domingo, 3 de agosto de 2014

Manuel Fernandes (Portugal Exporta XVI)



Manuel Henriques Tavares Fernandes
5-II-86, Cacem-Sintra
1´75 m y 69 kg
Benfica, Portsmouth, Everton, Valencia, Besiktas, Lokomotiv de Moscú
Centrocampista

Una de las cosas que más me molesta del fútbol portugués, junto con el hecho de considerar bueno el hecho de vender jugadores sin generar un proyecto estable en cualquier club, es que muchos de sus mejores futbolistas militan en ligas secundarias, con unos contratos fantásticos eso sí, pero poniendo en un lugar secundario el aspecto competitivo. El caso más sangrante es el de Meireles, que cambió Liverpool y Chelsea por el Fenerbahce, pero otro que no le va a la zaga es el de Manuel Fernandes que, tras cuatro años en el Besiktas acaba de fichar por el Lokomotiv de Moscú.



Los aficionados del Valencia recordarán a Manel Fernandes como un toro descontrolado –coincidió además con Miguel Brito y sus famosas salidas nocturnas con armas de fuego por el medio- Ver aquí y aquí.  Pero con unas cualidades deportivas enormes, por pulir quizá en aquel momento, pero indiscutibles.
Hoy, cinco años después de todo aquello estamos ante un jugador más hecho –en Turquía también ha tenido sus asuntos, uno de los últimos fue un multazo por ser tratado de una lesión –tuvo una lesión muy grave- sin control del club- pero futbolísticamente estamos ante un jugador capacitado para destacar en cualquiera de las grandes ligas europeas…



Formado en el Benfica –club que sigue llevando en el corazón- Manuel Fernandes debutó con Camacho en el banquillo frente al Belenenses (8 de febrero del 2004), pero en el 2006 abandonó el fútbol portugués con destino al Portsmouth que estaba en el momento álgido de su historia (ese mismo año quedaría a las puertas
de Europa y dos años después ganaría la FA Cup), dando el salto posteriormente al Everton, de donde llegaría al Valencia, donde sus asuntos personales perjudicaron su imagen, porque en el club se apreciaban enormemente sus cualidades Su alta ficha y su falta de actitud hicieron que el Valencia buscase una salida que encontró en el Besiktas, club en el que se convirtió en uno de los hombres más determinantes, llegando a ser escogido como mejor jugador de la liga turca.



Con 28 años, 10 en el fútbol de máximo nivel y cpn el contrato finiquitado con los turcos, se esperaba con muchísima atención cuál sería su próximo equipo (en Portugal sonó para Benfica y FC Porto por supuesto), pero finalmente ha acabado en la liga rusa, una vez más en un segundo escalón a nivel internacional (por supuesto que en Rusia ha subido muchísimo el nivel, lo hará más esperando el próximo mundial y hay dinero a espuertas, pero sigue siendo una liga secundaria alejada del gran público)



Manuel Fernandes es un todocampista con un físico extraordinario –ojo que no es armario, está en el metro setenta y cinco- cuya mayor virtud es saber qué hacer con el balón en los pies. En un fútbol  cada vez más físico en el que destacan atletas que hacen del despliegue físico su única virtud (después se dice que corren, trabajan, ponen mucho esfuerzo y empeño y esa palabra tan mentirosa que es “generan equilibrio” porque dan el balón a medio metro de su compañero…  Yo mismo he alabado más de una vez a este tipo de jugador, no vayamos a pensar), Manel es un centrocampista que sabe jugar al fútbol. Corre, sí, utiliza el cuerpo, por supuesto, pero sabe dónde poner el balón, tenerlo en su poder y pensar la jugada. No se limita a soltar el balón para no complicarse sino que busca generar juego ofensivo, sabe llegar al área, soltar un zapatazo desde la frontal, romper por clase no por físico, algo que en muchos casos comienza a olvidarse
No es un tronco, ni siquiera tiene el físico, sino un jugador muy interesante que progresivamente ha ido atrasando su posición pero que posee unas condiciones futbolísticas de lo más aprovechables para cualquier liga grande.




Su ausencia de la selección, pedida a gritos por muchos sectores del fútbol portugués (prensa y aficionados) tiene que ver, sin duda, con su actitud y algún conflicto con Paulo Bento, que sabemos que es bastante rencorosillo con aquellos con los que choca (no es una crítica al técnico, que tiene sus razones y son de lo más respetables) pero su presencia en el combinado de las quinas le vendría de lujo al equipo porque siempre aporta cosas distintas, no es un jugador mecánico,ofrece variantes y posibilidades al juego del equipo, para combinar con suficiencia y para empujar cuando no hay más remedio que tirar de la épica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...