miércoles, 3 de abril de 2013

Maxi Pereira (Grandes en Portugal IX)


Victorio Maximiliano Pereira Páez
8-VI-84, Montevideo (Uruguay)
1´73 y 70 kg
Lateral derecho
Defensor (Uruguay), Benfica



Si buscamos un tópico para muchos jugadores uruguayos o argentinos no tardamos mucho en encontrar el de la competitividad, la entrega, la raza en el campo. Sabemos que lo mínimo que le van a dar a un equipo es lucha independientemente de su mayor o menor cualidad técnica. Bien, pues este tópico se ajusta como anillo al dedo para el “Mono” Pereira, inamovible en el flanco diestro del Benfica desde su llegada en el año 2007 al equipo encarnado a cambio de 3 millones de euros para sustituir a Nelson, entonces traspasado al Betis.



En su mejor estado de forma, en el charrúa encontraremos a un jugador con un enorme dominio táctico de la posición, conocedor de sus virtudes como defensor, sabe cómo situarse para enfrentarse a sus oponentes con ventaja, sin perder la posición, basculando con la defensa para cerrar espacios, corrigiendo a sus compañeros en el momento adecuado, liberando a los jugadores más ofensivos que saben que tienen a su espalda a un lateral  solvente y capacitado para resolver la papeleta defensivamente. Del mismo modo que pueden contar con él para encontrar un apoyo que desahogue el juego en un momento dado o que pueda doblarles por banda y poner el balón en el área aprovechando su buena condición física.



Cuando no está en su mejor momento tira de manual y recurre a a entrega, la casta, la combatividad, a veces con excesivo ímpetu que le hacen medir mal algunos envites –los partidos en la Champions 12-13 frente al FC Barcelona son un buen ejemplo de ello-, pero que le permiten resolver la papeleta con dignidad sin dejar un agujero en su zona.
Maxi Pereira es uno de esos jugadores de relativo brillo en la imagen de un equipo pero que se convierten en poco menos que imprescindibles para asegurar el engranaje defensivo sin fisuras en una posición que en los últimos años ha cambiado mucho su influencia en el fútbol de cualquier equipo. Cuando se acerca a los 300 partidos por el Benfica nos damos cuenta de la importancia que tiene en el equipo, de la confianza que deposita en él su técnico y la tranquilidad que ofrece a compañeros y aficionados que saben que si bien es probable que no sea el mejor del equipo va a estar muy muy lejos de hacer un mal partido, de que incluso en los días en los que no está más acertado la cantidad de recursos que posee, unido a su experiencia y al dominio de todo lo que no es fútbol pero que influye al juego le permitirán salir airosos de casi cualquier enfrentamiento.     



No es un jugador de grandes recursos técnicos por lo que participa relativamente poco en el juego ofensivo del equipo o en la salida de balón, actuando como apoyo para desahogar al mediocentro más ofensivo -actualmente Enzo Pérez es el más utilizado por Jesus-,  para no verse superado por una mayoría de centrocampistas rivales una vez que Matic suele retroceder casi hasta la altura de los centrales para iniciar el juego ofensivo.



dejando el ala cada vez más a los extremos a los que, en líneas generales, libera de buena parte del trabajo defensivo haciéndose cargo de la zona más retrasada de su banda. Año a año ha ido conteniendo sus incursiones ofensivas, no es un lateral que realice continuas incursiones en la defensa rival, pero sí –esta es una idea bastante personal- parece haber aprendido a escoger cuándo subir para sorprender a los rivales que no esperaban su presencia; a veces una presencia constante en la zona ofensiva no permite que la jugada progrese frente a las subidas más ocasionales pero siempre directas buscando la sorpresa; no olvidemos que Maxi tiene un disparo más que aceptable desde la frontal o ya dentro del área y suele acabar las temporadas con algún gol de este tipo.




Evidentemente Maxi es una presencia asidua en la celeste uruguaya -debutó en el 2005- y se ha convertido en uno de esos clásicos silenciosos que hacen mucho más que cumplir en el campo, en el Benfica nadie duda de su implicación –ha dado buenas muestras de ellos en las últimas temporadas, acortando vacaciones después de competiciones con su selección para ayudar al equipo, pero que mediáticamente no recibe la máxima atención. Cerca de los 30 años, las aguias tienen en él ya no solo un valor seguro sino un referente dentro del campo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...