jueves, 11 de abril de 2013

Los portugueses del Deportivo (IV: Silvio y Zé Castro)

Continuamos con el análisis de los jugadores portugueses del Deportivo de la Coruña, para tratar de entender su grado de responsabilidad en la situación del equipo -claro que ahora ya no se encuentra en la misma situación en la que estaba hace un mes-. Vamos con la penúltima entrega.



Silvio. Aunque afirmarlo ahora mismo pueda parecer ventajista, creo que su presencia en el equipo desde principios de temporada hubiera aportado algo más al equipo, sobre todo teniendo en cuenta que el lateral lisboeta necesitaba minutos después de unas últimas temporadas bastante decepcionantes, para que negar la evidencia en el Atlético de Madrid.
Es cierto que el rendimiento de Silvio ha ido mejorando en la misma medida en la que lo ha hecho el del equipo, tanto ofensivamente -2 goles en los últimos tres partidos- como defensivamente, cuando el equipo, una vez recuperado y enchufado Carlos Marchena, ha podido repetir el cuarteto defensivo en una serie de partidos seguidos.

Creo que podemos afirmar que el rendimiento de Silvio no se adecúa a los 9 millones y pico de euros que el atlético de Madrid pagó por él al Sporting Braga en su momento, mucho menos en estos momentos en los que arrecia la crisis y el mercado de jugadores tiende a ajustar las cantidades que se pagan por un lateral, tampoco creo que los hubiese valido en su momento más álgido en el equipo arsenalista cuando era titular con la selección nacional (ya sabemos las cosas que ocurren en el mercado portugués con la valoración de mercado de muchos jugadores). Sin embargo, y de eso sí estoy seguro, Silvio es un jugador muy válido para un equipo de primera división española, y más en la situación en la que se encuentra el Deportivo, tiene oficio de sobra para la posición, polivalencia, no olvidemos que es un lateral diestra de raíz adaptado al carril zurdo, de hecho, cuando llegó al Sporting de Braga procedente del Rio Ave, lo hizo para cubrir la salida de ¡Evaldo! En dirección al Sporting.

Con confianza, implicado, con minutos, Silvio es un lateral de enorme fiabilidad que puede aportar al equipo coruñés la tranquilidad que necesitaba después de unas temporadas llenas de sobresaltos (Ni Morel ni Ayoze en su momento acabaron de convencer, y qué vamos a decir del pobre Evaldo). Todavía tiene ciertos desajustes defensivos, no sé si debidos a la tensión que vive el equipo, falta de concentración en algunos momentos o habilidad de sus oponentes, pero tengo la certeza de que si el Depor logra la permanencia en primera división, quizá es el momento de llamar a las oficinas del Calderón pidiendo la continuidad del jugador un año más en A Coruña

Zé Castro. (Al que en Portugal no llaman por el diminutivo sino José Castro) Al ifual que sucedió en su momento con Silvio, pero en este caso de modo más evidente si cabe, el salto que se produjo entre la Académica de Coimbra y el Atlético de Madrid fue excesivo y ha tenido que ser en este Deportivo de la Coruña de los últimos años -con paso por segundo división incluido- donde el central ha logrado afianzarse y jugar con regularidad aunque los continuos problemas físicos han lastrado su rendimiento y su continuidad.

Depués de varios años en el equipo, no creo que vayamos a descubrirle a nadie las cualidades del central de Coimbra; aseado y cumplidor si tiene al lado a alguien que mande y dirija la defensa, que le aporte serenidad y le haga sentirse protegido -Colotto en su momento, Marchena en la actualidad- y más vulnerable cuando debe ser él quien asuma esa figura predominante.
€€Con una defensa posicionada, domina muy bien su zona, no rehuye al choque, es ágil para cerrar espacios o corregir a sus compañeros, un poco lento a la hora de arrancar, de tomar la decisión de modo inmediato. Sus lagunas aparecen cuando la defensa juega
más adelantada y debe abarcan espacios más amplios, sobre todo a su espalda, pero ¿cuántos centrales no tienen el mismo problema?
Es cierto que en determinado momentos a Zé Castro le falta un poco de sangre, algo de mala lecha a la hora de desempeñarse en una posición que se asocia con la rudeza, pero durante estos años en el club, con momentos mejores y peores, se ha desempeñado con bastante eficiencia, ya sea como titular habitual o como tercer central desde el banquillo.
Hoy tenemos pocas dudas de que no ha llegado a ser el central que pretendía el Atlético cuando lo incorporó a sus filas, pero tampoco se equivocaron tanto los ojeadores del Manzanares, y sí ha demostrado ser un defensa con oficio, útil, que sabe y puede aportar cosas en cualquier equipo.

Claro está que desde la llegada de Fernando Vázquez al equipo, el ambiente, el rendimiento y el desempeño del equipo está siendo muy distinto, pero tanto Silvio como Zé Castro están siendo jugadores útiles para su equipo que,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...