lunes, 22 de junio de 2015

Juan Quintero (Versión 2014-2015)


Veo jugar a Colombia en la copa América y me llevo cierta decepción ante su fútbol plano. Tiene nombres, sin duda, ya les gustaría a muchas selecciones del mundo (Chile y Brasil, por citar dos de la misma competición) tener la nómina de delanteros que tiene la selección cafetera. Pero el equipo tiene unas transiciones tan verticales que no consiguen imponer un ritmo al partido y tampoco es capaz de mandar en el juego cuando el rival coloca un muro más o menos organizado entre el área pequeña y la medular. Colombia juega arreones, llegadas forzadas por empuje, es la clase individual de sus hombres la que debe decidir, y les cuesta porque ninguno ha llegado muy fino a este final de temporada.
Falta Quintero, me digo, falta un hombre que sepa qué hacer con el balón, que meta un pase entre líneas, que rompa las defensas soltando el balón y no en base a jugadas de fuerza o balón parado. James es un volante reconvertido al centro en el berenjenal que es el Real Madrid, pero su lugar de partida está en la banda y todavía no tiene los movimientos propios de un trequartista al uso; ese es el sitio de Juan Fernando Quintero, un jugador que, sabemos, tiene unas cualidades diferentes, pero a quien todavía se sigue esperando en Portugal... (o quizá ya no sea así).
Al menos esta temporada sí ha dejado,por fin, algunos detalles de su calidad, lo que, al menos, es un buen comienzo. Le ha faltado lo mismo que el año pasado, tener regularidad, tanto en el once de salida como en su rendimiento (situación que va relacionada), confiar en sus brutales cualidades tan necesarias en el fútbol actual en el que da la impresión de que todo se hace de forma vertical, y por empuje y la clase no parece tan definitoria. El problema de Quintero, más allá de su trabajo defensivo, es que no marca las diferencias, pasa el balón, pero no genera fútbol, no rompe, ha perdido confianza y todos los años se ha dejado comer terreno por sus competidores que, sin hacer nada del otro mundo, sí le han cerrado las puertas de la titularidad.
Leo en los distintos medios que Quintero está buscando una salida del FCPorto y que Brasil parece el destino más probable. Y, sinceramente, sería una pena que el de Medellín hiciera el camino de vuelta a Sudamérica cuando todavía no ha explotado a este lado del Atlántico y la liga portuguesa es un espacio muy adecuado para hacerlo.
Es posible que la salida de Óliver Torres convenza a Lopetegui de que la solución la tiene en casa, y confíe en Quintero para ser el jugador diferente en su equipo, pero debe ser el jugador colombiano el que de ese paso adelante en lugar de acomodarse en la falta de confianza.
Desde aquí, sabiendo que su precio es prohibitivo, animamos a cierto equipo que viste de celeste a este lado del Miño (y de la A1) y que necesita un volante que genere juego, a que pregunten por él. Mientras tanto, creemos que vale la pena esperar una temporada más para que el antioqueño triunfe con el dragón en el pecho.

Noticias relacionadas aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...