía pasando por el eterno Bento, si hay un arquero mítico en el país vecino, el ejemplo que se cita como referente –casi mítico- para los porteros actuales (y futuros), este es, sin duda alguna, Vítor Damas; portero con unas condiciones espectaculares, ágil, de vuelos increíbles y paradas casi imposibles… un portero capaz de liderar un equipo, de echárselo a la espalda (sí, desde la portería), de guardar la portería como si estuviese tranquilamente esperando a alguien. Un portero al que en su época querían imitar todos los niños y del que oíra cualquiera que en Portugal quiera jugar en el arco.

Como muchos de los grandes porteros, Vítor Damas no inició su carrera pensando en jugar en la portería sino como delantero, pero no tenía figura de delantero y, sin ser torpe con los pies, era mucho más hábil con las manos.
Se incorporó al Sporting siendo muy joven (14 años) y aunque en sus primeros partidos las cosas no le salieron muy bien, poco a poco se fue integrando y asumiendo su rol en el equipo, dde hecho siempre estuvo un paso –o dos- por delante de su edad; a los 15 años jugaba con los juveniles (ganó su primer título en esta categoría en el año 1962). A los 17 años firmaría su primer contrato profesional con el Sporting, y a los 19 aparecía ya como la alternativa al entonces portero titular de los leoes, otro portero histórico en Portugal como Carvalho,  y en el año 1967 ya debutó con el primer equipo en el homenaje a Vicente Lucas. Aunque no formaría parte inmediatamente del primer equipo sportinguista, durante esa temporada participaría siete veces más con los leoes después de haber debutado enliga frrente al FC porto (en otro partido que, curiosamente, al igual que su debut a los 15 años, tampoco le saieron muy bien las cosas).
 Todavía necesitaría un par de temporadas más para afirmarse en la portería del viejo Alvalade, para convertirse en el referente de su equipo durante casi una década realizando exhibiciones que han quedado en la memoria colectiva sportinguista como una eliminatoria de la Recopa de Europa frente al Glasgow Rangers en la que detuvo tres penaltis, en la tanda definitiva, y sorprendentemente inútil finalmente pues los escoceses acabaron pasando la eliminatoria por mayor número de goles marcados fuera de casa.

Damas en el Racing de Santander


Cuando todo el mundo creía que se iba a incorporar al FC Porto (de hecho en el último aprtido de liga fue silbado en su estadio), en el año 76 Damas acabaría fichando por el Racing de Santander, equipo en el que firmó 4 grandes temporadas, aunque vivió in descenso con el equipo cántabro y se convirtió en un jugador básico en la portería del Sardinero –Manolo Preciado, en una entrevista a un medio que no recuerdo, se acordaba de él como uno de los jugadores que más le habían impactado durante su etapa como futbolista -.
Después de su etapa en España regresaría a Portugal donde tras un paso por el Vitória Guimaraes y Portimonense acabaría donde tenía que hacerlo, en el Sporting, y no para estar en el banquillo sino en su sitio, defendiendo el arco

A los 21 años debutó con la selección nacional frente a México, y todavía jugaría dos partidos con el equipo de las quinas en el mundial de México del 86, hagan cuenta de la era que marcó en el fútbol portugués para ver que no se ha exagerado en absoluto.



En la temporada 87/88 compartía la titularidad con el entonces rpometedor portero de la Geraçao de ouro, Rui Correia, , ese mismo año, en Noviembre, ¡con 41 años!, jugaría su último partido frente al Académica de Viseu en la misma ciudad (2-2 fue el resultado final).
Después de su retirada pasó a ser segundo entrenador de Pedro Rocha, pasando a ser el técnico principal al año siguiente de forma temporal para pasar a ser nuevamente adjunto poco después, y teniendo que volver a hacerse cargo del banquillo principal en diversos momentos de transición. Pero su sitio siempre estuvo en la portería, y hasta el año 99 fue entrenador de porteros. Su último servicio al equipo leonino tuvo lugar en el 2001, como entrenador del equipo B.



Damas, que poseía las cualidades básicas de todo gran portero; agilidad, reflejos, colocación, dotes de mando, liderazgo, calma… fue, además, un portero transgresor, contemporáneo en el sentido estricto de la palabra, quizá un poco dado al “teatro”, esta vez en todos los sentidos de la palabra, sobre todo al principio de su carrera, adquiriendo mayor sobriedad a lo largo de la misma, pero siempre con la eficacia como base de cada una de sus actuaciones, Sus compañeros destacan de él su enorme carácter, capaz de sostener a su equipo en momentos de dificultad, en los buenos (0-0 de Portugal en Wembley ante Inglaterra en noviembre del año74), también en los malos (5-1 en contra frente al Benfica en diciembre del año 70), incluso míticas como la que, en el año 71, en una eliminatoria de la copa de la UEFA frente al Glasgow Ranger le llevó a parar tres penaltis en una actuación finalmente inútil, pues el árbitro no se percató de la norma de los goles fuera de casa que le daban el pase a la siguiente eliminatoria a los escoceses) a veces demasiado exaltado, caliente, de grito y orden fácil, de empuje y genio, que le hacían ser admitrado, respetado y hasta temido por compañeros y rivales.



Si a los españoles se nos cita a Iríbar como referencia en la portería, en Portugal ese papel lo tiene Vítor Damas, "el Eusebio del Sporting", un portero de nivel casi legendario del que se recuerdan sus portentosas actuaciones en distintos partidos jugados por el Sporting y la selección. Sin exageran ni una sola palabra.



WebRep
Calificación general
Este sitio no tiene calificación
(no hay votos suficientes)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...