martes, 4 de junio de 2013

Jornada 30: Europa League (Sporting Braga y Estoril)

Las dos plazas de Europa League otorgada por la clasificación liguera (la tercera fue para el sorprendente vencedor de la Taça de Portugual, el Vtória Guimaraes) son un hito histórico y una decepción para los clubs que las han conseguido.



Hito en Estoril donde un equipo recién ascendido (que hace unos años fue rescatado a un paso de su caída en categorías inferiores por la agencia Traffic) ha confirmado su clasificación para una competición europea con un equipo que ha mantenido la base del que le dio el ascenso y el título de la liga Orangina la pasada temporada al mando de un técnico joven y que, de momento, no ha conseguido más que éxitos, como Marco Silva (recordemos que el ex jugador de Celta y Compostela, Fabiano Soares es segundo entrenador del equipo de la línea de Cascais)


.
Los canarinhos han realizado otra temporada de menos a más, al igual que la pasada, e incluso se han convertido finalmente en los jueces de la liga, al haberle arrancado al Benfica dos puntos que, finalmente, se convirtieron en básicos para que el FC Porto, ganado su duelo directo con las aguias se llevase el tricampeonato liguero.
Las bases del equipo de Marco Silva se establecen en una serie de jugadores (ya veremos cuántos de ellos se mantienen en el club la próxima temporada) que han dado una enorme solidez al equipo, desde la portería, con el brasileño Vagner (al que le habían fichado como competidor al internacional brasileño Renan, que acabó regresando a Brasil en invierno), y con una defensa muy sólida con dos jugadores que han visto revalorizada su condición; el canterano del FC Porto, Steven Vitória que, después de varios años, ha explotado esta temporada, convertido en el "capo" de la defensa (a lo que ha sumado 11 goles, que ya firmarían algunos delanteros) y el lateral izquierdo Jefferson (ya fichado por el Sporting), junto a un jugador que nos gusta mucho por aquí, al que han repescado en invierno desde el Standard de Lieja (y que, parece ser que se ha incorporado al Chievo italiano para la próxima temporada), el lusofrancés Yohan Tavares, apoyados desde el centro del campo por Gonçalo Santos, uno de estos jugadores de perfil bajo tan necesarios en cualquier club, un jugador implicado, comprometido, trabajador, que siempre da lo que tiene y suma en todas sus actuaciones.



Por delante, llegan los jugadores de calidad, empezando por el jugador encargado de trasladar el balón a posiciones ofensivas, el reciente fichaje del FC Porto, Carlos Eduardo que, aunque al inicio de la temporada le costó arrancar, acabó convirtiéndose en el termómetro, la vara de medir el rendimiento del equipo. Si el jugador continúa su evolución, y asume que debe aportar un poco más de sacrificio defensivo y presión, creemos que la próxima temporada podría ser una sorpresa en los dragoes, aunque le falta mayor velocidad a la hora de pensar y ejecutar las acciones, posee una cualidades muy válidas e interesantes para el carril del 8. Por las alas, Licá, sobre todo, y Carlitos han aportado muchísimo dinamismo y verticalidad al equipo. El canterano de la Briosa, también fichado por el FC Porto, convirtiéndose en el jugador más importante del equipo de la Linha: versatil, incisivo, venenoso en cada acción, moviéndose por toda la zona ofensiva, rápido, enchufadísimo a lo largo de toda la temporada, lo que lo ha llevado a dar el salto a un grande (aunque ya veremos si ese perfil bajo que arrastra lo convierten en la revelación o en el típico jugador que se apaga y debe salir a otro equipo menor para recuperar sensaciones; él sí está ante una verdadera reválida para convertirse en un jugador nivel selección nacional o en un jugador útil para equipo de medio nivel de la liga portuguesa).



En su regreso a Portugal después de pasar por la liga suiza y Alemana, Carlitos ha estado a un nivel bastante aceptable, le ha faltado un poco de gol, pero ha aportado lo que tenía que no es poco, y que lo convierten en un jugador casi imprescindible para un equipo como el Estoril, que necesita experiencia y oficio para jugar bien al balón.
Yo esperaba más de hombres como Hugo Leal, al que le sobra experiencia y clase todavía, pero le falta ritmo o tiene unas características más útiles en un equipo que pueda dirigir desde la medular, cosa que no sucede con los Canarinhos, e incluso esperaba mucho más de Diogo Amado, al que Carlos Eduardo ha tapado y que tiene calidad para convertirse en ese elemento que marque el ritmo dentro del equipo. Otros jugadores ofensivos, como Gerso o Luis Leal, jugadores de nivel medio, han aportado muchos minutos de calidad y goles al equipo, que es lo que se les pide, mucho trabajo y, si es posible, efectividad.



Poco más se le puede pedir a los canarinhos, dirigidos con destreza por Marco Silva, que sabe cómo quiere jugar y qué tipo de equipo quiere, pero que, para la próxima temporada se encuentra ante la enorme dificultad de comprobar como cuatro de sus jugadores más importantes (Steven Vitória, Jefferson, Carlos Eduardo y Licá) van a abandonar el club. No se puede dejar todo en acertar con los fichajes que incorpore Traffic o quién sea, de momento se ha incorporado al ex del Olhanense, el caboverdiano Babanco, que probablemente aporta, pero no es el jugador de calidad que pueda dirigir al equipo.


Por otro lado, el Sporting Braga debe conformarse con su clasificación para la segunda competición europea como un fracaso en una temporada en la que, por fin, ha alzado un título (la Taça de la Liga). Aunque a alguno pueda extrañarle esta afirmación, el objetivo de los gverreiros do Minho era, no sólo clasificarse para la Champions League, sino plantarle cara y acercarse a los dos equipos que forman el dupolio de la liga Zon-Sagres, y ese objetivo ha quedado muy lejos, al fallar en los enfrentamientos directos y al ir cometiendo errores frente a equipos a los que debería haber ganado.
La llegada de José Peseiro al equipo planteaba un cambio de estilo, desde el juego más aguerrido y táctico implantado por Domingos y mejorado por Leonardo Jardim, el entrenador de Coruche buscaba un estilo más alegre, de toque y con cierta libertad de posiciones para los jugadores que ha sido poco útil o mal aprovechado -imponer un estilo con jugadores que parten desde otro muy distinto y que, quizá, no se amoldan al nuevo, no acaba de ser una buena solución, sobre todo cuando pronto surgen las dudas con respecto al proyecto, como ha sido el caso-. Además, en líneas generales, pocos jugadores del equipo arsenalista han tenido un rendimiento acorde con sus cualidades o con el que habían demostrado en temporadas anteriores, ¿Problema de los jugadores o de sus técnicos que no han sabido sacar lo mejor de ellos?
La portería vivió un ciclo circular, empezó y acabó con Quim, que en algún partido tiene "sus cosas" pero que en líneas generales me pareceun portero más que solvente, asentado en el equipo, implicado, con experiencia de sobra. En el medio estuvo Beto, recién adquirido por el Sevilla, en una temporada bastante curiosa, muy criticada en la ciudad arzobispal y alabada en Nervión (cosas del fútbol), lo cierto es que estuvo fallón, dubitativo en las salidas (es un portero bajo que basa sus juego en los reflejos y la colocación, y que no puede dudar a la hora de abandonar los tres palos) y un poco estático en ciertos momentos (si se ven sus últimos partidos con el Sevilla se pueden apreciar ejemplo de lo que ya sucedió en el Minho).



Cuando lo más destacado de la defensa ha sido la aparición de Aderlán Santos desde el equipo B (iun jugador que ha realizado unas buenas exhibiciones, pero que debe pulirse mucho en tácticamente) podemos entender que no ha sido el mejor año para la zaga arsenalista. Los tres jugadores más importantes: Nuno André Coelho, Paulo Vinicius y Douglao, han tenido un rendimiento bastante irregular, lastrado por las lesiones y la poca continuidad de algunos de ellos en el once, lo que ha permitido que distintos jugadores hayan pasado por el centro de la zaga, el alemán Haas, que no ha llegado a demostrar prácticamente nada, el francés Sasso, fichado al Beira-Mar en diciembre debido, precisamente, a todas estos problemas,, el ya citado Aderlán Santos o Palmeira, otro joven del B.
En los laterales, con la salida de Ismaily (que apenas juega en el Shakhtar, de momento) también ha habido muchas dificultades; Elderson sigue siendo irregular  y algo alocado, Salino, que abandona el equipo actualmente, cumple con creces, pero al no ser un lateral de raíz, en ciertos momentos sufre; Baiano no acaba de cuajar al nivel deseado para el equipo -no olvidemos que es un jugador adaptado a la posición.




El triángulo básico del centro del campo formado por Custodio, Hugo Viana y Rúben Micael han tenido un rendimiento muy irregular y alejado del nivel que estos jugadores tienen, el segundo ya ha partido en dirección a los Emiratos Árabes Unidos (aquí ya hemos lamentado esta decisión) y el ex del Sporting y Dinamo de Moscú también acaba su contrato el 30 de mayo. Mossoró ha sido un jugador de apariciones puntuales (recientemente ha expresado sus quejas en algún medio de comunicación); el libio Djamal, que es un jugador más físico y a veces desorganizado, apenas ha jugado,y el otro jugador de calidad del centro del campo: Rúben Amorim ha estado mucho tiempo lesionado sin alcanzar su máximo nivel.



En la línea ofensiva sólo ha destacado Eder, pero... Ya son dos temporadas seguidas en las que el ex jugador de la Briosa no ha acabado la temporada por unas razones u otras, y no creo que sea bueno que sus temporadas se hayan quedado inconclusas sin acabar de concretar su nivel en más de 30 partidos. El resto de delanteros no han contado con mucha continuidad; Carlao está siempre más fuera que dentro del equipo, Zé Luís (que a mí me sigue gustando, rarezas que tiene uno) sí ha hecho algunos buenos partidos pero apenas ha tenido tres partidos seguidos y Rabiola nunca acabó de encontrar su sitio (creo que necesita más partidos en primera antes de dar el salto a la titularidad). Por las alas, el capitán, Alan lleva varias temporadas en línea descendente, tirando de oficio y clase en momentos puntuales pero lejos de mantener la regularidad deseada y necesaria en esta posición, sí es un jugador útil, y tanto, pero el equipo necesita más en esa posición. Helder Barbosa, también pareció afectado por esta fiebre del final de contrato y ha estado desconocido,



En resumen, el equipo bracarense ha estado muy lejos de lo esperado, quizá por el cambio de estilo, quizá porque Peseiro no ha sabido generar la continuidad o la regularidad o porque no ha sabido sacar lo mejor de unos jugadores que, en líneas generales, han estado muy lejos de su rendimiento y de su verdadero valor. También porque el Sporting Braga vive innumerables cambios todas las temporadas -y no siempre se puede acertar, ni siquiera casi siempre-.
La solución parece  volver al orden y a la experiencia, y aunque falta la confirmación oficial, parece que Jesualdo Ferreira, a sus 67 años, regresará a la ciudad arzobispal para ponerse al frente del siguiente proyecto de los gverreiros.

Falta el actual campeón de copa, el Vitória de Guimaraes, pero los vimarenses merecen su propio post.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...