miércoles, 3 de agosto de 2016

Portugal Campeón de la Eurocopa 2016. 1x1:Análisis de los jugadores (I Portería y defensa)


Rui Patricio. 


El caso de "o Marrazes" es una buena muestra de los vaivenes que rigen el mundo del fútbol moderno. Paulo Bento lo hizo debutar contra viento y marea en forma de una combinación fallos garrafales y actuaciones que hacían presagiar que había un portero de nivel. Una vez estabilizado en el Sporting comenzaron las inevitables comparaciones (el nuevo Damas, el nuevo Baía...) y cada mercado de fichajes su nombre aparecía como posible traspaso, siempre por encima de los quince millones de euros, pero ningún transatlántico europeo acababa de atreverse a dar el paso. Año tras año el nombre de Rui Patricio se fue asociando a una posible salida del Sporting, pero el cambio de representante (deja de serlo Jorge Mendes), la périda de atención mediática, las discretas temporadas del Sporting en general hicieron que su valor bajase de los diez millones sin que ningún equipo mostrase un interés claro por hacerse con sus servicios. Too ello coincidió, curiosamente, con su madurez futbolística, el portero se convirtió en indiscutible en su equipo y en la selección. Alrededor de unos y otros llovían las críticas, pero con el portero no había dudas.
Por eso ha llamado tanto la atención su reaparición mediática en la Eurocopa de Francia con unas grandes actuaciones que lo convirtieron en uno de los pilares de la selección y en el portero del once ideal del campeonato... y, como era de esperar, su nombre volvió a las agendas de los grandes europeos
Pero no, Rui Patricio nunca se fue, y ese época fuera de los focos, le sirvió para estabilizarse y crecer profesionalmente. Volver al perfil bajo lo ha convertido, todavía con veintiocho años, en uno de los grandes porteros europeos sin la fuerza mediática de otros (Neuer, Courtois, De Gea...) pero con un rendimiento y una importancia dentro del equipo que dejan bien claro que incluso en este fútbol moderno los jugadores necesitan unos plazos y un entorno en el que puedan madurar y desarrollar su cualidades.

Más información sobre Rui Patricio. 

Anthony Lopes y Eduardo Carvalho.

La presencia de Rui Paticio no ha dejado sitio àra ninguno de sus compañeros en la portería, pero ambos representan la idea central de Fernando Santos en la selección. El lusofrancés Lopes, es el futuro inmediato, esté o no Rui Patricio es un sustituto de garantías. El segundo es la experiencia, la confianza, la importancia del grupo por encima de todo. 

Más información sobre Anthony Lopes y sobre Eduardo.



Raphaël Guerreiro.

Otra de las grandes apariciones del europeo ha sido el nuevo lateral izquierdo del Borussia Dortmund.. El lusofrancés, formado en el Caen se ha adueñado de la banda izquierda con una naturalidad que ha sorprendido a todos aquellos que no lo conocían, y hasta este europeo y su llegada al equipo de Thomas Tuchel, sólo los habituales del fútbol francés tenían al menudo ex del Lorien en sus agendas.
Si bien Guerreiro ha cumplido, como toda la defensa, en tareas de contención ha sido su despliegue ofensivo el que más ha llamado la atención, rápido, incisivo, "raçudo" pero con una técnica más que aseada, y con un poderoso disparo de media distancia se ha convertido en una de las sensaciones del torneo dentro de ese grupo de jugadores que no tienen los focos continuamente detrás.
Me atrevería a decir que si las cosas van en la línea ascendente de los últimos años en Dortmund, no tardaremos en ver el nombre de Guerreiro dentro de las listas de jugadores más destacados de la Bundesliga y, por ende, del fútbol europeo. 

Más información sobre Raphaël Guerreiro


Cédric Soares.

Uno de los jugadores que sale más fortalecido de este Eurocopa es el lateral diestro de los Saints, averdadero ejemplo de afirmación constante y habitual receptor de todo tipo de críticas de sus aficionados en el Sporting qu eno le perdonaban con facilidad sus habituales momentos de desconcentración en el partido. Realmente ese es el punto negro de este jugador lusofrancés, pero formado en Portugal, al contrario que Guerreiro, que empaña actuaciones más que solventes con fallos impropios que provocan que sus buenas maneras queden en entredicho, como a´si ocurrioó en algún partido de la competición europea, por cierto.
Cédric ha tenido que ganar cada metro en su carrera; su llegada al primer equipo, su titularidad en el Southampton, su presencia en la selección, y siempre con la sombra de la duda detrás. No es que sea un jugador que enamore, ciertamente, de hecho pocas veces es el jugador elegido de inicio en las distintas competiciones, pero sabe hacer su trabajo con corrección y luchar por un puesto en el equipo a medio plazo. Por eso siempre acaba jugando y a la larga, participe más o menos, una plantilla siempre necesita jugadores que aumenten la competitividad del equipo. Ahí está el canterano del Sporting.



Vieirinha.
Cada vez que veo en Vieirinha me viene a la mente la Eurocopa sub17 del 2003 en la que Portugal se hizo con el título ante la España de David Silva en Viseu, en la que el jugador de Guimaraes volvió locos a todos los defensas. Pero el que parecía que iba a convertirse en uno de los grandes jugadores ofensivos, más o menos en banda del fútbol portugués, acabó siendo un damnificado más de la interminable y discutible política de cesiones y falta de confianza (con notables excepciones, eso sí) de los grandes portugueses, que acabaron con el jugador en el PAOK griego.
Cuando todo el mundo lo daba por perido para las grandes ligas el Wolfsburgo recuperó y reconvirtió en lateral al una vez habilidoso extremo y le dio la confianza y el aplomo necesarios para que, poco a poco, y gracias también a la confianza de Fernando Santos, parece que será uno de los laterales derechos del equipo de las quinas durante algunos años, menos asentado que su compañero de banda, eso sí, pero situado ya como uno de los habituales de la selección.
El caso de Vieirinha se ha repetido constantemente con otros jugadores de banda que parece Portugal produce case en serie -el último caso con éxito temporal ha sido el de Fábio Coentrao- y muchos otros se quedaron más o menos en el camino, pero el canterano del Fc Porto ha sabido rehacer su carrera en el extranjero y convertirse, al menos,e n un jugador de perfil medio en una gran liga, que ya les gustaría a otros.
Quizá la actuación de Vieirinha fue la más gris de los sector defensivo, y acabó siendo sustituido por Cédric, pero ya está ahí, y sus jerarquía en su equipo y en su selección irá creciendo con la madurez que da la confianza y una carrera detrás que ayude a soportar los peores momentos. Desde luego, Vieirinha sí que ha salvado esa carrera que prometía y, desde luego, ha abierto una vía a la que muchos jóvenes canteranos portugueses deberían recurrir cuando las puertas del primer equipo parezcan cerradas.


Pepe 

¿Qué decir de Pepe a estas alturas de su carrera que alguien no conozca?. No creo que haya muchas dudas en señalarlo como uno de los mejores centrales del mundo en los últimos diez años sin ninguna duda, pero su rendimiento queda empañado por su actitud (desde la archiconocida escena con Casquero que lo perseguirá toda su vida, hasta sus gestos y comportamiento rozando lo teatral en ciertos momentos de los partidos) y es una pena porque temporada a temporada, el central lusobrasileño suele mantener un nivel de juego notable con una implicación brutal con sus equipos.
Y con Portugal su motivación ha sido brutal desde su debut con el equipo de las quinas, convirtiéndose en este europeo en uno de los jugadores más importantes del equipo, multiplicando sus apariciones y aportando una jerarquía y mando en el proceso defensivo que han convertido a la turma de Fernando Santos en un bloque férreo y compacto.
Para mí no hay dudas de que Pepe ha sido el jugador más importante de Portugal en la Eurocopa, ha actuado, mandado y ordenado al equipo desde atrás. Ha sido el auténtico líder del equipo y ha demostrado el nivel altísimo que tiene y que lo sitúa por encima de otros centrales que siempre están en la terna de los mejores del mundo porque al excentral del FCPorto siempre se le mira con lupa más allá de sus habilidades futbolísticas.

Más información sobre Pepe.


José Fonte

El central de los Saints es otro de los ejemplos del buen trabajo de la formación en Portugal y de su regular aprovechamiento por parte de los equipos que lo hacen. Formado en el Sporting, José Fonte entró en la rueda de cesiones tantas veces comentada en este blog (Vitória de Setúbal) que lo llevaría a cruzar la segunda circular y enrolarse en el Benfica, con el que nunca jugaría y empezaría una nueva ronda de cesiones que acabó en el Crystal Palace, entonces en Championship. Allí, al igual que sucede en el caso de Vieirinha en el PAOK, comienza su verdadera carrera; primero como titular y capitán de los eagles y, después de fichar por el Southampton, hacerse con un hueco en el once y convertirse también en capitán del equipo, pero siempre desde un perfil discreto.
Su llegada a la selección se produjo ya con Fernando Santos como técnico en el año 2014, su ascenso a la titularidad, tapado por Pepe y Carvalho, tuvo que esperar hasta la Eurocopa. Al lado de Pepe, se vio lo mejor del mayor de los hermanos Fonte (Rui, ex del Espanyol,  juega actualmente en el Sporting Braga); físico, contundencia, colocación, rapidez al cruce, remate de cabeza.
No es José Fonte un central exuberante, sí un central fiable, contundente, que creció en confianza al lado de un compañero como Pepe en plenas facultades, sobrio, posicional, efectivo en distancias cortas, un jugador al que se debe recurrir cuando necesitas un defensa de garantía al lado.

Más información sobre José Fonte.



Ricardo Carvalho.

Aunque no acabó en el once titular de las eliminatorias decisivas, el gran Ricardo Carvalho jugó los tres partidos de la fase de grupos y demostró que la clase y la experiencia solventa las limitaciones físicas. Es cierto que desde su salida del Chelsea la carrera del enorme defensa de Amarante inició una fase descendente, pero no ha sido un bajón abrupto sino que se ha producido de forma progresiva. Actualmente, a Carvalho le cuesta más llegar y mantener a una plenitud física para competir de tú a tú con los grandes delanteros, pero su amplísimo registro de recursos defensivos le sirven para mantener el nivel. Saber cómo defender se impone al elemento físico y sigue tapando muchos agujeros con la capacidad de servir para proteger y guiar a su compañero en tareas defensivas.
Después de su desencuentro con Paulo Bento, Fernando Santos no tardó en recuperarlo para el equipo de las quinas y, desde entonces, sólo los problemas físicos dejaron paso a José Fonte en el equipo titular.
Con 38 años poco se puede decir de Carvalho que no sea valorar en su justa medida a uno de lso grandes centrales del siglo XXI -creo que no es exagerado- y lo que le queda es ver cómo aprovechar su magisterio en estos últimos momentos de fútbol que le quedan. De hecho, es curioso que si el FCPorto busca un central, y lo que necesita es jerarquía a corto plazo más que futuro,  no haga un último esfuerzo para pedirle a Carvalho un último servicio a la casa nai.

Más información sobre Ricardo Carvalho.


Bruno Alves.
La presencia del nuevo jugador del Cagliari en la convocatoria de la selección es una buena muestra de la confianza de Fernando Santos en la vieja guardia (y no es un comentario despectivo) pese a que su carrera también ha iniciado una fase descendente. A diferencia de Carvalho, el jugador poveiro es mucho más contundente en sus acciones y no estar en plenitud física implica que algunas acciones sean muy aparatosas. Pero a Bruno Alves le ha acompañado siempre esta fama de duro (que lo es) dejando de lado sus innegables virtudes como central que, con el paso del tiempo, muchos equipos portugueses necesitan; un jugador con jerarquía y mando, capaz de mejorar a sus compañeros de zaga y asumir galones para quitarles presión, como hace Luisao en el Benfica.
Aunque su participación ha sido testimonial en el torneo,. al igual que sucede con Carvalho, Nani o Quaresma, Alves es uno de los jugadores que se merecía este título para homenajear a una generación (en la que faltan Meireles o Danny), que han mantenido a Portugal en el top 4 de las últimas competiciones internacionales.

Más información sobre Bruno Alves.


Eliseu

Parecía que el carril izquierdo sería suyo, pero finalmente el ascendente Guerreiro acabó siendo el jugador titular. Aún así, Eliseu es un ejemplo del jugador portugués de perfil medio, alejado de los equipos grandes,que debe hacer su carrera en el extranjero para, con el paso del tiempo, volver y hacerse un sitio en la primera línea del fútbol portugués.
Aunque en el Málaga, sobre todo en su primera época, realizó actuaciones de gran nivel, Eliseu siempre ha sido un jugador que ha cumplido con creces lo que se esperaba de él y un poquito más. Readaptado al lateral encontró un nicho para relanzar su carrera y, después de ser un deseo de Jorge Jesus para el lateral izquierdo, por fin ha encontrado su hueco en el Benfica (y gracias a estar en el Benfica, llegar a la selección). Ya no es el Eliseu que desbordaba como una locomotora, a veces, incluso demasiado, revolucionado sino un jugador con más aplomo táctico, más centrado en los procesos defensivos.
El titulo de campeón de Europa ha sido un premio para este tipo de jugadores, con una carrera muy trabajada, que no se obcecan en tener que llegar a uno de los tres gigantes lusos al inicio de su carrera y que van construyéndola temporada a temporada en distintos equipos y países.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...