domingo, 19 de mayo de 2013

Humberto Coelho (Grandes Jugadores XIII)

Humberto Manuel de Jesus Coelho
20-IV-50, Porto
1´85 m.
Defensa Central
Benfica (68-75), Paris Saint-Germain (75-77), Las Vegas Quicksilver (77), Benfica (77-84)
Como técnico, entrenó al Sporting Braga, Salgueiros, La selección nacional, la selección de Marruecos, Corea del Sur, el Al-Shabab de Arabia Saudí y la selección de Túnez.



Conocido como el Kaiser Portugués, esta comparación con el mítico Beckenbauer no es ni exagerada ni desmerecida, es más, el hecho de acudir a ella de forma habitual cuando se pretenden elogiar las características y la carrera del gran defensa portugués, no permite apreciar por sí sola la enorme figura de Humberto Coelho dentro de la historia, no sólo del fútbol portugués, sino dentro del fútbol europeo de los años 70, porque más allá de las características que pudieran compartir, de los parecidos que queramos encontrar, o de lo sencillo que resulte recurrir a todos estos símiles para facilitar la comprensión a quien lee, Humberto Coelho fue, y seguiría siéndolo de jugar hoy, un central de nivel sobresaliente, absolutamente contemporáneo; técnico, con clase, con elegancia y a la vez enormemente eficaz en su primera labor: la defensa.



Muchas veces, cuando se habla de un jugador ya retirado se tiende a engrandecer unas cualidades que, cuando estaba en activo, no parecían tan evidentes o no se les daba la notoriedad que quizá merecían, pero si alguien ve jugar a Humberto Coelho no tardará en percatarse de las cualidades que cualquiera desearía en un central a día de hoy. Coelho fue un capitán en el sentido clásico, un jugador que se cargaba el equipo a la espalda y lo dirigía desde su posición, pero no nos equivoquemos, no estamos hablando de un central con una personalidad enorme que sabía esconder sus lagunas técnicas detrás de esa personalidad exacerbada y mucho oficio defensivo –nos vienen a la mente innumerables nombres de centrales bastante reputados-, sino todo lo contrario, como ya hemos comentado Humberto Coelho era un central elegante, técnico, dotado además de un físico extraordinario, poderoso de cabeza, inteligente a la hora de tomar decisiones en momentos críticos, efectivo al cruce, poderoso a la hora de encarar a los rivales en el 1x1.
En los últimos años han surgido grandes centrales en Portugal, desde Fernando Couto, hasta Ricardo Carvalho, o Pepe .peso a que es brasileño-, pasand por otros nombres como Pedro Emanuel o Fernando Meira, entre otros, cuya idea de juego procede de lo establecido en su momento por el gran referente en esta posición que fue Humberto Coelho. Para el público español, que no haya visto jugar a Coelho, podríamos explicarle que en Humberto Coelho se junta muchas de las mejores virtudes que en su momento tuvieron jugadores como Fernando Hierro y Manolo Sanchís, pero con casi una década de antelación



A los 16 años se incorporó al Benfica procedente del Ramaldense, y, por supuesto, después de rechazar la propuesta del FC Porto. Dos años después, tras haber sido capitán y referencia en los juveniles encarnados, el entrenador del Benfica, Otto Glória, recurrió a sus servicios en una gira sudamericana en la que un empate a 3 contra el Santos supuso el inicio de su carrera en el equipo encarnado (Recordad que hemos dicho el Santos, así que imaginad a qué jugador tuvo enfrente).



Una vez asentado en el primer equipo, todas las cualidades que hemos referido anteriormente lo convirtieron en el gran líder del equipo, y sus grandes actuaciones son tardaron en llamar la atención de distintos clubs extranjeros.



Así pues, en el año 75 sorprendió a propios y extraños con su fichaje por el PSG (hasta en eso fue un adelantado), aunque las cosas no le fueron buen en Francia, y entre que el rendimiento del equipo fue bastante discreto y una grave lesión de menisco, le hizo regresar a A Luz con un paso por Las Vegas intermedio.



El 4 de marzo del año 77, el coliseo encarnado recibía al hijo pródigo y lo entronizaría definitivamente como el emperador del fútbol patrio hasta que en el año 83 una grave lesión de rodilla en un entrenamiento de la selección –como tiempo después le sucedería al malogrado Manuel Bento- acabaría con su carrera definitivamente. ¿Quién sabe qué hubiera ocurrido de estar comandando la defensa en la semifinal dela Eurocopa del año siguiente frente a Francia en París?




Para entender la enorme relevancia de Humberto Coelho tanto en el Benfica como en el fútbol portugués echémosle un vistazo a sus números, ya que con las aguias participó en 672 partidos marcando 113 goles (lo cual no está nada mal para un defensa), como internacional participó con el equipo de las quinas en 64 partidos, que en su momento supuso un record. No debemos olvidar que si bien desde la perspectiva del fútbol actual son unas cifras más que razonables, el número de partidos que se disputaban en los años 80 era bastante inferior a los que se disputan en la actualidad, por lo que no resulta difícil hacer cuentas.




Como técnico, comenzó en el Sporting Braga en la temporada 85-86, entrenando ese mismo año al Salgueiros con poco éxito.
Su mayor logro tuvo lugar al mando de la selección portuguesa, cargo para el que fue sorprendentemente elegido en el año 98, cuando condujo al equipo hasta las semifinales de la Eurocopa celebrada en Bélgica y Holanda, en el que sólo la posteriormente campeona, Francia, lo apartó de la final.
Posteriormente entrenaría a distintas selecciones como Marruecos, Corea del Sur o Túnez y, una vez dejado los banquillos, pasar a formar parte de la federación portuguesa de fútbol como vicepresidente.

Aquí os dejo el episodio que el programa de Benfica Tv Vitórias e Patrimonio dedicó a Humberto Coelho. y que hace que todo lo anteriormente expuesto sobre. Está en Portugués eso sí, a los gallegos nos resulta muy sencillo, supongo que los demás tendréis que poner un poco más de vuestra parte, pero es portugués, no chino, y, repito, creo que vale muchísimo la pena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...