sábado, 4 de mayo de 2013

Manuel Bento (Grandes Jugadores XII)


Manuel Galrinho Bento
25-VI-48, Golega (Fallecido el 1-III-2007)
Portero
Barreirense (69-72), Benfica (72-90)



Aunque el primer portero del fútbol portugués que recuerdo es al gran Vítor Damas, por alguna extraña razón de esas que rigen la memoria, si alguien me pregunta por un portero portugués de mi infancia mi contestación me llevaría al no menos grande Manuel Bento, que es la imagen que tengo de mis primeros años viendo fútbol tanto con el Benfica como con la selección portuguesa. Ya he dicho que no sé muy bien por qué, quizá tengo en la memoria la lesión sufrida en el mundial de México que prácticamente lo retiró del fútbol (prácticamente no, de forma definitiva), quizá sea su estilo tan poco habitual en la época en la que muchos porteros vivían bajo los palos y se arriesgaban lo mínimo fuera de su área pequeña, mientras que Bento, con una morfología tan poco común para un portero, construyó su leyenda más allá de la ortodoxia y la estética, y sí con la entrega y la raza que en aquel momento yo aplicaba a jugadores de campo que hacían del fútbol viril –por llamarlo de algún modo- su estilo característico. Bento era rápido, felino, cuando parecía que el balón iba a superarlo por un lado, aparecía desde la nada con una mano milagrosa, cuando parecía que no llegaría a un balón por alto, de repente caía del cielo con el balón en sus manos, cuando el delantero corría solo en dirección a la portería, e repente una centella estaba a sus pies bloqueándole el camino.


 Bento se convertiría en un portero que marcó una época, porque tenía claro que si la naturaleza no le había dado los genes él debía entrenarlos para llegar a lo más alto, que la actitud puede llegar a suplir a la genialidad, que el trabajo y el esfuerzo son las bases para llevar a cualquiera hasta lo más alto, donde él habitó muchos años y donde quedará para siempre en la historia del fútbol de nuestros vecinos.




Como tanto s jóvenes jugadores del momento, Bento trabajó durante su infancia/adolescencia, en su caso en las canteras de piedra mientras jugaba en el Riachense y el Goleganense. Varios equipos se interesaron por sus servicios, incluso el Sporting que lo veía como un jugador interesante para incluirlo en su plantilla como juvenil, pero en el año 65-66 optaría por incorporarse al Barreirense. Con este modesto equipo, lograría el increíble hito de acabar la liga 69-70 en la cuarta posición que le permitiría participar en la copa de la UEFA de la temporada siguiente, y en las dos siguientes temporadas que permanecería en el equipo lograría situarlo entre los 10 primeros puestos.


Su salto a la fama tuvo lugar en el homenaje al gran Mário Coluna en el estadio e A Luz en la que sustituyó al mítico Lev Yashine, por lo que no era de extrañar que tarde o temprano volviese al mismo palco como dueño de la portería de las aguias, y en el año 72 se incorporó al Benfica, a la sombra del entonces titular José Henrique (conocido popularmente como Zé Gato). Su debut tuvo lugar en un amistoso frente a una selección indonesa en Yakarta, ese mismo año (Entonces el entrenador era Jimmy Hagan).
Pero el banquillo se fue haciendo cada vez menos familiar para él, y poco a poco fue haciéndose con la titularidad hasta hacer de la portería su casa durante más de diez años convirtiéndose en un mito del Benfiquismo moderno.



No debutaría con la selección hasta su afirmación definitiva en el Benfica, estamos hablando del año 76 (derrota frente a Polonia en un partido de la fase clasificatoria para el mundial de Argentina) y hasta el fatídico mundial de México también se convirtió en un fijo en el equipo de las quinas con actuaciones tan memorables como la que llevó la semifinal de la Eurocopa del año 84 a la prórroga frente a la anfitriona y futura campeona Francia, dirigida por Platini.



Después de lesionarse en un entrenamiento durante el mundial del 86 –con 38 años- y de casi cuatro años de dolorosa recuperación, se despidió de su afición en un partido frente al Belenenses en el año 90, con 42 años, el único partido que realizaría desde el año 86, el último de un mito.
Su sustituto como titular en el Benfica, y que participaría en las dos finales de la copa de Europa frente al PSV del año 88 y el Milan en el 90, con Bento en el banquillo, fue el actual segundo entrenador de José Mourinho, Silvino Louro.



Manuel Bento falleció de un infartoa l día siguiente de asistir a la fiesta del 103 aniversario de su Benfica.

Su última imagen junto a un Rui Costa cargadito
celebrando el 103 aniversario del Benifca
La larga carrera de Bento esta llena de anécdotas, referiremos aquí algunas que pueden darnos ciertos indicios sobre la especial personalidad de este excepcional portero:

-Su récord de imbatibilidad alcanza los 1065 minutos
-Al igual que ciertos jugadores quedan marcados por una actuación memorable (recordemos al portero del Real Madrid, Mariano García Remón al que le que´do el mote de “el gato de Odessa) la prensa escocesa apodó a Bento como “Rubber-man” (Hombre de goma) después de una increíble exhibición en un Escocia 0- Portugal 0.
-Durante su carrera marcó varios penaltis aunque, curiosamente su penalti más famoso se lo detuvo el portero del Sporting Meszaros, aunque, con 1-0 en el marcador, minutos después detuvo un penalti a Jordao, delantero de los leoes. En el año 76 había anotado un penalti al equipo sportinguista en Alvalade.
-Otra anécdota que, por cierto acaba con ambos jugadores comiendo al día siguiente, tiene que ver con un encontronazo con otro mítico jugador del Sporting, Manuel Fernandes, que le costó 36 puntos de sutura y su reacción dándole un codazo en la cara al delantero portugués (Eran otros tiempos…).
-Durante el mundial del año 86, además de la lesión que puso punto final a su carrera, fue uno de los líderes del llamado “caso Saltillo”, en el que los jugadores de la selección se enfrentaron a la federación por las primas.
-Tenía como amuleto un cuerno de vaca que metía en el interior de unos guantes y dejaba detrás de su portería.

Os dejo como aperitivo la primera parte del episodio dedicado al "Guardián del Templo" en el estupendo programa "Vitórias e Patrimonio" de Benfica TV. Como os digo siempore, está en Portugués, se entiende sin mucha dificultad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...