jueves, 1 de mayo de 2014

Enzo Pérez (Grandes en Portugal XIV)

Enzo Nicolás Pérez
22-II-86, Maipú, Mendoza (Argentina)
Centrocampista
Deportivo Maipú, Godoy Cruz, Estudiantes, Benfica, Estudiantes (cedido), Benfica


Una de las cosas que más me llama la atención como aficionado al fútbol es la idea que tienen los seguidores de los distintos equipos a la hora de juzgar las actuaciones y comportamientos de sus jugadores, expresando unas opiniones que jamás se les ocurriría aplicar a ellos mismos o a cualquier trabajador normal. No sólo en lo relativos a las salidas nocturnas de algunos jugadores sino también a comportamientos disciplinarios o actitudes en el campo... No es extraño oír que se sancione a tal o cual jugador, que se fiche a un entrenador que los meta en vereda o que se le muestre la puerta de salida a aquel que puede hacer públicas unas declaraciones o ciertos comportamientos que no gusten a la masa de seguidores.



Esto viene a colación porque la primera temporada de Enzo Pérez en Lisboa fue bastante convulsa, tanto que el jugador tomó el camino de vuelta al club que lo había conducido a Lisboa después de haber ganada la Libertadores, el apertura de 2010 y haber llevado al Barcelona de los seis títulos a la prórroga con el Pincha. Pero ahí no estaba más que la mecha del problema, que acabó estallando cuando el jugador se negó a regresar al equipo en el verano del 2012 (Ver aquí y aquí, por ejemplo).



Así que con la temporada pasada ya iniciada (2012-2013), Jorge Jesus tenía que lidiar con la salida de Javi García y Witsel, con las dudas que había sobre Matic y con la presencia de un jugador descontento que esperaba que le abriesen la puerta nuevamente en dirección a Estudiantes que luchaba por renovar su cesión. Algo haría el técnico de Amadora para que un jugador enfadado, fichado además como volante, se convirtiese en un jugador cada vez más importante para el equipo y jugando por dentro, en una posición que exigía menos brillo individual y más trabajo gris, formando, además, una nueva medular que tenía que sustituir al gran centro del campo que formaban Javi García y Witsel.



El nuevo Enzo Pérez aplicó sus mejores cualidades a su nueva posición: buen manejo de balón, regate, toque a la hora de distribuir, personalidad, raza y entrega; y añadió nuevos conceptos tácticos: dominio de los espacios, colocación, trabajo defensivo... para convertirse en un pilar del centro del campo benfiquista, primero con Matic al lado, lo cual facilitaba las cosas ya que el rendimiento del serbio fue superlativo e, incluso después del regreso del de Sabac al Chelsea, siguió siendo un pilar ya sea con Feisa o André Gomes al lado (incluso con Rúben Amorim)

Su polivalencia le hace ganar un sitio en el poderoso
 juego ofensivo albiceleste
Otra temporada más de éxito, porque la pasada temporada estuvo a un paso de todo y a estas alturas, el Benfica opta al triplete en Portugal, y el jugador ha seguido creciendo en el campo, asumiendo galones y participando mucho del juego benfiquista. Para definir de modo simple a Enzo Pérez diríamos que es un jugador que sería muy del gusto de Cholo Simeone, intenso, con buena capacidad técnica -no olvidemos que procede de la banda-, y con mucha presencia en el partido, con y sin balón, con mucha personalidad a la hora de tirar del equipo. Ni es un jugador trotón, ni es un prodigio ofensivo sino que, teniendo más de lo segundo que de exuberancia física, es un centrocampista más que completo que ha crecido mucho con el águila en el pecho.

Con Godoy Cruz se dio a conocer, aunque no es muy querido entre los
 aficionados bodegueros después de unas declaraciones en las
que no se reconoce hincha del club
El jugador se formó en su equipo local, el Deportivo Maipú, con el que llegó a debutar con 16 años en la liga mendocina para incorporarse posteriormente al Godoy Cruz. Con el Tomba dio un paso adelante en su carrera logrando el ascenso a primera, culminando su camino en el fútbol argentino con su incorporación al poderoso Estudiantes de la Plata en la era de la brujita Verón, donde se dio a conocer a nivel internacional. 



El Benfica pagó 5 millones y medio de euros por su pase. Como curiosidad, digamos que se dice que fue el propio Verón el que puso de su bolsillo el dinero necesario para que Enzo regresase al pincha en febrero de 2012.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...