martes, 11 de agosto de 2015

Ricardo Pereira (FC Porto) (Promesas emergentes IV)



Ricardo Domingos Barbosa Pereira
6-X-93, Lisboa
1,75
Extremo (Reconvertido a lateral) derecho
Vitória Guimaraes, FC Porto

De Ricardo, antes de llegar al FC Porto, ya hablamos aquí.

Si alguien siguió la gran participación, y sorprendente derrota en la final, de la selección sub21 de Portugal en la pasado Eurocopa de la categoría disputada en la República Checa, sin duda se habrá sorprendido con las actuaciones de un jugador de perfil medio dentro de la convocatoria portuguesa como Ricardo Pereira, jugador menor en las rotaciones del FC Porto, pero que, siempre, logra hacerse con algunos minutos, menos de los que merece, en la temporada.
Y ahí radica el problema de este jugador si Julen Lopetegui no acaba de darle esa confianza a la que, creemos desde aquí, el jugador de Lisboa, merece para demostrar que es útil en un equipo de la dimensión del FC Porto, si no como titular sí como jugador de recambio, bien sea para darle otras cosas al equipo durante un partido o como sustituto temporal para cubrir una sanción o lesión de algún compañero.



Después de su fulgurante aparición en la cidade berço con el Vitória de Guimaraes, el Oporto fue el equipo grande que se hizo con el extremo lisboeta para que formase parte de su ingente cantidad de jugadores en plantilla, pero, como sucede tan a menudo en Portugal, unm jugador ue marcaba diferencias en la Primeira liga acabó relegado al equipo b de los dragoes. Aún así, todos los años, Ricardo acababa consiguiendo un sitio en el equipo, jugando todas las temporadas algunos minutos de calidad, pero muy lejos de lo que prometía y de sus merecimientos.


Ahora que Silvestre Varela ha regresado a la Invicta, y aparece que se va a quedar en el equipo, su ejemplo sirve para analizar a Ricardo, que tiene característica parejas al del extremo de Almada; rápido, vertical, trabajador, implicado, pero, en este caso, el canterano de Vitória de Guimaraes es un jugador más fino, más técnico, más elástico con el balón en los pies.
Víctima de su propia situación en el Oporto, Ricardo se ha / ha sido reconvertido a lateral, posición en la que ha cumplido pese a sus carencias en la función defensiva.  Pero en la selección sigue jugando en su posición natural como volante, y ha demostrado que es un jugador con recursos suficientes para imponerse en el juego ofensivo.



Esta continua reconversión de extremos en laterales ha provocado que muchos jugadores no tengan muy claro en qué deberían centrarse. Da la impresión de que un volante del fútbol actual debe ser prácticamente imparable, sin permitir que el jugador evolucione y vaya adaptándose y madurando en la misma posición porque, como el caso de Ricardo –le sucede lo mismo a Esgaio en el Sporting-, finalmente, no logran imponerse en ninguna de ellas.
Ricardo es un extremo de típica raíz portuguesa, rápido , técnico, vertical. No es un futbolista exuberante que impone su físico sino que se éxito se basa en percutir constantemente, con mayor o menos acierto, buscando romper al defensa. Tenaz, sin esconderse, clásico a la hora de continuar por banda hasta poner el centro desde la línea de fondo, moderno en el sentido de trazar diagonales tanto desde su banda natural como a pie cambiado.



Como la mayoría de los jugadores habilidosos, su estado de forma y confianza es muy importante a la hora de que le salgan las cosas, que siga encarando a los rivales y lo haga con eficacia.

Es probable que Ricardo no aporte nada nuevo al fútbol del Oporto, que no sea un jugador fundamental –al menos de momento-, o que vaya a ser un jugador espectacular, pero también es cierto que tiene cualidades de sobra para aportar cosas al Oporto, si finalmente le da una oportunidad continuada o a cualquier otro equipo de nivel medio alto. Con 22 años tiene mucho camino por delante, pero en algún momento tendrá que dar ese salto adelante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...