lunes, 2 de junio de 2014

Estadio Dom Afonso Henriques (Estadios de Portugal IX)




Estadio Dom Afonso Henriques

Arquitecto (Remodelación); Eduardo Guimarães

Fecha de Inauguración: 25-VII-2003

Dimensiones: 102x72

Presupuesto: 27.343.976  Euros

Capacidad: 30 mil espectadores

Propietario: Cámara Municipal de Guimarães / Vitória Sporto Clube

 

Una de las cosas que más me gustan del estadio dom Alfonso Henriques es su accesibilidad, claro que Guimaraes es una ciudad muy cómoda, además de bonita por cierto,  lo que lo convierte en un lugar ideal para ver fútbol, además del excelente ambiente que suele haber en el palco vitoriano –ya hemos dicho varias veces que Guimarães es una de las raras ciudades portuguesas donde hay un porcentaje de adeptos de su club bastante significativo-.




Los accesos desde la ciudad son muy cómodos a pie y las vistas desde el estadio son muy bonitas,la verdad. Alrededor del estadio se han construidos distintas zonas verdes que envuelven la construcción y la convierten en uno de los estadios mejor integrados en la ciudad de todo Portugal. (Aquí podemos ver alguna idea de esto)




No creo que haga falta aclarar que el nombre del estadio procede de don Afonso Henriques, primer rey y fundador del reino de Portugal al independizarse del reino de León en el s.XII.

Al igual que la mayoría de los estadios de los que hemos hablado, el actual estadio don Afonso Henriques actual también procede de la Eurocopa del 2004, cuando fue remodelado (basado en un proyecto del arquitecto Eduardo Guimarães). El viejo estadio municipal de Guimarães construido en 1965 (antes el vitória jugaba en el campo do Benlhevai, situado más abajo, en la ciudad).

La inauguración tuvo lugar en el año 2003 con un amistoso frente al Kaiserslautern (4-1 para el equipo vitoriano) siendo, por cierto, el primero de los estadios inaugurados para la competición europea.




El estadio es un edificio moderno, cómodo, con accesos rápidos y confortables, adecuado a la dimensión del equipo -30 mil espectadores-, con unos graderíos bastante uniformes, formados por dos anillos y cuatro torres que unen la parte final de cada graderíoque, en algunos lugares, identifican con la fortaleza de la ciudad. En uno de los fondos, el que posee una inclinación más perceptible,  la imagen del rey preside las butacas en un diseño muy original, mientras que en el resto los motivos de las mismas hacen referencia a las murallas de la ciudad y distintos símbolos de la época. 




Por supuesto, como sucede con todos los estadio portugueses de nueva (re)construcción, el Afonso Henriques no sólo es un estadio de fútbol, sino que también se utilizan sus instalaciones como auditorio, centro de congresos y reuniones, de bodas, restauración en diversos grados, etc.




Como se diría ahora, el Afonso Henriques es un estadio coqueto que, por cierto, deberían tomar como modelo para reconstruir Balaídos o lo que sea que se les de por hacer con el estadio vigués, cuyas entradas, accesos y corredores, por no decir sus gradas y butacas dan vergüenza, pero claro, verán un estadio en Austria o en Filipinas o donde sea que les vendan la moto, que Guimarães está a dos horas en coche y da pereza acercarse.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...