martes, 28 de marzo de 2017

Portugal: El supermercado de Europa (y otras latitudes)


Nota: Este post continúa este otro intentando explicar uno de sus puntos, y continuará en otros posteriores.

Desde la explosión de Jorge Mendes como representante número uno, que situamos en el año 2004, coincidiendo con el titulo europeo del Fc Porto y la llegada de José Mourinho, Ricardo Carvalho y Paulo Ferreira al Chelsea de Abramovich, Portugal se ha ido convirtiendo paulatinamente en uno de los grandes mercados de jugadores de Europa (no me atrevo a decir el mayor porque no poseo datos objetivos). Desde entonces citar a la última perla salida de Alcochete o la habilidad en los despachos del Fc Porto (con distintos listados de ventas) se ha convertido en una información y conversación recurrente en distintos foros y conversaciones futbolísticas. Y cada año los grandes clubs portugueses veían como alguna de sus estrellas pasaba a formar parte de distintos transatlánticos europeos a cambio de mucho dinero, que inmediatamente incorporaba a estos listados hinchando y continuando este globo.
Primero fue el Fc Porto,con una política de fichajes muy eficaz, apoyada en la estabilidad institucional y en el banquillo, con Jesualdo Ferreira, que pagaba al contado –lo que abarataba las transacciones- e incorporaba al sustituto de la próxima estrella en salir con el tiempo de antelación necesario para que, una vez producida, apenas se notase. Posteriormente le siguió su gran rival de la capital, otra vez apoyado en la  estabilidad de un proyecto, liderado por Jorge Jesus, que comenzó a vender a sus estrellas, siguiendo la estela oportista y poniéndose rápidamente a la altura de sus rivales. Mientras tanto, el Sporting, en una travesía por el desierto deportiva e institucional iba colocando algunas de las perlas que siempre surgen de su cantera pase lo que pase en el club.
Los grandes venden, y con el dinero ingresado (ojo, que no todo entra en las arcas) regeneran sus plantillas con mayor o menor fortuna en distintos mercados: Sudamérica inicialmente, México, Holanda, Bélgica en menor medida y, por supuesto, Portugal. No había jugador que destacase mínimamente que pudiese escapar a las garras de cualquiera de los grandes, primero, y de aquellos que tuviesen liquidez en sus cuentas como el Sporting Braga, al acecho, incorporando a los que podía como escalón intermedio.
Si los grandes compiten entre ellos por ver quien había ingresado más con sus ventas (asómbrense), independientemente de si sus equipos se debilitaban deportivamente, los pequeños no iban a ser menos, y cada año buscaban la nueva perla a la que colocar en ese mercado lo antes posible; viniese de Portugal (los jugadores que han pasado de la actual liga CTT a la segunda liga ha sido enorme en estos años), ligas secundarias brasileñas (un filón inagotable) y todo tipo de mercados africanos y asiáticos (El caso de bebé, que no llegó a debutar con el Vitória y fue vendido al Manchester United es el ejemplo más evidente, pero no el único..
Con esta política, muchos equipos se renovaban de forma casi total verano tras verano. A Portugal llegan jugadores de todos los países imaginables, y no sólo a las dos ligas profesiones, sino que muchos equipos de Liga CTT están llenos de jugadores de las nacionalidades más variadas

Así parece complicado plantear un proyecto a medio plazo, el hecho de que los contratos sean anuales no ayuda mucho. Aclaremos que los clubs no tienen el 100% de los derechos de los jugadores o directamente son cesiones, vengan de clubs más poderosos (y que en ocasiones pagan su salario íntegramente), de fondos de inversión, de representantes o bien formen parte de esos paquetes de jugadores que se distribuyen por distintos equipos portugueses independientemente de la categoría.

Supermercado en que todo está a la venta.
Todos los jugadores están en venta en Portugal, los precios se han inflacionado de forma descontrolada, de tal forma que el valor asignado a los jugadores parecería aleatorio si no hubiese equipos que los paguen. Yo no dejo de asombrarme con los números que se manejan. Con tres o cuatro partidos que un jugador luzca, inmediatamente aparecen intereses que fluctúan entre los dos habituales equipos de Manchester y cualquier equipo Chino si se desinfla, si proviene de un equipo grande y, últimamente, de equipos de la liga francesa si pertenece al resto de equipos, siempre y cuando, claro está, que alguno de los tres grandes no haya lanzado sus redes sobre ellos.
Es raro leer cualquiera de los tres periódicos deportivos portugueses sin que haya una noticia sobre el interés de cualquier equipo por algún jugador, independientemente de si estamos en octubre, diciembre o mayo. El mercado está en continuo movimiento, salen “presuntos intereses” mes tras mes, subiendo su intensidad según se acerca la temporada alta del mercado de fichajes,



La cantera empieza a ser parte del mercado
Después de una pequeña travesía por el desierto, y con años mejores que otros, Portugal ha recuperado su buen tono con sus categorías inferiores, ayudada por esta explosión del mercado portugués y por la gran escuela de las canteras de distintos clubs. Las canteras han sostenido a muchos equipos en estos años de crisis (Vitória Guimaraes, Vitória Setúbal son buenos ejemplos). Los tres grandes, que siempre han controlado el territorio portugués, han sacado muchos y muy buenos jugadores, sobre todo los dos equipos de Lisboa que han ido subiendo al primer equipo en distintas oleadas con mayor o menor éxito, y que paulatinamente han ido jugando (André Almeida, Adrien Silva, Nelson Semedo, Pizzi, Rúben Semedo, Tobías Figueiredo, Esgaio… Ya no quiero ir a Gelson o jugadores que han subido en estas dos últimas temporadas) y saliendo del club (Cancelo,.Bernardo Silva, Bruma, Renato Sanches, Guedes…)
 Han sido muchos, en algunos caso muy buenos, en la gran mayoría jugadores de primera división sin duda alguna. Y en cuanto han lucido un poco han entrado a formar parte de este mercado, bien sea en modo cesión (Iván Cavaleiro, Pizzi) o de venta casi inmediata cuando todavía no se habían asentado en el once inicial (el caso de Bernardo silva es paradógico)

En los últimos años ya no hace falta llegar al primer equipo, sino que ya se filtran jugadores desde los 15 años que van saliendo a distintos equipos europeos (Italia, Francia, Inglaterra) con mayor o menor éxito, por supuesto, cuando lo más lógico parecería seguir y formarse en sus equipos bases cuyas canteras son de primer nivel europeo. En este caso, es el fútbol moderno –mercado, representantes, dinero…- el que acaba siendo más culpable de esta voracidad que los propios clubs.

Portugal como trampolín.
Me pregunto, qué pensarán los aficionados cuando su nuevo y flamante fichaje declara sin mayor complejo, ya desde su presentación y en las entrevistas paralelas a la misma, que este equìpo que ha invertido en él no es más que un lugar de paso (lo más breve posible) para otro destino en el que se cobre más.
Y no, no es un hecho aislado, sino que estas declaraciones se han convertido en habituales. Ni siquiera hace falta que el jugador sea fichado sino que estas declaraciones se producen ya cuando se filtra el interés por algún jugador dado que se ha convertido en una de las preguntas cliché de los periodistas a jugadores y empresarios para confirmar la veracidad del interés de tal club por ese jugador.
La situación es tan evidente que hacer cualquier valoración se cae por su propio peso. 

Mi equipo vende más y mejor que el tuyo
Una vez que el Benfica adopta la misma política de fichajes de su rival del norte, la lucha deportiva se traslada a los despachos para ver quién realiza mejores traspasos a nivel europeo (Jorge Mendes mediante, claro está). Los aficionados de uno y otro equipo se enzarzan en cualquier foro con una virulencia sorprendente cuando sus jugadores más importantes abandonan sus equipos. Bien es cierto que los aciertos en los mercados de fichajes van paliando esas salidas,pero el mercado es un recurso peligroso al que recurrir para resolver este problema, sobre todo a la hora de enfrentarse a las competiciones europeas.

Jugadores de Perfil medio/bajo
Más allá de las grandes ventas que ocupan todas las portadas y de las que se jactan dirigentes, prensa y aficionados existe otro mercado que paulatinamente va despoblando la liga de jugadores de perfil medio a nivel general pero muy importantes en equipos de nivel medio que acaban jugando en ligas europeas de menor calado, pero mejor sueldo. Primero fue Grecia, después Turquía, Rumanía, ahora Chipre o Bulgaria (se han dado caso como los de Dossa junior, jugando con la selección chipriota o Zeca, actual capitán de Panathinaikos, que debutó esta semana con la selección griega)
Muchos de estos jugadores tendrían sitio en equipos de nivel medio en primera o en segunda sin mayor problema, y me atrevería a decir que, en muchos casos serían jugadores importantes –de hecho lo son en cuanto regresan-, pero el hecho de que Portugal sea un escaparate, además de la continua renovación del mismo, no quiere decir que detrás haya unos salarios que sostengan el negocio.


Aquí ya se habló del asunto en su momento, y no ha cambiado absolutamente nada. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...