domingo, 30 de noviembre de 2014

Paços de Ferreira 14-15 (II):Análisis de la plantilla


Siguiendo con el post anterior, analicemos ahora a los castores, línea por línea.

Perfil bajo pero efectivo y experimentado en la portería.
Rafael Defendi, un nuevo y desconocido goleiro que cumple sobradamente
Son muchos los equipos portugueses que cuentan con un goleiro brasileño que, habitualmente, llegan a Europa como completos desconocidos pero que acaban ofreciendo un rendimiento excelente durante varios años en los distintos equipos de la liga portuguesa en los que llegan a militar. Si hace dos años, el portero titular era el también brasileño Cassio (actualmente en el Rio Ave), esta temporada el Paços cuenta con Rafel Defendi –familiar, por cierto, del jugador del Vitória Guimaraes  Rodrigo Defendi-, llegado a Portugal procedente del Bragantino de la serie B del Brasileirao, y que ha tenido mucha culpa de algunos buenos resultados del equipo, como el empate contra el Sporting sin ir más lejos. Defendi es un portero en la línea de su compatriota Cassio, de Gottardi, de Adriano, Marcelo Boeck, Fabiano o Vagner, por citar algunos porteros brasileños de la Primeira liga que niegan el tópico sobre el nivel de los arqueros brasileños. No es un guardameta exuberante sino eficaz, fiable bajo palos, correcto en las salidas, rápido a la hora de tapar espacios en un uno contra uno. Por detrás, el eterno suplente Antonio Filipe, va aprovechando las oportunidades que le da la competición copera, y como tercer portero el equipo cuenta con el joven Marco Sousa.

Siempre la misma defensa, organizada y bien engrasada.

Helder Lopes, ejemplo de lo que es un jugador de
perfil bajo en Portugal: siempre peudes contar con él

En defensa se repiten habitualmente los mismos nombres, Helder Lopes y Jailson en los laterales, relativamente posicionales, pero que se desdoblan buscando progresar la jugada ofensiva y dar salida al balón. Y el veterano Ricardo y Rafael Amorim en el centro de la defensa. El luso-caboverdiano es uno de los que permanece del anterior paso de su técnico por el club, y es un bastión en el equipo, el central brasileiro se ha afianzado en los últimos partidos frente a Ricardo Ferreira, que inició la temporada. Su mayor virtud, la solidez. Su mayor defecto, la previsibilidad, jugar protegidos les da ventajas colectivas, deja en evidencia sus carencias cuando no cuentan con el respaldo del colectivo.
Por detrás esperan su oportunidad con menor participación, Nelson Pedroso, Flavio Boaventura o los todavía inéditos Luís Sousa y Rodrigo Galo, que parecía destinado a ser titular en la banda derecha, pero el ex de Gil Vicente y Sporting Braga entre otros se ha visto frenado por las lesiones.

Piedra, esfuerzo y clase en la medular.
A mí siempre me ha encantado Sérgio Oliveira, tiene condiciones para mucho más

La lesión de Valkenedy y la retirada de Filipe Anunciaçao, que ha pasado a ser ayudante de su técnico, ha provocado que el centro del campo de los castores tenga habitualmente los mismos nombres. La roca es el marfileño Jean Serí, pulmón africano en frasco pequeño, apenas metro sesenta y cinco centímetros, trabajador constante y más posicional que sus compañeros aunque alejado del tópico jugador físico y rocoso africano; Minhoca (lombriz, en castellano, por cierto) jugador de gran despliegue ofensivo en segunda línea y Sérgio Oliveira, jugador de enorme talento en su etapa juvenil que no acababa de romper en el fútbol profesional hasta esta temporada en la que Paulo Fonseca está sabiendo aprovechar su clase y, a la vez, reforzando su trabajo defensivo, haciendo del canterano del FC Porto (llegó a debutar con el primer equipo con poco más de diecisiete años) un jugador muchísimo mejor de lo que era más regular y sin caer en situaciones de pérdida de concentración como en temporadas anteriores en las que se iba de los partidos mental y físicamente.
Por detrás hay una serie de jugadores que van aportando su granito de arena encabezados por el veterano Manuel Jose, gran jugador de equipo, básico en su participación tanto desde el banquillo -nunca baja la intensidad del equipo con su presencia, y se gana en oficio-, como en los partidos en los que sale de inicio. Por detrás de él aparecen jugadores que deben aportar un poco más al equipo, como Rúben Ribeiro, Romeu Rocha y su hermano Vasco, jugadores de equipo que deben ir creciendo con sus compañeros.  

Delantera: Pocos nombres y mucha eficacia

Bruno Moreira es el máximo goleador portugués hasta el momento

Bruno Moreira es el jugador portugués con más goles en las distintas competiciones hasta el momento, y parece haber encontrado en Paços de Ferreira el equipo ideal para recuperar las sensaciones que había mostrado hace unos años en el Moreirense. El jugador de Landim es un delantero capaz de jugar en todas las posiciones ofensivas, que tira continuos desmarques y busca posicionarse en el área sin llamar mucho la atención, es un delantero de trabajo callado, quizá gris, gris que está viendo premiado, en este inicio de temporada, su esfuerzo a lo largo de muchos años. Su gran temporada ha llevado a Cícero al banquillo (para los que tengan buena memoria, Cícero acompaño en aquel traspaso múltiple al Dinamo de Moscú a Maniche, Costinha y Danny Carvalho), y en las últimas temporadas fue la gran referencia ofensiva de los castores. Un delantero de fuerza y trabajo, de corte muy común en Portugal, pero enormemente efectivo y útil en este nivel medio en el que se mueven los pacenses. Como a casi todos le falta anotar de manera regular, pero aporta otras cosas al equipo, menos vistosas, pero igual de necesarias.

Cícero sigue sumando desde el banquillo o desde el once inicial

En las alas está el talento de los de la Mata-Real, con Urreta, que sigue buscando su sitio en Portugal cada vez más implicado en las rutinas del equipo. El uruguayo va encontrando la madurez en su fútbol más allá de ser un jugador de un regate y dos carreras en un partido al que había acostumbrado en su paso por diferentes equipos portugueses, y el Deportivo de la Coruña. También es cierto que no ha tenido mucha suerte con las lesiones pero, desde luego, ha estado muy lejos del jugador que llegó al Benfica con un futuro enorme por delante.

A Paolo Hurtado le falta rendir con regularidad más partidos seguidos
En la banda opuesta comenzó la temporada otro jugador sudamericano del que, posiblemente, se esperaba un poco más, como el peruano Paolo Hurtado, que ha ido perdiendo espacio progresivamente frente a Edson Paraiba. Hurtado tiene todavía ciertas “manías” relativas a su intensidad a lo largo del partido. Es un jugador de arrancadas, brillantísimo cuando lleva el balón pegado al pie y rompe al defensa en velocidad, desesperante, a veces, cuando no logra darle continuidad a la circulación del balón y este se duerme en su poder. El joven brasileño Edson Paraíba, llegado desde el Videoton húngaro, está participando con mucho tino en el juego ofensivo del equipo; es un jugador que se mueve por el área, físico, capaz de aguantar el choque, con un futuro bastante interesante si progresa en el ritmo adecuado. Da la impresión de que puede tratarse del típico jugador desconocido que llega desde Brasil y con trabajo e implicación en un equipo puede acabar haciéndo una carrera en equipos de nivel medio en Europa.
En el pasado partido de copa frente al Atletico Reguengos, la gran aparición del Paços fue la del jugador más importante de su equipo juvenil, Diogo Jota que, con sólo diecisiete años, y que ha dejado unas sensaciones extraordinarias, pero son diecisiete años, por lo que le queda muchísimo camino por delante. No se debe olvidar que uno de los grandes talentos surgidos del Paços, como el extremo Caetano –ahora en- también parecía que podía comerse el mundo en poco tiempo y su carrera ha sufrido un brusco retroceso en las últimas temporadas.

El Paços de Ferreira es un buen ejemplo de lo que es el fútbol portugués en estos últimos años; un equipo modesto que realiza una temporada por encima de su nivel, es desmantelado al año siguiente, lo que casi lo lleva al descenso, y debe reorganizarse año a año porque o bien no posee todos los derechos sobre sus jugadores, debe cuadrar cuentas o simplemente sus jugadores acaban contrato ya que muchos de ellos llegan a Portugal como completos desconocidos desde equipos modestos y no se pueden asumir riesgos con contratos de más de un año que lastren al equipo.

De este modo parece difícil crecer y encontrar la estabilidad como club, cuando año tras año hay que renovar más de la mitad de la plantilla, pero de momento toca disfrutar del bonito proyecto que se está gestando en la ciudad del mueble de la mano de un entrenador al que no le han caído los anillos por volver al punto de partida para seguir entrenado. Para ser mejores, es lo que hay que hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...