lunes, 11 de mayo de 2015

Luces y Sombras de Lopetegui (II Configuración de la plantilla)



Llama la atención que uno de los equipos a los que se pone de ejemplo año tras año a la hora de planificar su plantilla no haya estado tan fino este año. A la hora de analizar las posibles causas, como siempre,  debemos tener en cuenta varios puntos.
El primero parte de una premisa tan simple como que no siempre se puede acertar.Pero con varios matices -nada tiene una explicación simple aquí- Presumir de vender jugadores por grandes cantidades puede gustarles a algunos (en este blog hemos dejado bien clara nuestra postura en infinidad de ocasiones), pero no sólo se debilita al equipo sino al proyecto en sí mismo, porque los jugadores no asumen la idea de club sino la de estar en un trampolín hacia otros destinos (Aplíquese lo mismo a los 17 equipos restantes de la liga). Mangala y Fernando, incluso Otamendi que había abandonado el club la temporada inmediatamente anterior, han dejado dinero en el equipo, pero también, sobre todo o polvo un vacío brutal en el equipo. Tradicionalmente, el FC Porto siempre ha sido un equipo vendedor, pero tradicionalmente la secretaría técnica del club adelantaba estas salidas incorporando jugadores que, poco a poco, iban ganando minutos y galones en la plantilla. Para no alejarnos mucho en el tiempo, eso ocurrió con James, con con Guarín o con los propios Fernando y Mangala que, en sus primeros momentos en el club tuvieron que mucha menor participación hasta que se realizaron distintos traspasos que facilitaron su ascenso en la jerarquía del equipo (Hulk, Lucho González, Paulo Assunçao u Otamendi en los casos citados). En este caso no se ha producido este releve porque no Diego Reyes, Héctor Herrera o Juan Quintero han estado a la altura. 
Los fichajes de club, realizados por la secretaría técnica -antes de la llegada de Lopetegui-, y estamos ya en la segunda situación, no han dado el nivel esperado. Ninguno. Lo que, por una parte sorprende, y por la otra, tampoco mucho. Nos explicamos. Tradicionalmente se ha elogiado a los dragoes por su ojo clínico a la hora de fichar, pero cualquiera que siga el fútbol portugués sabe que los tres grandes son auténticas máquinas de fichar todo lo que se mueve a su alrededor; porque les parecen buenos jugadores, porque se los ofrecen a buen precio, porque tienen dinero o para que no los fichen los rivales... Puede argumentarse calquiera de estas razones. De esos fichajes funciona una pequeña parte y el resto entra en la mítica rueda de cesiones después de una temporada casi en blanco. Hagan cuentas con los jugadores que el FC Porto tiene repartidos por media Europa; desde España a Turquía y comprabarán que no es oro todo lo que reluce.



Este año han llegado Evandro desde el Estoril, Aboubakar desde Lorient y Martins Indi desde el Feyenoord. También se incorporaron Opare, que llegó lesionado y se fue con destino a Turquía a las primeras de cambio, Otávio, ahora cedido al Vitória Guimaraes, Lichnovski, en el equipo B, Los tres primeros han participado en mayor o menor medida, pero su rendimiento no ha estado a la altura de lo esperado y, mucho menos, han asumido responsabilidades en el equipo. Se esperaba más de los tres, que han participado bastante, pero ni de lejos han rendido del mismo modo que en sus anteriores clubs, por la razón que sea; el cambio de nivel, la adaptación al país o al estilo del nuevo técnico o el propio aprecio que el entrenador tenga por ellos.
Por otro lado están los fichajes del equipo técnico. Y aquí hay otro problema. Entiendo que, en sus proyectos en el extranjero, los entrenadores lleven jugadores que conocen . Su presencia les facilita parte del trabajo, les ayudan a aclarar ideas y saber qué esperar en determinadas posiciones clave. El problema es si abusas de un mercado y esos jugadores no acaban de marcar las diferencias, las críticas arrecian, sobre todo si te incorporas a un equipo con una tradición de buena cantera y que puede dominar el mercado lusobrasileiro con mucha suficiencia.

 Así, diez Jugadores españoles o procedentes de la liga española se han incorporado al FC Porto, pasando por caja en la mayoría de los casos, no olvidemos ese detalle, que no es baladí a la hora de valorar su incidencia en el equipo: Andrés Fernández, Marcano, José Ángel, Casemiro, Campaña, Óliver Torres, Tello, Adrián y Brahimi. De ellos ninguno era un outsider en la liga española y sólo Brahimi y Andrés Fernandez eran titulares indiscutibles, bien es cierto que Marcano lo había sido en Olympiakos, y Casemiro, Óliver y Tello habían contado con minutos en equipos grandes, lo que no es sencillo.
Los tres que han cumplido, aunque yo esperaba mucho más han sido: Brahimi, que  comenzó la temporada como un tiro, pero fue empezar a oír cantos de sirena del mercado y recuperar la versión Guadiana del francomarroquí que bien conocen en Granada. Talento brutal en formal, pero un jugador más si no está enchufado al 100%.




Tello, determinante, incisivo y vertical, pero muy intermitente. Algunos dirán, ha jugado buenos partidos, lo cual es cierto,  ha marcado goles, 8  si no estoy equivocado, pero no ha sido un jugador que haya capitalizado el juego de su equipo, que es para lo que fue fichado. No olvidemos que por donde ahora está Tello, antes pasaron Hulk, James o el mejor Quaresma y ellos sí asumieron una jerarquía en el club.




Casemiro ha sido el más consistente desde este perfil bajo que tiene como jugador, es joven, tiene poca experiencia en Europa, ha cumplido en muchos partidos y, sobre todo, ha ido creciendo, pero tampoco ha asumido galones, de hecho en realidad no tiene por qué hacerlo porque ni siquiera es jugador del FC Porto. Algunos dirán que si ha sido convocado por Dunga para la copa américa, algún mérito habrá tenido el jugador. Yo creo que ha cumplido sin mayor incidencia.

No han desentonado: 



Marcano: el central cántabro siempre ha sido un defensa correcto, aseado y efectivo, y aunque ha tenido una serie de lesiones que han dificultado bastante su temporada, ha cumplido, pero ni ha sobresalido por nada, ni con 27 años es tampoco un central del corte tradicional del FC Porto.




Óliver Torres. Óliver es un proyecto de enorme jugador, pero esta temporada en el equipo oportista le ha dado la razón al Cholo Simeone cuando apenas le dio minutos y consintió en su salida. Un jugador en su posición debe marcar las diferencias, y el extremeño dejaba detalles, alabados y jaleados, pero detalles y no continuidad o fortaleza. Un trequartista debe ser definitivo, y Óliver no lo ha sido. La cesión, sin duda alguna, será mucho más provechosa para él en el futuro que para el equipo portugués. Con Óliver, ya anticipamos otros temas a debate, la necesidad que tiene el Oporto de recibir cesiones y el rendimiento decepcionante, una temporada más, de Juan Quintero, por condiciones, clase y experiencia llamadi a marcar las diferencias, 



Flojo, mal y muy mal.

Andrés Fernández, que ni con la lesión de Heldon, ha sido capaz de  ganarle la titularidad a Fabiano, que tampoco es que haya tenidO un año muy lucido. Yo creo que ya en sus últimas temporadas en Osasuna, Andrés había bajado su rendimiento claramente, pero hay jugadores que logran generar a su alrededor una estela de elogios que difícilmente pierden aunque no estén al nivel.

Caso paradigmático de eso es el de José ángel, que surgió como un tiro en el Sporting pero que desde que abandono el equipo gijonés ha sido un jugador más, vulgar en el sentido de común. A años luz de su competidor por el puesto en el once.

Faltan Adrián López, 14´5 millones a la nevera de Gestifute, y Jose Campaña, El primero no está a la altura de su precio y su rendimiento siempre ha sido muy irregular, capaz de enhebrar dos partidos descomunales entre dos docenas muy flojas. No ha sido capaz de asumir la presión que significa ser el fichaje más caro del equipo ni lo que supone jugar en Oporto. Campaña, que es un jugador que a mí me gustaba mucho en su etapa sub19, ha jugado dos partidos de liga, y ha estado con el equipo B, así que poco positivo se puede decir de su temporada.

Ahora, pongámonos en el sitio de un aficionado portugués del FC Porto. 10 jugaodores extranjeros que deberían marcar las diferencias y no lo han hecho. Algunos han cumplido, cierto, pero cuando un equipo  incorpora jugadores de fuera, deberían aportar mucho más.

Como los conocemos de la Liga, no nos llevemos a engaño. Unos eran jugadores correctos, y otros eran promesas que no habían disputado veinte partidos seguidos. Ahora, están en un grande en el que deben jugar mucho, todos los domingos y marcar diferencias (lo que en España se le exige a los jugadores extranjeros que llegan es lo mismo que allí se les exige a ellos). Además, lo repito una vez más, están en un equipo grande, muy grande, algo que desde España nunca se tiene en cuenta a la hora de analizar a los dragoes. El FC Porto es el estilete del norte industrial frente a la capital portuguesa


Jugadores que no han estado (siguen sin estar) al nivel esperado.
Ya han sido citado con anterioridad, ni Diego Reyes, ni Juan Quintero ni Héctor Herrera han asumido galones. El central mexicano apenas ha aparecido, y la eliminatoria frente al Bayern le ha hecho muchísimo daño. Siempre quedará la duda de qué ocurriría si Reyes jugase 30 partidos una temporada, pero en estos años su rendimiento ha estado muy lejos de lo que se espera en la Invicta. Su futuro parece lejos del equipo, y el PSV parece haber salido al rescate de club y jugador ofreciendo una salida.
Juan Quintero llegó a cambio de 10 millones de euros después de salirse en la Serie A. En un primer momento parecía que el Oporto y la liga portuguesa incluso podría quedársele pequeña, pero el que se ha empequeñecido ha sido él. Con la llegada de Lopetegui los que suponíamos cómo iba  a jugar el equipo, creíamos que sería la simbiosis ideal entre jugador y estilo, que parecían hechos el uno para el otro. De vez en cuando ha dejado alguna muestra de la enorme clase que se le supone, pero él sí que está a años luz  de lo que todo el mundo suponía cuando se puso el dragón en el pecho.
Este sí que parecía que iba a ser el año de Héctor Herrera después de su buena actuación en el mundial y con sus buenas actuaciones al comienzo de temporada, pero, una vez más, el jugador ha ido diluyéndose sin acabar de tener un rendimiento regular y constante.



Helton. Con 37 años, lesionado y un nuevo técnico muchos se preguntaban si la etapa de helton en la Invicta habría llegado a su fin. Además el cuerpo técnico traía a un portero de su confianza que, teóricamente, esperaban que fuera titular. Pero cómo ha echado de menos el equipo a su capitán,
Helton es el típico jugador al que en Portugal se le respeta y admira, y fuera de Portugal no se le perdonan los dos errores que tiene todas las temporadas (él y el 95% de los porteros del mundo, pero de él sólo se tienen en cuenta los fallos, por alguna razón desconocida).
Helton es un gran portero, y la seguridad defensiva del equipo sube muchos enteros con su presencia en el arco. Pero además es el capitán, el faro de todo el equipo en el campo, el que habla, grita, discute y maneja la tensión. No será sencillo buscar un relevo para Helton, ni esta temporada, ni la que viene siempre que él esté al mismo nivel. Lopetegui ha tardado en darse cuenta, pero en o Bonfim ha cedido ante la evidencia.





Rúben Neves. El gran descubrimiento de Lopetegui ha sido este centrocampista del año 97 que procede directamente del equipo juvenil y que ha sorprendido incluso a todos aquellos que conocían el progreso del canterano. Pero es un chico de 18 años recién cumplidos, al que no se le puede pedir más. No tengo la más mínima duda de que estamos ante una perla que dará mucho que hablar, pero vamos a darle un par de años para que rompa.



Jackson. El Cha cha cha, una temporada más, ha seguido a la suyo. Marcar goles y, él sí, sumir sus responsabilidades en el juego del equipo, El problema es el de siempre, en lugar de proteger al jugador y construir un equipo a su alrededor, la idea es ver si pueden paar 30, 40 o 50 millones por él. Cosas de Portugal que nunca entenderemos.


Quaresma. El Mustang llegó en el pasado mercado de invierno de la mano del propio Pinto da Costa, y desde entonces siempre ha habido cierta polémica a su alrededor. De Quaresma también se espera que lidere al equipo, pero sus actuaciones recuerdan mucho al jugador inconstante que fue en sus inicios, anárquico y, en ocasiones, desconectado que, a veces, en algunos partidos, es un espectáculo en el campo , pero con la ligera impresión de que va un poco por libre. Lopetegui no está sabiendo domar al mustang, y ese tira y afloja que tienen desde la llegada del técnico vasco no ha acabado por dejar réditos al equipo. Quizá debería intentar gestionar mejor su actitud. Evidentemente no es fácil, y el futbolista debería poner de su parte, que ya tiene una edad y es su trabajo, pero, a veces, los entrenadores debería tener la piel menos fina.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...