sábado, 11 de octubre de 2014

Jornada 7: Acerca del fútbol portugués y un breve comentario sobre la liga. Hablaremos más de fútbol en otro momento



Parece que no hay otra opción que los tres de siempre

 Transcurridas siete jornadas de liga, pocas cosas cambian en la liga portuguesa, los grandes, con el regreso del Sporting, siguen arriba y el resto hace lo que puede para ocupar la escasa atención mediática que éstos les permiten.
De momento, sorprende la enorme prestación del Vitória de Guimaraes de Rui Vitória, encaramado a la tercera posición con un equipo muy sólido y un fútbol eficaz en el que la fuerza está en el bloque, de momento la racha se mantiene. El otro equipo que sorprende, má so menos, es el Rio Ave, que vuelve a ocupar una posición de cierto privilegio, junto al Paços Ferreira, a mí Paulo Fonseca nunca me pareció tan desastroso como la pintaron en Portugal, pero yo veo las cosas sin pasión ninguna por ningún club y desde la otra orilla del Miño, y al Belenenses, que de la mano de Lito Vidigal parece transitar hacia su confirmación en la primera liga después de la complicada temporada de su regreso a la misma.
Las otras dos sorpresas vienen por el lado negativo con el Nacional de Madeira en una impropia antepenúltima posición y el Estoril, sólo una posición más arriba, pero  dudo mucho que no acaben dando el estirón.
Más allá del aspecto meramente deportivo, que ya tocaremos en futuros posts me gustaría tocar varios temas relativos al fútbol en el país vecino.
Para empezar, me atrevería a decir que el nivel de calidad ha bajado –veremos el porqué próximamente en el blog-. Quizá no se aprecie a grandes rasgos, pero analizando las plantillas de Benfica y FC Porto, sobre todo, se aprecian ciertas lagunas en la plantilla, y por qué no decirlo, en su once inicial, que no se veían en temporadas pasadas.

El fichaje más caro de la liga, ¿vale realmente lo que se ha pagado por él?
 Es cierto que Benfica, FC Porto y Sporting han invertido dinero en fichajes, desde los 11 de Adrián o los 10 de Samaris pasando por los casi  8 de Martins-Indi, los seis y medio de Brahimi, los 4 de Talisca o los casi 3 que ha invertido el Sporting en Ryan Gauld, cantidades parecidas a incorporaciones de años anteriores, sin embargo el número de jugadores por los que se ha pagado esta cantidad de dinero ha descendido y ha aparecido algo inédito hasta el momento como son las cesiones, pero ya no se ve esa alegría de las últimas temporadas en las que Benfica y FC Porto, sobre todo, podían luchar hombro con hombro con los equipos europeos (descartemos a los grandes transatlánticos) porque tenían la capacidad de pagar al contado.
Me han preguntado algunas personas sobre el asunto del Banco Espirito Santo y la relación de los tres grandes con esta entidad intervenida por el Estado. La situación es equiparable a la que hay en España con muchísimas entidades deportivas y las antiguas cajas de ahorros, otra cosa es la disponibilidad del BES o de otras entidades deportivas a la hora de ofrecer créditos con condiciones ventajosas para los equipos, que ya veremos en que queda.



Otro elemento que puede afectar al fútbol portugués, y de la que fue el propio Sporting quien abrió la puerta, es la noticia de que la FIFA está dispuesta e evitar la presencia de los grupos/fondos de inversión en el mundo del fútbol. El Sporting elevó una queja/denuncia a la FIFA por abuso de posición del famoso grupo  Doyen (aquí y aquí hablan del caso personas que saben más que yo)
Dicha noticia, que no tengo nada claro que vaya a salir adelante siempre y cuando alguien saque tajada, para que nos vamos a engañar, dejaría bastante tocados a distintos equipos portugueses que se valen de distintos fondos para incorporar jugadores y Benfica y Sporting, por ejemplo, crearon  su propio fondo de inversión relacionado con el Banco Espirito Santo al cual venden/compran parte o el total de los derechos de sus distintos jugadores (Aquí y aquí hay más información sobre el tema), no olvidemos la relación que tiene el Estoril con el grupo brasileño Traffic o la omnipresente figura de Jorge Mendes y su relación con Porto y Benfica en la compraventa de jugadores, con el Rio Ave, véanse los casos de Fabinho, que ni jugó en el equipo vilacondense, o de Nuno Espírito Santo o Filipe Augusto, incorporado al Valencia pero sin pagarle nada al Rio Ave, pues los derechos le pertenecen al propio Mendes, o con el Sporting Braga y los casos de Wallace, llegado este verano al Sporting Braga, junto a su compañero Danilo por una cantidad que los gverreiros no pueden permitirse por sí mismo, y cedido al Mónaco al final del mercado, o de Juan Carlos, propiedad del equipo arsenalista pero que dudo mucho que alguna vez vaya a pisar tierras minhotas.
Ojo, nadie dice que no sea legal o que no esté bien, o que no sea el único modo que tienen algunos clubs de hacerse con jugadores interesante que, además, progresan y adquieren experiencia y minutos en estos equipos. Ahora bien, sin estos fondos, habrá equipos que sufran más que otros, y en España tenemos el caso del Atlético de Madrid. Es más, sin ir más lejos, el propio Celta negoció con un fondo la cesión y renovación de Gustavo Cabral.

La gran sensación de la liga ya está en el mercado

Por último, sigue habiendo un aspecto que me saca de mis casillas cada vez que abro un periódico en Portugal y es la constante presencia de ofertas, posibles ofertas e intereses variados por tal o cual jugador. Recién cerrado el mercado de fichajes, ya se lee que el Arsenal está interesado en Talisca, que el Valencia sigue teniendo a Enzo Pérez entre sus objetivos, que William Carvalho quiere jugar en España o Inglaterra, que si Brahimi interesa al PSG y demás asuntos. No sé por qué desde Portugal se asume que vender jugadores es bueno y que el fútbol debe ser una especie de videojuego donde se cambian unos jugadores por otros sin mayor problema, y después nos quejamos de que no hay continuidad y de que el nivel no es el mismo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...