jueves, 6 de junio de 2013

Paulo Fonseca nuevo entrenador del FC Porto (sin confirmación oficial todavía), Domingos Paciência confirmado como técnico del PAOK de Salónica y Pedro Emanuel se hace cargo del Arouca.


Aunque inicialmente pretendíamos informar de las dos noticias ya confirmadas, en los medios de comunicación portuguesas ya aparece la información que se venía filtrando en distintos foros en los últimos días, que a mí, sin llegar a sorprenderme, sí me parece una bomba o, al menos, un movimiento arriesgado, la más que posible incorporación de Paulo Fonseca como entrenador del FC Porto.
No me sorprende porque Pinto da Costa es muy dado en poner al mando de su equipo a entrenadores jóvenes sin excesiva experiencia pero en los que deposita su confianza, sin embargo, con tantos candidatos al banquillo del dragão, se decanta finalmente por un entrenador de escasa experiencia en primera división: un año en el Paçós de Ferreira (que tiene muchísimo mérito ponerlo donde lo ha puesto, y sobre todo, el estilo que ha implantado en los castores, pero el equipo de la ciudad del mueble es un ejemplo de gestión en los últimos años, y del que han salido otros técnicos que, después, han tenido alguna dificultad para asentarse en equipo de mayor postín.
Da la impresión de que el técnico nacido en Mozambique no era su primera opción, pero también queda claro que no había confianza en la propuesta de Vítor Pereira (pese al bicampeonato), buscando un fútbol distinto al que el FC Porto ha mostrado en los dos años en los que el técnico de Espinho ha dirigido al equipo.
La situación no a a ser sencilla para Paulo Fonseca con un equipo en clara remodelación. Si consigue imponer su estilo y demuestra poder con la enorme presión que se va a encontrar, tanto en los medios de comunicación, como en sus rivales deportivos (la línea ascendente del Benfica es más que evidente), como en las propias dudas que su fichaje pueda ofrecer a ciertos aficionados del equipo, podemos estar ante una nueva estrella de los banquillos. 

Y dos de los hombres que, desde hace varias temporadas, se postulaban como posibles inquilinos del banquillo de la Invicta han encontrado nuevo club:




Después de su lamentable paso por el Deportivo de la Coruña (no es una opinión sino que el tiempo lo ha dejado en evidencia), el futuro de Domingos Paciência se dirige ahora en dirección a Salónica, para hacerse cargo del PAOK, actual subcampeón de la liga griega (lejos del Olympiakos, eso sí) durante los próximos dos años.
Es curiosa la situación del ex-entrenador del Sporting Braga desde que salió de la ciudad de los arzobispos; devorado por el maremagnum del Sporting -del que él poca culpa tenía-, absolutamente superado en Coruña -donde es culpado de la caída fulgurante de un equipo con el que no supo hacer nada, y la labor de su sucesor lo ha demostrado pese al descenso- , y sale en dirección a una liga y a un equipo periféricos -independientemente del dinero que se mueva- cuando yo creo que es un entrenador capacitado para algo más. Llega a Salónica con el objetivo de no sumar un nuevo fracaso, ese riesgo le honra, porque el PAOK no es un equipo dominante en la liga, pudiendo asumir un equipo en Portugal al que dirigir con cierto orden y sin mucho riesgo, pero la estabilidad en los equipos helenos no es muy distinta a la que ofrecen los equipos portugueses, y allí ha de ganarse el respeto. Aquí hemos valorado muchísimo el trabajo de Domingos desde Leiria hasta llegar a la Pedreira, formando siempre equipos sólidos y con oficio. Obviemos el fracaso mayúsculo de Coruña y esperamos que pueda imponer desde la pretemporada su estilo en el equipo que, en los últimos años, tuvo como ídolos a Sérgio Conceição o Vieirinha.



Por otra parte, Pedro Emanuel se ha convertido en el nuevo entrenador del Arouca después de su paso por Chipre. Si la decisión de Domingos me sorprende, de alguna manera, tanto Jorge Couto como Pedro Emanuel me tienen realmente despistado con sus decisiones ya que después de lo vivido en la Briosa, que no fue fácil, creía que buscaría objetivos más ambiciosos, y su estancia en el equipo recién ascendido sólo puede tener un objetivo: la salvación, y los medios económico no son precisamente abundantes en el equipo del distrito de Aveiro. Justamente lo que le critico (de aquella manera, eso sí) a Domingos, es lo que asume el ex-central del FC Porto, un objetivo modesto en un equipo modesto, que es ahí donde se aprecian las verdaderas virtudes de un entrenador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...