sábado, 21 de febrero de 2015

Quo Vadis Artur Moraes?


En Queremos jugar la liga portuguesa solemos hacer fichas de aquellos jugadores que nos llaman la atención glosando sus cualidades y dejando claras nuestras opiniones y preferencias (podéis encontrarlas en la parte superior del blog), el problema es que la mayoría de estas fichas se hacen en un momento álgido para el jugador, y resulta muy sencillo alabar sus virtudes y obviar aquellos defectos que, en esa situación, apenas se pueden apreciar o llevados por el entusiasmo no somos capaces de apreciar. 
No es algo que nos suceda únicamente a nosotros sino que puede apreciarse en cualquier página, blog o medio de comunicación que siga la actualidad del fútbol. Así sucedió en Portugal con Talisca cuando en los primeros compases de esta liga 14-15 o extrapolando esta situación a otras ligas, sucede en la actualidad con Harry Kane en el Tottenham o con Memphis Depay en el PSV.
Por esa misma razón, hemos decidido, de alguna manera, dejar pasar un tiempo entre que un jugador está rompiéndolo todo y la elaboración de una reseña 
Este preámbulo tiene que ver o que si cualquier incauto que pase por este blog lee, a día de hoy, las fichas de algunos jugadores lleguen a la conclusión de que no tenemos ni idea de fútbol (que también) porque el rendimiento de algunos jugadores poco tiene que ver con lo que nosotros alabamos en su momento (y bueno hace falta recurrir al paso del Evaldo por Coruña y en su mítico marcaje rodeando al rival para ser conscientes de esto)
Y aquí es donde entra la figura de Artur Moraes, aquí destacado como futuro dueño de la portería de A Luz y desde el final de liga de la funesta temporada 12-13, final de copa frente al Vitória Guimaraes mediante, un jugador irreconocible (y el último derby del pasado día 7 sirve como buena muestra de ello).
El meta brasileño ha pasado de ser un portero sobrio, seguro, con voz de mando a ser un flan y acelerar el ritmo cardiaco de los aficionados encarnados cada fin de semana. ¿Qué ha pasado? ¿Cómo es posible que un portero de 34 años, que ha jugado en Brasil (Corinthians), Italia (Roma) y Portugal (Benfica) con mayor o menor presencia en los distintos equipos que ha defendido se muestre como un juvenil al que le ha tocado el marrón de sustituir a sus compañeros lesionados?


Pongo un ejemplo, bastante grosero para ser sinceros, de los muchos que se pueden encontrar en you tube, y que, además, tiene la enorme suerte de no acabar en gol en contra. El problema no es recibir un gol en un error puntual, incluso dos o media docena, si me apuran, el problema es la inseguridad que el brasileño transmite a la zaga, al equipo y al runrún que se genera en el campo. Falta Júlio Cesar implica que juega Artur. Juega Artur, implica miedo. Y el equipo lo nota.

Este debate tiene una solución muy sencilla en Portugal, que es "liquidar" al portero paulista y poner a otro en su lugar.
La pregunta es qué le sucede al jugador que hace tres años era una garantía de seguridad. No es un problema de inmadurez, porque está en el ocaso de su carrera; tampoco de falta de calidad, porque sin ser un dechado de virtudes, sí tiene condiciones y no creo que a estas alturas de carrera, el ambiente de A Luz, que no es sencillo, y que en temporadas anteriores le resultaba cómodo, sea ahora un infierno...
Jesus, que tiene muchos defectos, tiene la enorme virtud de proteger a os suyos hasta que la realidad le muestra que ya no tiene sentido hacerlo, y así se ha comportado con Artur, pero esta realidad está siendo terca, y ya veremos qué sucede la próxima temporada con Júlio Cesar, que se ha perdido demasiados partidos para lo que necesita un equipo grande, y con Artur, al que le veo un futuro difícil porque los réditos de sus buenas actuaciones, probablemente ya no sean suficientes.

Por si alguien duda todavía de nuestras palabras, le dejamos con algunas actuaciones que recuerdan al excelente guardameta que llegó a A Luz desde el Sporting Braga.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...